Ir al contenido principal

Barallat

Celestí Barallat i Falguera (1837-1905)

Tuve noticia del erudito y escritor Celestí Barallat i Falguera por un artículo de Joan Perucho, creo que en La Vanguardia, allá por los años ochenta del pasado siglo. Tiempo después, en una conversación con el autor de Les històries naturals, me amplió su opinión acerca de aquel singular personaje, que fue amigo de su abuelo. Barallat era abogado pero su pasión fue la literatura funeraria y necrológica, a la que dedicó gran parte de sus escritos.
Era un hombre de aspecto más bien triste y melancólico, vestido siempre de negro y tocado con un aparatoso sombrero de copa, cual empleado de pompas fúnebres. Monárquico convencido se afilió al partido conservador. Fue miembro de la Academia de Buenas Letras y de la Associació Catalanista d'Excursions Científiques, mantenedor de los Juegos Florales, regidor del Ayuntamiento de Barcelona y activo promotor de la Junta de Cementerios.
El señor Barallat fue uno de los escritores más lúgubres de todo el siglo XIX. Entre sus libros destacan los siguientes títulos: Principios de Botánica funeraria (1885), Memoria sobre derecho funerario (1886), Las plantas no comestibles de los cementerios (1889), Poemas fúnebres en la lontananza (1890) y La belleza mortuoria (1901). Murió, como no podía de ser menos, el día de Difuntos de 1905.
De acuerdo con su revolucionaria -Perucho dixit- tesis botánico-funeraria, en los cementerios no deben plantarse árboles o arbustos susceptibles de dar frutos comestibles, ya que cabría la posiblidad de consumir los "jugos vitales" de nuestros antepasados difuntos, y con ello la desagradable situación de un indeseado canibalismo.
Por otro lado, defiende Barallat los benefecios higiénicos de las plantas de los cementerios, pues las raíces "se dirigen siempre hacia el lado de las tumbas, llegan hasta perforar los ataúdes y se ocupan incesantemente de absorber los productos de la descomposición a medida que se forman, librando de este modo la superficie del suelo de sus perniciosos efectos".
En estos tiempos sombríos en que vampiros, zombis y walking deads vuelven a estar de moda, creo merece la pena recordar la figura de Celestino Barallat.

Comentarios

  1. Muy interesante ¡qué tiempos en que se leían cosas así en los periódicos!
    Me he acordado de un personaje secundario en la novela Chatterton de Peter Ackroyd, Sarah, que estudia el arte funerario para escribir una magna obra The art of death que por supuesto nunca acaba. Incidentalmente se citan los versos:
    ...it must be sleep, when low
    hangs that abandon´d arm towards the floor:
    the Head turn´d with it. Now make fast the door

    Modern Love. Soneto 15. George Meredith
    Saludos, Dr.J

    ResponderEliminar
  2. Leí hace tiempo la novela de Ackroyd, pero no me acordaba de este personaje. ¡Buena asociación!

    ResponderEliminar
  3. No conocía al escritor, mientras leía el perfil no he podido evitar unas risas porque todo en él es absolutamente cómico.Peleado con la vida -el apellido ya era una indicación de su temperamento- y el título de sus obras es desternillante. Pongamos el de las flores, presumo que su intención era dar pistas a los posibles aspirantes a suicidas. La guinda es su fecha de defunción. En fin, merecía que le rescatara del olvido y yo estoy por saber más de este hombre, al menos conocer el texto de su esquela, ahí debió dejar instrucciones precisas, estoy segura.

    ResponderEliminar
  4. Efectivamente, sería interesante conocer las instrucciones para su sepelio. Seguro no dejó un cabo suelto.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

El prisionero 6865

Este hombre con aspecto demacrado que ven aquí es Giovannino Guareschi (1908-1968). En nada se parece físicamente al sano y risueño Guareschi, autor de la famosa serie humorística de Don Camilo. La fotografía está tomada en 1944 en el Lager 333 de Sandbostel. Al día siguiente del armisticio entre Italia y el ejército aliado en septiembre de 1943, Guareschi, soldado del ejército italiano en Alejandría, no pudo impedir ser capturado por los alemanes y enviado a un campo de concentración en Polonia. Más tarde fue trasladado a Alemania, donde permanecería hasta el final de la guerra.
Guareschi narró sus padecimientos, sensaciones y penurias como el prisionero 6865 en Diario clandestino1943-1945 (1949), singular testimonio en el que la realidad más cruda, el humor, la tristeza y, pese a todo, el optimismo, se mezclan de forma conmovedora. Fue ideado y empezado a redactar durante el internamiento en Polonia. Muchos de sus reflexiones e historias fueron leídas por el propio Guareschi a sus …