Ir al contenido principal

Lovecraft

Howard Phillips Lovecraft (1890-1937)
H. P. Lovecraft era un gran aficionado a la química y a la astronomía; pero en su novela En las montañas de la locura (escrita en 1931 y publicada en 1936) son la geología y la paleontología las ciencias a las que da protagonismo. La obra trata de una expedición científica a la Antártida, organizada por la universidad de Miskatonic en Arkham, Massachusetts. El objetivo de la expedición, en palabras del jefe de la misma, el catedrático de geología de aquella universidad y narrador de la historia, era "procurarme algunas muestras de rocas y suelos de varias partes del territorio antártico, ayudado por la notable excavadora del Prof. H. Pabodie, de nuestro departamento de ingeniería." Llegados al continente austral a finales de 1930, los expedicionarios inician las perforaciones en las laderas del majestuoso monte Nansen. Encuentran granitos precámbricos y areniscas (1) con fósiles de invertebrados. En un esquisto metamórfico hallan impensablemente una especie de huella o estrías triangulares "intrigantes y provocativas". Una sección de la expedición, encabezada por el biólogo Lake, se dirige entonces hacia una cordillera de montañas, con imponentes picos de alrededor de 10.000 metros, como sacados de un sueño de lord Dunsany o de los paisajes de Nicholas Roerich. Divisan extrañas formaciones rocosas, de forma cúbica o prismática, y se topan con rocas de presumible edad jurásica y comanchiense (2). Una cueva calcárea subterránea encierra una gran acumulación de restos de vertebrados de varios períodos geológicos en aparente "continuidad órgánica". Sin embargo, el más sensacional descubrimiento es el de unos especímenes aparentemente fosilizados en forma de tonel, con alas y branquias, de más de dos metros de longitud, y con los tejidos y órganos interiores perfectamente conservados. A su lado, yacen unos objetos de esteatita de forma estrellada cuyas huellas coinciden con las halladas en los esquistos metamórficos. Cuando el jefe de la expedición llega finalmente al campamento del Dr. Lake, se encuentran con que todos sus componentes han perecido violentamente... No diré más. Quiénes son estas extrañas criaturas, no relacionadas con ningún sistema biológico conocido, es el misterio al que se enfrentarán los expedicionarios supervivientes. Unos seres que nos remiten a los ancestrales mitos de Cthulhu y a las Cosas Antiguas que aparececn mencionadas en el Necronomicon, del árabe loco Abdul Alhazrel... Seres de innominable, indescriptible horror. (1) En el original, Lovecraft escribe beacon sandstones. La arenisca Beacon es una formación rocosa de la Antártida, descrita por la expedición de Scott, que abarcaría del devónico al triásico. (2) Término obsoleto que vendría a designar una serie de terrenos correspondientes al cretácico inferior en Norteamérica.

Comentarios

  1. Lupo Ayllán y Sus Dementes30/3/11 10:24

    ¡ Ah !, Doctor , que agradecidos estamos . Gracias a la inspiración que proporciona su post he conseguido organizar una expedición pedagógica por el patio con mis compañeros de frenopático . Desentrañaremos los arcanos de la gravilla y la ciolita mientras releemos a Lovecraft.

    ResponderEliminar
  2. Que la expedición os sea propicia y, sobre todo, ¡guardaos de los entes antiguos!

    ResponderEliminar
  3. Dr.J: Buenas, soy nuevo por aquí. Aunque químico me costó mucho aprobar la geología (mineralogía y cristalografía) de primero. Quería recordar el maravilloso "El peor viaje del mundo" de A. Cherry-Garrard, superviviente de la expedición de Scott y que volvió a Inglaterra con un huevo de pingüino emperador.
    ¡Tiempos aquellos! Gracias y "enhorabuena por el pop-grama" como suelen decir

    ResponderEliminar
  4. Bienvenido, Dr. J. Espero que no le haya tomado tirria a la geología.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Incierta Fritillaria

La historia de la Fritillaria en Gran Bretaña es igualmnente incierta. Es seguro que se cultivaba allí en 1597, y posiblemente hacia 1578 (en realidad los nombrs de esta planta no se fijaron tan pronto, y a veces no está claro de qué planta se habla). Por otro lado, el primer registro de la planta en el mundo natural data de 1736, y hasta eso es anómalo, nadie afirma haber vuelto a verla hasta 1776, una fecha muy tardía para una nativa británica auténtica, sobre todo para una tan llamativa, inconfundible y atractiva. En otras palabras, quien considere nativa la Fritillaria deberá reconocer que las distintas generaciones de botánicos de los siglos XVII y XVIII se pusieron de acuerdo para no mencionarla en absoluto, una confabuilación solo comparable a la de la NASA cuando simuló los aterrizajes de estadounidenses en la Luna, supuestamente en los días que les quedaban libres en la tarea de vigilar los artefactos alienígenas de Roswell.

(Ken Thompson, ¿De dónde son los camellos? Creencia…

El granjero de Rowan Oak

En el verano de 1929 William Faukner se casó con Estelle Oldham Franklin, que se había divorciado de su esposo y había venido a Oxford con los dos hijos de este matrimonio, Malcolm y Victoria (conocida como Cho-Cho). Se casaron en la vieja iglesia presbiteriana de las afueras de Oxford que construyeron los esclavos sobre College Hill. Pasaron la luna de miel en Pascagoula, y fue allí donde Faulkner corrigió las galeradas de El sonido y la furia.
Al año siguiente, animado por los ingresos que le generaban sus relatos cortos en las revistas y la próxima publicación de sus libros en Inglaterra, Faulkner  compró Rowan Oak, una casa ante-bellum de Oxford, destartalada y necesitada de restauración. Por esta casa, adquirida por 6.000 $ y pagada a plazos de 75 $, lucharía Faulkner toda su vida  Como señala Michael Millgate (The Achievement of William Faulkner, 1966): "Visto hoy, el acto de adquirir tal casa se presenta como algo práctico a la vez que simbólico, que reafirma la decisión …

Memorare Manila

Pero la debacle llegó con la batalla de Manila, ya en pleno declive del Imperio del Sol Naciente, ante la presión de las tropas estadounidenses, australianas y de los propios filipinos sobre la capital de Filipinas.
      Luis García así me lo contó:
      -Hacia el día 7 de febrero de 1945, los estadounidenses empezaron a bombardear el sur de Manila. Y fue entonces cuando el general Yamashita ordenó al almirante Ibabuchi, encargado de las fuerzas japonesas en Manila, que evacuara Manila inmediatamente. Pero Ibabuchi hizo todo lo contrario. Abrieron todos los almacenes donde tenían todos los alimentos y las bodegas donde tenían  toda la cerveza. Y se emborracharon. Cuando estaban completamente borrachos, Inbabuchi les dijo: "¡A quemar Manila!".
     Había comenzado la sanguinaria batalla de Manila que se iba a saldar con unos cien mil nuertos en menos de un mes porque los japoneses tenían la orden de no rendirse. También contribuyeron a la destrucción las prisas del ge…