Ir al contenido principal

Jovellana

Una jovellana, según ilustración de Juan Hernaz,
en La aventura botánica de Jovellanos, de Pachi Poncela


Hipólito Ruiz y José Antonio Pavón llevaron a cabo una importante expedición botánica por el virreinato del Perú entre los años 1777 y 1788. Inventariaron alrededor de 3.000 especies vegetales, 500 de ellas nuevas o desconocidas hasta el momento. Años después publicaron la Flora Peruviana et Chilensis (1798-1802), en cuatro volúmenes, obra en la que se describe un género nuevo, dedicado a Gaspar Melchor de Jovellanos.
Como dice Pachi Poncela en La aventura botánica de Jovellanos (Ayuntamiento de Gijón, 2010), la Jovellana punctata, Ruiz & Pav., vulgo capachito morado, "es un arbusto endémico del centro y sur de Chile, desde Arauco a Chiloé, tierra de los indios araucanos, de las hermosas selvas lluviosas valdivianas, y de los bosques de pehuén o Araucaria araucana." Y añade: "Necesita para desarrollarse bien algo de sombra, viviendo mejor debajo de los grandes árboles, que filtren la luz." ¿Una metáfora? Tal vez sí. O no.

Comentarios

  1. Desconocía este género de plantas dedicado a Jovellanos.
    Hace un par de años indagué en un proyecto con alumnos de mi instituto en los científicos andaluces que habían estudiado la flora del Nuevo Mundo, centrándonos en Nicolás Monardes, Bernabé Cobo y Celestino Mutis. Todos ellos, como Jovellanos, tienen un género de plantas dedicado: Monarda, Cobaea y Mutisia (puesto este por el gran Linneo), respectivamente.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. No es frecuente que se dediquen plantas a los políticos, pero cuando Jovellanos fue ministro de Gracia y Justicia ayudó a que los resultados de la expedición de Ruiz y Pavón no quedaran olvidados y pudieran ver la luz; de aquí que le dedicaran un género nuevo.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).