Ir al contenido principal

Geikie

Sir Archibald Geikie (1835-1924)

El escocés Archibald Geikie fue uno de los geólogos británicos más destacados de finales del siglo XIX y principios del XX. En su juventud conoció a Hugh Miller y colaboró con Roderick Murchison en la cartografía geológica de Escocia. Fue profesor en la Universidad de Edimburgo, director del Geological Survey del Reino Unido y autor, entre otras obras, de manuales de geología y geografía física, ensayos y una autobiografía (A Long Life's Work, 1924). Fue también ornitólogo aficionado y escribió Birds of Shakespeare (1916).
En su libro Landscape in History (1905) recopiló varios ensayos, parte de los cuales tratan de las relaciones entre el paisaje, las creencias mitológicas, el desarrollo de las civilizaciones y la imaginación. En uno de ellos, "Landscape and Literature", clasifica los escenarios naturales de Gran Bretaña en tres grandes tipos -Lowlands, Uplands y Highlands- y los relaciona con distintos poetas influenciados por ellos. Así, William Cowper sería el poeta de las suaves y amenas vistas de las Lowlands, en concreto las del valle del río Olney, entre Olney y Weston, cuya base la forman primordialmente arcillas y calizas oolíticas. Las Uplands estarían representadas por los paisajes eminentemente pastorales en torno a los borders entre Inglaterra y Escocia, los cuales habrían influido, de forma especial, en Walter Scott.
Los territorios típicos de las Highlands son las agrestes montañas escocesas, las cuales difieren de las Uplands no solo en su mayor elevación sino en las formas rocosas más irregulares de su superficie, consecuencia de una compleja estructura geológica en la que dominan los materiales ígneos y metamórficos: granitoides, cuarcitas, pizarras y esquistos. James Macpherson (a través de Ossian) sería uno de los poetas más representativos de este tipo de paisaje. El distrito de los Lagos, por su lado, sería el indiscutible reino de William Wordsworth.
Curiosamente, como señala Geikie, ni Cowper, ni Scott ni Wordsworth tenían en gran consideración a los geólogos.

Comentarios

  1. Vaya creatividad bloguera que tienes últimamente!

    ResponderEliminar
  2. Esto va por rachas. Es cosa de aprovecharlas.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Incierta Fritillaria

La historia de la Fritillaria en Gran Bretaña es igualmnente incierta. Es seguro que se cultivaba allí en 1597, y posiblemente hacia 1578 (en realidad los nombrs de esta planta no se fijaron tan pronto, y a veces no está claro de qué planta se habla). Por otro lado, el primer registro de la planta en el mundo natural data de 1736, y hasta eso es anómalo, nadie afirma haber vuelto a verla hasta 1776, una fecha muy tardía para una nativa británica auténtica, sobre todo para una tan llamativa, inconfundible y atractiva. En otras palabras, quien considere nativa la Fritillaria deberá reconocer que las distintas generaciones de botánicos de los siglos XVII y XVIII se pusieron de acuerdo para no mencionarla en absoluto, una confabuilación solo comparable a la de la NASA cuando simuló los aterrizajes de estadounidenses en la Luna, supuestamente en los días que les quedaban libres en la tarea de vigilar los artefactos alienígenas de Roswell.

(Ken Thompson, ¿De dónde son los camellos? Creencia…

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.