Ir al contenido principal

Gary Snyder


Decía Auden que si hubiese una escuela para poetas la geología debería ser asignatura obligatoria. No cabe duda de que, en este supuesto, el poeta estadounidense Gary Snyder habría sido un alumno aventajado.
Nacido en 1930 Snyder vivió y creció en medio de los salvajes paisajes del Oeste y de la Costa del Pacífico. Tras graduarse en la Universidad de California en Berkeley entró en contacto con los beatniks, el budismo zen y los movimientos conservacionistas. Como Emerson, Thoreau y Whitman amaba los vastos espacios y pensaba que formaban parte del alma de Estados Unidos.
"Sostengo los más arcaicos valores en la tierra", ha dicho en más de una ocasión.
Probablemente no haya ningún otro poeta norteamericano contemporáneo en el que la geología ocupe un lugar tan destacado en su imaginario poético. La relaciones entre el hombre y las formaciones rocosas que constituyen la base de su entorno natural, se hallan presente en muchos de sus poemas, desde Riprap (1959) hasta Mountains and Rivers Without End (1996). Igualmente abundan en sus libros las reflexiones sobre el origen y las transformaciones del paisaje.
En "Geological Meditation", por ejemplo, perteneciente al poemario Left out of the Rain (1980) leemos:

Las rocas sufren,

lentamente,
se retuercen, los estratos
hechos derrubios...

En Snyder, la falacia patética de la roca sufriente, como parte del ciclo geológico exógeno, y las transformaciones geomorfológicas que abarcan millones de años funcionan como metáfora de nuestras vidas.

Comentarios

Entradas populares

Número diabólico (y no es el 666)

He aquí el número diabólico: 142.857. Consiste en lo siguiente: multiplicado por 2 y por 3 las mismas cifras se producen en los dos productos. Veamos:

                                                            x 2 = 285.714
                                                            x 3 = 428.571

Multiplicado por 4, 5, 6 se obtendrán siempre las mismas cifras y siempre en el mismo orden. Sólo cambia la cifra de partida. Existe una excepción multiplicado por 7. Veamos:

                                        x 7 = 999.999 (seis veces la cifra nueve).

Este número diabólico multiplicado por 8, nos da siete cifras en lugar de seis. Total: 1.142.856, es decir que, sumando la primera y la última cifra de este producto, obtendremos aún las seis cifras del número diabólico. Continuando las multiplicaciones por 9, 10, 11, 12 y 13 y sumando la primera y la última cifra del producto, viene de nuevo a nuestros ojos el número diabólico. Llegado a 14 (dos veces siete) se obtiene: 1.999.998, es de…

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…