Ir al contenido principal

Taal


Don Francisco de Mas y Otzet estuvo en Filipinas en el último tercio del siglo XIX, donde fue secretario de la Sociedad de Amigos del País de Manila, y aprovechó su estancia en el archipiélago para escribir un largo poema sobre uno de los parajes naturales más espectaculares de la isla de Luzón: el volcán de Taal.
Según cuenta Mas y Otzet en la "Advertencia" inicial a El volcán de Taal (Madrid, 1885), su pretenesión no fue la de escribir un poema descriptivo. "Si ha adoptado esta forma -dice el autor en tercera persona-, ha sido solo para llamar la atención sobre este foco volcánico de Filipinas... por lo que encarece la lectura de las notas, más importantes, en su concepto, que el poema, y eso que no son más que ligerísimas indicaciones".
Hechas públicas sus intenciones, de la lectura de El volcán de Taal se deduce, en efecto, que Mas y Otzet no es un gran poeta -con antelación había escrito un poemario en catalán, Flors boscanas (1866)-; si bien entre sus 1080 versos octosílabos algunos hay que adquieren cierto vuelo poético. He aquí un breve fragmento:

Así al llegar a la altura

Viendo a sus pies, de repente,

El doble abismo imponente

En tan terrible angostura;

Y la vorágine oscura

Del cráter en erupción;

Cediendo a igual impulsión

Unos a otros se acercaron,

Y como estatuas quedaron

En muda contemplación.


Las notas ocupan 17 páginas de letra menuda y se refieren a cuestiones históricas, geográficas y geológicas. Sin embargo, ni siquiera ese esfuerzo explicativo, en el que el autor había puesto sus esperanzas, se vio recompensado. W. E. Retana, en su Epítome de la bibliografía general de Filipinas (1898) afirma al respecto: "Al final unas notas eruditas plagadas de errores". Por su parte, Trinidad H. Pardo de Tavera (Biblioteca Filipina, 1903) las califica de "muy escaso interés", y en cuanto al encarecimiento de su lectura hecho por el autor simplemente dice: "¡Sin comentarios!".

Comentarios

Entradas populares

Antillón

  Con el placer de costumbre leo en Lecturas y pasiones (Xordica, 2021), la más reciente recopilación de artículos de José Luis Melero, una referencia al geógrafo e historiador Isidoro de Antillón y Marzo, nacido y muerto en la localidad turolense de Santa Eulalia del Campo (1778-1814). Antillón fue un ilustrado en toda regla, liberal en lo político, que difundió sus ideas, entre ellas el antiesclavismo, a través de diversas publicaciones. Sus obras más relevantes son las de carácter geográfico, entre las que destaca Elementos de la geografía astronómica, natural y política de España y Portugal (1808). En esta obra se muestra crítico con otros geógrafos españoles (caso de Tomás López) y con los extranjeros que escribían sobre España (a excepción del naturalista Guillermo Bowles). Gracias a Jovellanos Antillón llegó a ser elegido diputado por Aragón en las Cortes de Cádiz. A su amigo y protector le dedicó Noticias históricas de D. Gaspar Melchor de Jovellanos , impreso en Palma de Mall

Como un río de corriente oscura y crecida

  Era un panorama extraño. En Barcelona, la habitual multitud nocturna paseaba Rambla abajo entre controles de policía regularmente repartidos, y la habitual bomba que explotaba en algún edificio inacabado (a causa de la huelga de los obreros de la construcción) parecía arrojar desde las calles laterales perqueñas riadas de gente nerviosa a la Rambla. Los carteristas, apaches, sospechosos vendedores ambulantes y relucientes mujeres que normalmente pueden verse en las callejuelas se infiltraban entre las buenas familias burguesas, las brigadas de obreros de rostro endurecido, las tropillas de estudiantes y jóvenes que deambulaban por la ciudad. La multitud se desparramaba lentamente por la Rambla, como un río de corriente oscura y crecida. Apareció un ejército de detectives, de bolsillos abultados, apostados en cada café, vagueando por la Rambla y enganchando, de un modo vengativamente suspicaz, a algunos transeúntes elegidos por alguna singular razón, hasta el punto de que incluso esta

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro , milagro . Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía . Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Cat