Ir al contenido principal

Una lista

Ya sabemos que, como dijo el escritor Francis Marion Crawford, el libro es una marketable commodity. No hay más que ver ciertos productos y estrategias editoriales para corroborarlo. Aún así, hay libros y libros.
He aquí una lista de 20 obras que he leído en los últimos tres meses y que, por una razón u otra, merecen al pena:

Libro de maravillas, Lord Dunsany
Memorias de un esteta
, Harold Acton
La ciudad desplazada, José María Conget
La luz es más antigua que el amor, Ricardo Menéndez Salmón
Los once, Pierre Michon
La vida por la letra, Eugenio Torrecilla
Cold Spring Harbor, Richard Yates
Tocar los libros, Jesús Marchamalo
Bibliofrenia, Joaquín Rodríguez
Cuentos reunidos, Sherwood Anderson
Bajo el influjo del cometa, Jon Bilbao
La ciudad sumergida, José Carlos Llop
La hoja del gingko biloba, Miguel Rojo
La nieve y otros complementos circunstanciales, Xuan Bello
La responsabilidad empieza en los sueños, Delmore Schwartz
Todas las trivialidades, Logan Pearsall Smith
Leviatán o la ballena, Philip Hoare
El oro de Cajamarca, Jakob Wassermann
Seductores, ilustrados y visionarios, Josep Mª Castellet
Ilustrado, Miguel Syjuco

Comentarios

Entradas populares

Finales felices

Brad Pitt: "¿Crees que esta historia tendrá un final feliz?"
Angelina Jolie: "Los finales felices son historias sin acabar."

(Sr. y Sra. Smith, 2005, de Doug Liman. Guion de Simon Kinberg).

Presente continuo

Para una historia de la literatura, el único criterio de valor debe ser el presente, quiero decir, lo que justifica históricamente a un escritor no es su permanencia en el aire de los tiempos sino que su realidad es una especie de presente continuo que lo hace contemporáneo en algunas épocas y lo oscurece en otras. Porque para nadie, en ningún tuempo, hay valores absolutos.

(Ricardo Piglia, Los diarios de Emilio Renzi. Años de formación, Anagrana, 2015).

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…