Ir al contenido principal

Un poema de Keyes

Sidney Keyes (1922-1943)

POETA DE GUERRA

Yo soy el hombre que buscaba la paz y halló
En sus ojos los alambres de espino.
Yo soy el hombre que tanteaba palabras y halló
En su mano una flecha.
Yo soy el constructor cuyos firmes muros rodean
La deslizante tierra.
Cuando me ponga enfermo o enloquezca
No os burléis de mi ni me encadenéis:
Cuando trate de agarrar al viento
No dejéis que me caiga:
Aunque mi cara sea un libro quemado
Y una ciudad devastada.

("War poet" se halla incluído en The Collected Poems of Sidney Keyes, Londres, 1945. Traducción: J. O.)

Comentarios

  1. Un magnífico poema. Desconocía al autor, y me temo que encontar libros de él será una empresa costosa. De todas formas, me parece un autor interesante. Gracias por traerlo aquí.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. No tengo constancia de que Keyes se haya traducido al castellano. Y merecería serlo. Si tenemos en cuenta que Keyes murió sin haber cumplido los veintiún años, el nivel medio de sus poemas es muy alto. Creo que, junto con el galés Alun Lewis, es uno de los mejores poetas británicos de la IIGM.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).