Ir al contenido principal

Geología y detectives (y II)

La geóloga y escritora Sarah Andrews

Uno de los pioneros de la toxicología moderna fue el médico y químico inglés Alfred Swaine Taylor (1808-1880) quien, entre otros avances, inventó el primer test para la detección de arsénico en los tejidos humanos. Taylor fue además un gran aficionado a las ciencias de la Tierra, como lo demuestra su publicación On the Temperature of the Earth and the Sea in Reference of Central Heat (1846), pero en cambio no vislumbró todas las posibilidades que le ofrecían las ciencias geológicas en la resolución de ciertos crímenes.
Quien sí lo supo ver fue la geóloga estadounidense Sarah Andrews que, entre 1994 y 2005, publicó una decena de novelas que tienen por protagonista a Em Hansen, una geóloga forense. Andrews trabajó en el U. S. Geological Survey y en diversas compañías privadas, y su experiencia profesional le sirvió para idear tramas relacionadas con asuntos o aspectos geológicos y en las que a menudo un colega suyo tiene problemas o es asesinado.
Lejos de los ambientes urbanos, los casos de Em Hansen suelen tener como escenario los grandes espacios naturales de Utah, Wyoming o California. Dichos espacios constituyen un telón de fondo ideal para hablar, entre otras cosas, de: la industria del petróleo (A Fall in Denver, 1995), el medioambiente (Mother Earth, 1997), el mundillo de los dinosaurólogos (Bone Hunter, 1999), la minería del oro (An Eye for Gold, 2000), los terremotos (Fault Line, 2002) o las aguas subterráneas (Dead Dry, 2005). Recientemente Sarah Andrews ha publicado In Cold Pursuit (2007), una novela protagonizada por una estudiante de posgrado de geología que investiga la desaparacioón de su director de tesis en la Antártida.

Comentarios

  1. "...a menudo un colega suyo tiene problemas o es asesinado", una mujer a lo Jessica Fletcher.

    ResponderEliminar
  2. Sí, más o menos. A ver si algún productor de televesión se anima a hacer una serie sobre el personaje de Em Hansen. Mientras tanto, podría también algún editor español traducir alguna de sus novelas.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Mayo del 68: Una visión

"Estoy convencido de que de no haber sido bueno el tiempo reinante durante el mes de mayo, la revolución no se hubiera podido hacer. Quizás se hubiera reducido a unas cuantas escaramuzas. La lluvia y el frío suelen atenuar los ánimos revolucionarios más que ninguna otra cosa. Sé que esto podrá resultar cínico, pero yo creo que es verdad. La policía de París también compartía mi opinión.  Tengo entendido que los oficiales de la Prefectura se reunían todos los días para estar al corriente de los boletines meteorológicos." Quien así habla es el periodista Jack Hartley, narrador y uno de los protagonistas de la novela El alegre mes de mayo (1971), del escritor estadounidense James Jones.
No es el famoso autor de novelas como De aquí a la eternidad o Como un torrente un nombre que se suela asociar a los hechos de mayo de 1968. No obstante, fue uno de los pocos escritores norteamericanos que, a poco de suceder los hechos, decidió novelarlos. (Otro autor fue su compatriota Frank Y…

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.