Ir al contenido principal

Maurice Sandoz

Ilustración de Salvador Dalí para El laberinto, de Maurice Sandoz

De los escritores contemporáneos cuyas obras ilustró Salvador Dalí, Maurice Sandoz no está entre los más conocidos. Sin embargo, desde el punto de vista literario, es de los más interesantes. Perteneciente a la familia propietaria de los famosos laboratorios farmacéuticos, Maurice-Yves Sandoz nació en Basilea en 1892. Estudió química y entró a trabajar en la empresa familiar, pero un accidente fortuito le apartó de su carrera profesional. Decidió entonces dedicarse a la literatura.
Durante una estancia en los Estados Unidos Sandoz conoció a Dalí, que quedó fascinado por sus cuentos y novelas de corte fantástico. Fantastic Memories (1944), el primer libro de Sandoz que ilustró el pintor de Figueres, reúne una serie de historias pretendidamente autobiográficas en las que abundan las escenas bizarras y surrealistas. (En uno de los relatos, "The Limp-paged Album", alude a su bisabuelo, un médico y connoisseur que poseía un album cuyas páginas eran doce pedazos de piel humana con tatuajes, tomadas de los pechos de doce marineros que habían muerto en el hospital).
El laberinto, también ilustrado por Dalí, es una de las pocas obras de Sandoz traducidas al castellano (en este caso por el Dr. Edgar Pedro Bruck). Fue publicada por Ediciones Comtalia, de Barcelona, en 1948, y que yo sepa no se ha vuelto a reeditar. Diría que lamentablemente, pues la novela puede considerarse un clásico moderno de la literatura gótica y de terror. La acción transcurre a finales del siglo XIX en el castillo de los McTeam, en Escocia. Un ominoso secreto envuelve desde hace siglos el destino de sus herederos varones, cuyas vidas se ven alteradas en cuanto toman posesión del castillo. Solo al final se nos desvelará el misterio, en uno de los desenlaces más sorprendentes e inquietantes que haya leído.
Maurice Sandoz era un escritor que hacía el tipo de literatura que a él le gustaba, al margen de las modas del momento. Fue también compositor y coleccionista de minerales. Viajó mucho y se relacionó con artistas, escritores y celebridades de la época. Murió en 1958. Como escritor cosmopolita y un tanto excéntrico Sandoz podría haber sido incluído perfectamente en el particular Diccionario de literatura para esnobs, de Fabrice Gaignault, pero lo cierto es que no está. Casi mejor.

Comentarios

  1. Y podríamos ponerle música de F. Poulenc ¿Les mamelles de Tiresies tal vez?, su casi coetáneo y también hijo de familia acomodada de la industria química ¡Todos los químicos debíamos ser propietarios! Feliz Semana Santa

    ResponderEliminar
  2. No había caído en el combinado Sandoz-Poulenc, pero me parece un buen tándem literario-musical.
    Feliz Semana Santa a todo el mundo.

    ResponderEliminar
  3. Nada qué ver con la afamada carnicería, supongo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Políticos mejores y peores

P. ¿Queres decir que toda política es un juego sucio y que se la debería dejar en manos de los sinvergüenzas? ¿Te unes a la banda de los que dicen que el mundo sólo de salvará por un cambio del corazón? ¿Es eso?

R. No. Sólo digo que hoy los políticos dependen del apoyo de las masas, y que en consecuencia son representativos del hombre medio de su país y de su tiempo, a veces un poco mejores, a veces algo peores. Si fueran mucho mejores o mucho peores, no tendrían éxito, porque jamás serían aceptados por las masas (...) Esto significa que si estás muy por encima de la media en comprensión y sensibilidad, es probable que no seas capaz de hacer mucho políticamente, en el sentido estricto de la palabra, porque no tardarás en verte obligado a hacer cosas en las que realmente no crees, lo que significa que en la práctica fallarás, pues es imposible hacer bien algo si no se cree totalmente en lo que se está haciendo...

(W. H. Auden, El prolífico y el devorador. Traducción de Horacio Vázquez…

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

El Centauro

Maurice de Guérin, nacido en 1810 en el castillo albigense de Caylar, en Andillac, y muerto en el mismo lugar poco antes de cumplir los veintinueve años, es uno de los más exquisitos poetas románticos franceses. Su obra, póstuma, es tan breve como corta fue su vida. Jules de Goncourt dijo que entre los poetas modernos solo Maurice de Guérin hizo el hallazgo de una lengua para hablar de los tiempos antiguos. También fue elogiado, entre otros, por Sainte-Beuve, Remy de Gourmont, Rilke y Mauriac.
En julio de 1954 se publicó en Albi (Tarn), en la Imprimerie Coopérative du Sud-Ouest, un librito de 44 páginas, en octavo, con su poema en prosa más celebrado, "Le Centaure", en el que un viejo compañero de Quirón, llamado Macareo, expone al adivino Melampo sus pensamientos sobre el paso del tiempo y evoca con nostalgia su vigorosa juventud. El poema fue dado a conocer por George Sand en 1840 en la Revue des Deux Mondes. 
La edición incluye, además del texto original, la traducción …