Ir al contenido principal

Geikie

Sir Archibald Geikie (1835-1924)

El escocés Archibald Geikie fue uno de los geólogos británicos más destacados de finales del siglo XIX y principios del XX. En su juventud conoció a Hugh Miller y colaboró con Roderick Murchison en la cartografía geológica de Escocia. Fue profesor en la Universidad de Edimburgo, director del Geological Survey del Reino Unido y autor, entre otras obras, de manuales de geología y geografía física, ensayos y una autobiografía (A Long Life's Work, 1924). Fue también ornitólogo aficionado y escribió Birds of Shakespeare (1916).
En su libro Landscape in History (1905) recopiló varios ensayos, parte de los cuales tratan de las relaciones entre el paisaje, las creencias mitológicas, el desarrollo de las civilizaciones y la imaginación. En uno de ellos, "Landscape and Literature", clasifica los escenarios naturales de Gran Bretaña en tres grandes tipos -Lowlands, Uplands y Highlands- y los relaciona con distintos poetas influenciados por ellos. Así, William Cowper sería el poeta de las suaves y amenas vistas de las Lowlands, en concreto las del valle del río Olney, entre Olney y Weston, cuya base la forman primordialmente arcillas y calizas oolíticas. Las Uplands estarían representadas por los paisajes eminentemente pastorales en torno a los borders entre Inglaterra y Escocia, los cuales habrían influido, de forma especial, en Walter Scott.
Los territorios típicos de las Highlands son las agrestes montañas escocesas, las cuales difieren de las Uplands no solo en su mayor elevación sino en las formas rocosas más irregulares de su superficie, consecuencia de una compleja estructura geológica en la que dominan los materiales ígneos y metamórficos: granitoides, cuarcitas, pizarras y esquistos. James Macpherson (a través de Ossian) sería uno de los poetas más representativos de este tipo de paisaje. El distrito de los Lagos, por su lado, sería el indiscutible reino de William Wordsworth.
Curiosamente, como señala Geikie, ni Cowper, ni Scott ni Wordsworth tenían en gran consideración a los geólogos.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares

Mayo del 68: Una visión

"Estoy convencido de que de no haber sido bueno el tiempo reinante durante el mes de mayo, la revolución no se hubiera podido hacer. Quizás se hubiera reducido a unas cuantas escaramuzas. La lluvia y el frío suelen atenuar los ánimos revolucionarios más que ninguna otra cosa. Sé que esto podrá resultar cínico, pero yo creo que es verdad. La policía de París también compartía mi opinión.  Tengo entendido que los oficiales de la Prefectura se reunían todos los días para estar al corriente de los boletines meteorológicos." Quien así habla es el periodista Jack Hartley, narrador y uno de los protagonistas de la novela El alegre mes de mayo (1971), del escritor estadounidense James Jones.
No es el famoso autor de novelas como De aquí a la eternidad o Como un torrente un nombre que se suela asociar a los hechos de mayo de 1968. No obstante, fue uno de los pocos escritores norteamericanos que, a poco de suceder los hechos, decidió novelarlos. (Otro autor fue su compatriota Frank Y…

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).