Ir al contenido principal

Cosas de Larra


Se puede ver estos días en el renovado Museo Nacional del Romanticismo de Madrid una exposición titulada "Larra, XIX Cajas". En una salita penumbrosa se exhiben diecinueve cajas. Cada caja contiene un objeto personal o documento del escritor. En cada caja hay una sorpresa: una carta, un recibo, un escrito autógrafo, una tarjeta de visita... En algunas hay ropa: una levita azul marino, unos tirantes blancos, un chaleco blanco, una camisa blanca de nipis con manchitas de sangre....
En otra caja hay una cajita de ónice y metal dorado con un mechón de cabello y una inscripción manuscrita en un papelito: "Pelo de mi Mariano".

Comentarios

  1. Un pelo de Mariano será suficiente en el futuro para crear un replicante, y estoy segura de que sus más celebrados artículos serán otra vez escritos sin que nadie note la diferencia. Lo de las cajitas me parece bastante triste y roñoso.

    ResponderEliminar
  2. A o mejor el Larra replicante en cuanto vea lo que le espera se vuelve a pegar un tiro.

    ResponderEliminar
  3. Una pena no estar en Madrid para ver la exposición.
    Lo de vuelva usted mañana es una frase para la historia.

    ResponderEliminar
  4. Creo que todavía hay tiempo para verla. Así que ánimo, Rémora.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.