Ir al contenido principal

Mervyn Peake

Mervyn Peake en 1946 (En: Vast Alchemies. The Life and Work
of Mervyn Peake
, 2000, de G. Peter Winnington)


Mervyn Peake, nacido en China en 1911 pero educado en Inglaterra, se dio a conocer como artista, dramaturgo y poeta y logró cierta fama como dibujante ilustrando libros de Coleredige, Lewis Carroll y R. L. Stevenson. En la II Guerra Mundial fue comisionado como war artist. En 1945 visitó el campo de concentración de Belsen con un grupo de periodistas. Los horrores de la guerra y el exterminio le marcarían profundamente para siempre.
Después de la guerra Peake se dedicó preferentemente a la escritura. Un ambiente de desolación y ruina, producto de aquellos sombríos años impregna la llamada "trilogía de Gormenghast". El primer volumen de esta trilogía fue Titus Groan (1946); cuatro años más tarde saldría el segundo, Gormenghast, que le valdría el premio de la Fundación W. H. Heinemann; finalmente el ciclo se cerraría con Titus Alone (1959). Estas novelas le dieron a Peake un renombre que desplazó a un segundo lugar su apreciación como pintor y poeta. Sin embargo, la trilogía de Gormenghast caería también, tras un moderado éxito de crítica y público, en un rápido olvido. Habría que esperar tras la muerte de Peake en 1968 y a los nuevos aires que corrían, más favorables a las fantasías de Tolkien, Moorcock y compañía, para que Peake volviera ser tenido en cuenta como uno de los autores más imaginativos de su generación.
La trilogía narra la historia de Titus, hijo de lord Sepulcravo, heredero y último de los condes de Groan. La acción se sitúa en un tiempo difuso en el que parece haberse detenido el péndulo. El desmoronante castillo de Gormenghast, con sus formidables defensas, lóbregas estancias y laberínticos pasadizos, tiene algo de kafkiano. En él deambulan extravagantes personajes y las escenas grotescas, casi guiñolescas, alternan con otras que parecen sacadas de los tétricos bastidores góticos. Gormenghast es un símbolo de decadencia y ruina, y de un modo u otro todos pertenecemos a un Gormenghast del que no podemos escapar. Como le dice la condesa a su hijo en el segundo volumen de la trilogía, "No hay ningún lugar más, no hay carretera, no hay camino sino el que te ha de conducir a casa. Porque todo vuelve a Gormneghast".

Comentarios

  1. Lupo Ayllán y Sus Dementes.4/1/11 11:41

    ¡Qué casualidad ! Estoy leyendo ahora la trilogía.A mí a veces me recuerda el mundo de B. Schulz . Será por las metamorfosis en pajarracos y el opresivo mundo familiar. Parece un J. Gracq opiómano que no se toma en serio. Me pregunto si A. M. Matute conoce la obra de Peake.

    ResponderEliminar
  2. Desconozco si Matute conoce la trilogía de Gormenghast, pero no me extrañaría. Algunas similitudes pueden encontrarse. Pero también es cierto que en este tipo de fantasías más o menos "medievales" hay ciertos tópicos que se repiten.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Incierta Fritillaria

La historia de la Fritillaria en Gran Bretaña es igualmnente incierta. Es seguro que se cultivaba allí en 1597, y posiblemente hacia 1578 (en realidad los nombrs de esta planta no se fijaron tan pronto, y a veces no está claro de qué planta se habla). Por otro lado, el primer registro de la planta en el mundo natural data de 1736, y hasta eso es anómalo, nadie afirma haber vuelto a verla hasta 1776, una fecha muy tardía para una nativa británica auténtica, sobre todo para una tan llamativa, inconfundible y atractiva. En otras palabras, quien considere nativa la Fritillaria deberá reconocer que las distintas generaciones de botánicos de los siglos XVII y XVIII se pusieron de acuerdo para no mencionarla en absoluto, una confabuilación solo comparable a la de la NASA cuando simuló los aterrizajes de estadounidenses en la Luna, supuestamente en los días que les quedaban libres en la tarea de vigilar los artefactos alienígenas de Roswell.

(Ken Thompson, ¿De dónde son los camellos? Creencia…

Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Un bizarro y efímero fenómeno

La afición de Faulkner por la aviación fue muy temprana. En julio de 1918 partió hacia Toronto para alistarse como piloto cadete en la rama canadiense de la Royal Air Force. Sin embargo el armisticio llegó sin haber concluido el entrenamiento, lo que no le impidió que regresara a su casa de Oxford con uniforme y contando baladronadas acerca de su participación en combates aéreos en los cielos de Alemania. En los años treinta su afición a los aviones se reforzó. Consiguió una licencia de piloto y se compró  un aeroplano de cabina Waco, participando en varias exhibiciones aéreas.
En febrero de 1934 asistió a la ceremonia de inauguración del aeropuerto Sushan, en Nueva Orleans. La experiencioa vivida durante este viaje forma parte del material utilizado para escribir Pylon, publicada en marzo del año siguiente, poco antes de que muriera en accidente aéreo su hermano menor Dean, piloto acrobático.
Pylon es una obra menor dentro de la producción novelística de Faulkner, pero solo en términ…