Ir al contenido principal

Gary Snyder


Decía Auden que si hubiese una escuela para poetas la geología debería ser asignatura obligatoria. No cabe duda de que, en este supuesto, el poeta estadounidense Gary Snyder habría sido un alumno aventajado.
Nacido en 1930 Snyder vivió y creció en medio de los salvajes paisajes del Oeste y de la Costa del Pacífico. Tras graduarse en la Universidad de California en Berkeley entró en contacto con los beatniks, el budismo zen y los movimientos conservacionistas. Como Emerson, Thoreau y Whitman amaba los vastos espacios y pensaba que formaban parte del alma de Estados Unidos.
"Sostengo los más arcaicos valores en la tierra", ha dicho en más de una ocasión.
Probablemente no haya ningún otro poeta norteamericano contemporáneo en el que la geología ocupe un lugar tan destacado en su imaginario poético. La relaciones entre el hombre y las formaciones rocosas que constituyen la base de su entorno natural, se hallan presente en muchos de sus poemas, desde Riprap (1959) hasta Mountains and Rivers Without End (1996). Igualmente abundan en sus libros las reflexiones sobre el origen y las transformaciones del paisaje.
En "Geological Meditation", por ejemplo, perteneciente al poemario Left out of the Rain (1980) leemos:

Las rocas sufren,

lentamente,
se retuercen, los estratos
hechos derrubios...

En Snyder, la falacia patética de la roca sufriente, como parte del ciclo geológico exógeno, y las transformaciones geomorfológicas que abarcan millones de años funcionan como metáfora de nuestras vidas.

Comentarios

Entradas populares

Finales felices

Brad Pitt: "¿Crees que esta historia tendrá un final feliz?"
Angelina Jolie: "Los finales felices son historias sin acabar."

(Sr. y Sra. Smith, 2005, de Doug Liman. Guion de Simon Kinberg).

Presente continuo

Para una historia de la literatura, el único criterio de valor debe ser el presente, quiero decir, lo que justifica históricamente a un escritor no es su permanencia en el aire de los tiempos sino que su realidad es una especie de presente continuo que lo hace contemporáneo en algunas épocas y lo oscurece en otras. Porque para nadie, en ningún tuempo, hay valores absolutos.

(Ricardo Piglia, Los diarios de Emilio Renzi. Años de formación, Anagrana, 2015).

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…