Ir al contenido principal

Barallat

Celestí Barallat i Falguera (1837-1905)

Tuve noticia del erudito y escritor Celestí Barallat i Falguera por un artículo de Joan Perucho, creo que en La Vanguardia, allá por los años ochenta del pasado siglo. Tiempo después, en una conversación con el autor de Les històries naturals, me amplió su opinión acerca de aquel singular personaje, que fue amigo de su abuelo. Barallat era abogado pero su pasión fue la literatura funeraria y necrológica, a la que dedicó gran parte de sus escritos.
Era un hombre de aspecto más bien triste y melancólico, vestido siempre de negro y tocado con un aparatoso sombrero de copa, cual empleado de pompas fúnebres. Monárquico convencido se afilió al partido conservador. Fue miembro de la Academia de Buenas Letras y de la Associació Catalanista d'Excursions Científiques, mantenedor de los Juegos Florales, regidor del Ayuntamiento de Barcelona y activo promotor de la Junta de Cementerios.
El señor Barallat fue uno de los escritores más lúgubres de todo el siglo XIX. Entre sus libros destacan los siguientes títulos: Principios de Botánica funeraria (1885), Memoria sobre derecho funerario (1886), Las plantas no comestibles de los cementerios (1889), Poemas fúnebres en la lontananza (1890) y La belleza mortuoria (1901). Murió, como no podía de ser menos, el día de Difuntos de 1905.
De acuerdo con su revolucionaria -Perucho dixit- tesis botánico-funeraria, en los cementerios no deben plantarse árboles o arbustos susceptibles de dar frutos comestibles, ya que cabría la posiblidad de consumir los "jugos vitales" de nuestros antepasados difuntos, y con ello la desagradable situación de un indeseado canibalismo.
Por otro lado, defiende Barallat los benefecios higiénicos de las plantas de los cementerios, pues las raíces "se dirigen siempre hacia el lado de las tumbas, llegan hasta perforar los ataúdes y se ocupan incesantemente de absorber los productos de la descomposición a medida que se forman, librando de este modo la superficie del suelo de sus perniciosos efectos".
En estos tiempos sombríos en que vampiros, zombis y walking deads vuelven a estar de moda, creo merece la pena recordar la figura de Celestino Barallat.

Comentarios

  1. Muy interesante ¡qué tiempos en que se leían cosas así en los periódicos!
    Me he acordado de un personaje secundario en la novela Chatterton de Peter Ackroyd, Sarah, que estudia el arte funerario para escribir una magna obra The art of death que por supuesto nunca acaba. Incidentalmente se citan los versos:
    ...it must be sleep, when low
    hangs that abandon´d arm towards the floor:
    the Head turn´d with it. Now make fast the door

    Modern Love. Soneto 15. George Meredith
    Saludos, Dr.J

    ResponderEliminar
  2. Leí hace tiempo la novela de Ackroyd, pero no me acordaba de este personaje. ¡Buena asociación!

    ResponderEliminar
  3. No conocía al escritor, mientras leía el perfil no he podido evitar unas risas porque todo en él es absolutamente cómico.Peleado con la vida -el apellido ya era una indicación de su temperamento- y el título de sus obras es desternillante. Pongamos el de las flores, presumo que su intención era dar pistas a los posibles aspirantes a suicidas. La guinda es su fecha de defunción. En fin, merecía que le rescatara del olvido y yo estoy por saber más de este hombre, al menos conocer el texto de su esquela, ahí debió dejar instrucciones precisas, estoy segura.

    ResponderEliminar
  4. Efectivamente, sería interesante conocer las instrucciones para su sepelio. Seguro no dejó un cabo suelto.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Políticos mejores y peores

P. ¿Queres decir que toda política es un juego sucio y que se la debería dejar en manos de los sinvergüenzas? ¿Te unes a la banda de los que dicen que el mundo sólo de salvará por un cambio del corazón? ¿Es eso?

R. No. Sólo digo que hoy los políticos dependen del apoyo de las masas, y que en consecuencia son representativos del hombre medio de su país y de su tiempo, a veces un poco mejores, a veces algo peores. Si fueran mucho mejores o mucho peores, no tendrían éxito, porque jamás serían aceptados por las masas (...) Esto significa que si estás muy por encima de la media en comprensión y sensibilidad, es probable que no seas capaz de hacer mucho políticamente, en el sentido estricto de la palabra, porque no tardarás en verte obligado a hacer cosas en las que realmente no crees, lo que significa que en la práctica fallarás, pues es imposible hacer bien algo si no se cree totalmente en lo que se está haciendo...

(W. H. Auden, El prolífico y el devorador. Traducción de Horacio Vázquez…

El Centauro

Maurice de Guérin, nacido en 1810 en el castillo albigense de Caylar, en Andillac, y muerto en el mismo lugar poco antes de cumplir los veintinueve años, es uno de los más exquisitos poetas románticos franceses. Su obra, póstuma, es tan breve como corta fue su vida. Jules de Goncourt dijo que entre los poetas modernos solo Maurice de Guérin hizo el hallazgo de una lengua para hablar de los tiempos antiguos. También fue elogiado, entre otros, por Sainte-Beuve, Remy de Gourmont, Rilke y Mauriac.
En julio de 1954 se publicó en Albi (Tarn), en la Imprimerie Coopérative du Sud-Ouest, un librito de 44 páginas, en octavo, con su poema en prosa más celebrado, "Le Centaure", en el que un viejo compañero de Quirón, llamado Macareo, expone al adivino Melampo sus pensamientos sobre el paso del tiempo y evoca con nostalgia su vigorosa juventud. El poema fue dado a conocer por George Sand en 1840 en la Revue des Deux Mondes. 
La edición incluye, además del texto original, la traducción …

De Anaïs Nin a Nicolás Guillén, con un interludio musical.

En los diarios tempranos de Anaïs Nin, escritos en los años veinte, el apellido Madriguera aparece en varias ocasiones. Paquita y Enric Madriguera eran dos hermanos catalanes, músicos precoces y amigos del compositor hispanocubano Joaquín Nin Castellanos, padre de Anaïs y de Joaquín Nin-Culmell, compositor como su padre. Ambos se alojaron en varias ocasiones en casa de Anaïs. Paquita fue una reconocida pianista, que más tarde se casaría con el guitarrista Andrés Segovia. Enric era violinista y tras empezar una prometedora carrera como intérprete clásico, al llegar Estados Unidos se pasó a la música moderna con gran éxito. Al frente de su banda se hizo famoso como compositor de canciones y bailables de ritmos latinoamericanos, compitiendo en este ámbito con su compatriota Xavier Cugat. El figuerense había empezado su carrera profesional en La Habana, donde se había criado y formado también como violinista.
Una de las canciones más recordadas de Enric Madriguera es "Adiós", co…