Ir al contenido principal

Geikie

Sir Archibald Geikie (1835-1924)

El escocés Archibald Geikie fue uno de los geólogos británicos más destacados de finales del siglo XIX y principios del XX. En su juventud conoció a Hugh Miller y colaboró con Roderick Murchison en la cartografía geológica de Escocia. Fue profesor en la Universidad de Edimburgo, director del Geological Survey del Reino Unido y autor, entre otras obras, de manuales de geología y geografía física, ensayos y una autobiografía (A Long Life's Work, 1924). Fue también ornitólogo aficionado y escribió Birds of Shakespeare (1916).
En su libro Landscape in History (1905) recopiló varios ensayos, parte de los cuales tratan de las relaciones entre el paisaje, las creencias mitológicas, el desarrollo de las civilizaciones y la imaginación. En uno de ellos, "Landscape and Literature", clasifica los escenarios naturales de Gran Bretaña en tres grandes tipos -Lowlands, Uplands y Highlands- y los relaciona con distintos poetas influenciados por ellos. Así, William Cowper sería el poeta de las suaves y amenas vistas de las Lowlands, en concreto las del valle del río Olney, entre Olney y Weston, cuya base la forman primordialmente arcillas y calizas oolíticas. Las Uplands estarían representadas por los paisajes eminentemente pastorales en torno a los borders entre Inglaterra y Escocia, los cuales habrían influido, de forma especial, en Walter Scott.
Los territorios típicos de las Highlands son las agrestes montañas escocesas, las cuales difieren de las Uplands no solo en su mayor elevación sino en las formas rocosas más irregulares de su superficie, consecuencia de una compleja estructura geológica en la que dominan los materiales ígneos y metamórficos: granitoides, cuarcitas, pizarras y esquistos. James Macpherson (a través de Ossian) sería uno de los poetas más representativos de este tipo de paisaje. El distrito de los Lagos, por su lado, sería el indiscutible reino de William Wordsworth.
Curiosamente, como señala Geikie, ni Cowper, ni Scott ni Wordsworth tenían en gran consideración a los geólogos.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro , milagro . Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía . Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Cat

Código de señales

Inmersos como estamos estos días en un clima espeso y desagrable de enfrentamientos, confrontaciones y choques de trenes, sería deseable que las partes en conficto aceptaran unas mínimas normas de conducta a fin de evitar daños innecesarios al resto de ciudadanos. Podrían atenerse, por ejemplo, al antiguo Reglamento de señales de la Red Nacional de los Ferrocarriles Españoles, publicado en 1949 en 1948 y que constituye un modelo de claridad y precisión.  Según dicho reglamento, lo primero y principal (Capítulo Primero, "Generalidades") consiste en que: Todos los agentes, cualquiera que sea su categoría, deben obediencia absoluta e inmediata a las señales.    Lo segundo, también de obligado cumplimiento, es la "marcha a la vista": La "marcha a la vista" impone al Maquinista la obligación de ir observando la vía con la máxima atención y de regular la velocidad del manera que pueda detenerlo ante cualquier obstáculo o señal de alto . Entre las señales más imp

Casa de postas

  El día 1 de enero de 1868 los hermanos Goncourt escriben en su Diario :  ¡Vamos, un nuevo año... Todavía una casa de postas, según la expresión de Byron, donde los destinos cambian de caballos! Y a esta casa de postas hemos llegado físicamente agotados, anímicamente hartos, con las mascarillas puestas y el distanciamiento obligado. Sin podernos saludar o abrazar como es debido y con todas las dudas del mundo acerca de lo que nos deparará el futuro más inmediato. Por desgracia, no estamos todos. Faltan viajeros. Porque a lo largo del camino nos han dejado seres queridos, familiares, amigos, a los que siempre echaremos de menos. A ellos nuestro recuerdo emocionado.    Aún así, aquí estamos. A la espera de que lleguen los caballos de refresco. Dispuestos a emprender un nuevo trayecto e impacientes por abandonar este año infausto que ahora termina. Eso sí, aferrados con firmeza a una vaga esperanza y deseando, con más fuerza que nunca, que el nuevo año sea mucho mejor y más saludable.