Ir al contenido principal

Geikie

Sir Archibald Geikie (1835-1924)

El escocés Archibald Geikie fue uno de los geólogos británicos más destacados de finales del siglo XIX y principios del XX. En su juventud conoció a Hugh Miller y colaboró con Roderick Murchison en la cartografía geológica de Escocia. Fue profesor en la Universidad de Edimburgo, director del Geological Survey del Reino Unido y autor, entre otras obras, de manuales de geología y geografía física, ensayos y una autobiografía (A Long Life's Work, 1924). Fue también ornitólogo aficionado y escribió Birds of Shakespeare (1916).
En su libro Landscape in History (1905) recopiló varios ensayos, parte de los cuales tratan de las relaciones entre el paisaje, las creencias mitológicas, el desarrollo de las civilizaciones y la imaginación. En uno de ellos, "Landscape and Literature", clasifica los escenarios naturales de Gran Bretaña en tres grandes tipos -Lowlands, Uplands y Highlands- y los relaciona con distintos poetas influenciados por ellos. Así, William Cowper sería el poeta de las suaves y amenas vistas de las Lowlands, en concreto las del valle del río Olney, entre Olney y Weston, cuya base la forman primordialmente arcillas y calizas oolíticas. Las Uplands estarían representadas por los paisajes eminentemente pastorales en torno a los borders entre Inglaterra y Escocia, los cuales habrían influido, de forma especial, en Walter Scott.
Los territorios típicos de las Highlands son las agrestes montañas escocesas, las cuales difieren de las Uplands no solo en su mayor elevación sino en las formas rocosas más irregulares de su superficie, consecuencia de una compleja estructura geológica en la que dominan los materiales ígneos y metamórficos: granitoides, cuarcitas, pizarras y esquistos. James Macpherson (a través de Ossian) sería uno de los poetas más representativos de este tipo de paisaje. El distrito de los Lagos, por su lado, sería el indiscutible reino de William Wordsworth.
Curiosamente, como señala Geikie, ni Cowper, ni Scott ni Wordsworth tenían en gran consideración a los geólogos.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Raine

    DE MUJER A AMANTE Soy fuego encalmado en agua, una ola que se eleva del abismo. En mis venas la marea atraída por la luna se alza en un árbol de flores esparcidas en espuma de mar.  Soy aire atrapado en una red, el pájaro profético que canta en un cielo reflejado. Soy un sueño antes de la nada, soy una corona de estrellas, soy la forma de morir.   (Kathleen Raine,  Collected Poems 1935-1980 , Allen & Unwin, 1981. Traducción: J.O.)  (Nota: Este blog, como viene siendo habitual en verano, se toma un descanso de aproximadamente un mes. Que pasen un buen y saludable verano.)  

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro , milagro . Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía . Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Cat

Como un río de corriente oscura y crecida

  Era un panorama extraño. En Barcelona, la habitual multitud nocturna paseaba Rambla abajo entre controles de policía regularmente repartidos, y la habitual bomba que explotaba en algún edificio inacabado (a causa de la huelga de los obreros de la construcción) parecía arrojar desde las calles laterales perqueñas riadas de gente nerviosa a la Rambla. Los carteristas, apaches, sospechosos vendedores ambulantes y relucientes mujeres que normalmente pueden verse en las callejuelas se infiltraban entre las buenas familias burguesas, las brigadas de obreros de rostro endurecido, las tropillas de estudiantes y jóvenes que deambulaban por la ciudad. La multitud se desparramaba lentamente por la Rambla, como un río de corriente oscura y crecida. Apareció un ejército de detectives, de bolsillos abultados, apostados en cada café, vagueando por la Rambla y enganchando, de un modo vengativamente suspicaz, a algunos transeúntes elegidos por alguna singular razón, hasta el punto de que incluso esta