Ir al contenido principal

Maurice Sandoz

Ilustración de Salvador Dalí para El laberinto, de Maurice Sandoz

De los escritores contemporáneos cuyas obras ilustró Salvador Dalí, Maurice Sandoz no está entre los más conocidos. Sin embargo, desde el punto de vista literario, es de los más interesantes. Perteneciente a la familia propietaria de los famosos laboratorios farmacéuticos, Maurice-Yves Sandoz nació en Basilea en 1892. Estudió química y entró a trabajar en la empresa familiar, pero un accidente fortuito le apartó de su carrera profesional. Decidió entonces dedicarse a la literatura.
Durante una estancia en los Estados Unidos Sandoz conoció a Dalí, que quedó fascinado por sus cuentos y novelas de corte fantástico. Fantastic Memories (1944), el primer libro de Sandoz que ilustró el pintor de Figueres, reúne una serie de historias pretendidamente autobiográficas en las que abundan las escenas bizarras y surrealistas. (En uno de los relatos, "The Limp-paged Album", alude a su bisabuelo, un médico y connoisseur que poseía un album cuyas páginas eran doce pedazos de piel humana con tatuajes, tomadas de los pechos de doce marineros que habían muerto en el hospital).
El laberinto, también ilustrado por Dalí, es una de las pocas obras de Sandoz traducidas al castellano (en este caso por el Dr. Edgar Pedro Bruck). Fue publicada por Ediciones Comtalia, de Barcelona, en 1948, y que yo sepa no se ha vuelto a reeditar. Diría que lamentablemente, pues la novela puede considerarse un clásico moderno de la literatura gótica y de terror. La acción transcurre a finales del siglo XIX en el castillo de los McTeam, en Escocia. Un ominoso secreto envuelve desde hace siglos el destino de sus herederos varones, cuyas vidas se ven alteradas en cuanto toman posesión del castillo. Solo al final se nos desvelará el misterio, en uno de los desenlaces más sorprendentes e inquietantes que haya leído.
Maurice Sandoz era un escritor que hacía el tipo de literatura que a él le gustaba, al margen de las modas del momento. Fue también compositor y coleccionista de minerales. Viajó mucho y se relacionó con artistas, escritores y celebridades de la época. Murió en 1958. Como escritor cosmopolita y un tanto excéntrico Sandoz podría haber sido incluído perfectamente en el particular Diccionario de literatura para esnobs, de Fabrice Gaignault, pero lo cierto es que no está. Casi mejor.

Comentarios

  1. Y podríamos ponerle música de F. Poulenc ¿Les mamelles de Tiresies tal vez?, su casi coetáneo y también hijo de familia acomodada de la industria química ¡Todos los químicos debíamos ser propietarios! Feliz Semana Santa

    ResponderEliminar
  2. No había caído en el combinado Sandoz-Poulenc, pero me parece un buen tándem literario-musical.
    Feliz Semana Santa a todo el mundo.

    ResponderEliminar
  3. Nada qué ver con la afamada carnicería, supongo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Raine

    DE MUJER A AMANTE Soy fuego encalmado en agua, una ola que se eleva del abismo. En mis venas la marea atraída por la luna se alza en un árbol de flores esparcidas en espuma de mar.  Soy aire atrapado en una red, el pájaro profético que canta en un cielo reflejado. Soy un sueño antes de la nada, soy una corona de estrellas, soy la forma de morir.   (Kathleen Raine,  Collected Poems 1935-1980 , Allen & Unwin, 1981. Traducción: J.O.)  (Nota: Este blog, como viene siendo habitual en verano, se toma un descanso de aproximadamente un mes. Que pasen un buen y saludable verano.)  

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro , milagro . Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía . Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Cat

Álvarez Flórez

Hace unos días me enteré, por el artículo publicado en El Periódico ("Muerte de un traductor", de Silvia Cruz Lapeña) de la muerte, a finales del pasado mes de abril, de José Manuel Álvarez Flórez. Había nacido en Cangas del Narcea (Asturias) en 1939, aunque pronto se trasladó a Barcelona donde desarrolló durante décadas una ingente labor como traductor del inglés. A mediados de los años setenta se dio a conocer como narrador con Autoejecución y suelta de animales internos (Júcar, 1975) y  Girar de anarcos (Muchnik, 1981), dos novelas en la línea experimental en boga en aquela época. Más tarde publicaría El delirio de Conan y otros relatos (Muchnik, 1990).    Como traductor trabajó para varias editoriales, entre las que se cuentan, a parte de Muchnik, Acantilado y Anagrama. Tradujo a un gran número de autores: Faulkner, Scott Fitzgerald, Steinbeck, Capote, Doris Lessing, E. M. Foster, Vonnegut, Bukowsky, John Kennedy Toole, Le Carré, Oliver Sacks, Tom Wolfe, etc. La Bibli