Ir al contenido principal

Geología y detectives (y II)

La geóloga y escritora Sarah Andrews

Uno de los pioneros de la toxicología moderna fue el médico y químico inglés Alfred Swaine Taylor (1808-1880) quien, entre otros avances, inventó el primer test para la detección de arsénico en los tejidos humanos. Taylor fue además un gran aficionado a las ciencias de la Tierra, como lo demuestra su publicación On the Temperature of the Earth and the Sea in Reference of Central Heat (1846), pero en cambio no vislumbró todas las posibilidades que le ofrecían las ciencias geológicas en la resolución de ciertos crímenes.
Quien sí lo supo ver fue la geóloga estadounidense Sarah Andrews que, entre 1994 y 2005, publicó una decena de novelas que tienen por protagonista a Em Hansen, una geóloga forense. Andrews trabajó en el U. S. Geological Survey y en diversas compañías privadas, y su experiencia profesional le sirvió para idear tramas relacionadas con asuntos o aspectos geológicos y en las que a menudo un colega suyo tiene problemas o es asesinado.
Lejos de los ambientes urbanos, los casos de Em Hansen suelen tener como escenario los grandes espacios naturales de Utah, Wyoming o California. Dichos espacios constituyen un telón de fondo ideal para hablar, entre otras cosas, de: la industria del petróleo (A Fall in Denver, 1995), el medioambiente (Mother Earth, 1997), el mundillo de los dinosaurólogos (Bone Hunter, 1999), la minería del oro (An Eye for Gold, 2000), los terremotos (Fault Line, 2002) o las aguas subterráneas (Dead Dry, 2005). Recientemente Sarah Andrews ha publicado In Cold Pursuit (2007), una novela protagonizada por una estudiante de posgrado de geología que investiga la desaparacioón de su director de tesis en la Antártida.

Comentarios

  1. "...a menudo un colega suyo tiene problemas o es asesinado", una mujer a lo Jessica Fletcher.

    ResponderEliminar
  2. Sí, más o menos. A ver si algún productor de televesión se anima a hacer una serie sobre el personaje de Em Hansen. Mientras tanto, podría también algún editor español traducir alguna de sus novelas.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Finales felices

Brad Pitt: "¿Crees que esta historia tendrá un final feliz?"
Angelina Jolie: "Los finales felices son historias sin acabar."

(Sr. y Sra. Smith, 2005, de Doug Liman. Guion de Simon Kinberg).

Presente continuo

Para una historia de la literatura, el único criterio de valor debe ser el presente, quiero decir, lo que justifica históricamente a un escritor no es su permanencia en el aire de los tiempos sino que su realidad es una especie de presente continuo que lo hace contemporáneo en algunas épocas y lo oscurece en otras. Porque para nadie, en ningún tuempo, hay valores absolutos.

(Ricardo Piglia, Los diarios de Emilio Renzi. Años de formación, Anagrana, 2015).

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…