Ir al contenido principal

Un poema de Keyes

Sidney Keyes (1922-1943)

POETA DE GUERRA

Yo soy el hombre que buscaba la paz y halló
En sus ojos los alambres de espino.
Yo soy el hombre que tanteaba palabras y halló
En su mano una flecha.
Yo soy el constructor cuyos firmes muros rodean
La deslizante tierra.
Cuando me ponga enfermo o enloquezca
No os burléis de mi ni me encadenéis:
Cuando trate de agarrar al viento
No dejéis que me caiga:
Aunque mi cara sea un libro quemado
Y una ciudad devastada.

("War poet" se halla incluído en The Collected Poems of Sidney Keyes, Londres, 1945. Traducción: J. O.)

Comentarios

  1. Un magnífico poema. Desconocía al autor, y me temo que encontar libros de él será una empresa costosa. De todas formas, me parece un autor interesante. Gracias por traerlo aquí.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. No tengo constancia de que Keyes se haya traducido al castellano. Y merecería serlo. Si tenemos en cuenta que Keyes murió sin haber cumplido los veintiún años, el nivel medio de sus poemas es muy alto. Creo que, junto con el galés Alun Lewis, es uno de los mejores poetas británicos de la IIGM.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Finales felices

Brad Pitt: "¿Crees que esta historia tendrá un final feliz?"
Angelina Jolie: "Los finales felices son historias sin acabar."

(Sr. y Sra. Smith, 2005, de Doug Liman. Guion de Simon Kinberg).

Presente continuo

Para una historia de la literatura, el único criterio de valor debe ser el presente, quiero decir, lo que justifica históricamente a un escritor no es su permanencia en el aire de los tiempos sino que su realidad es una especie de presente continuo que lo hace contemporáneo en algunas épocas y lo oscurece en otras. Porque para nadie, en ningún tuempo, hay valores absolutos.

(Ricardo Piglia, Los diarios de Emilio Renzi. Años de formación, Anagrana, 2015).

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…