Ir al contenido principal

Cosas de Larra


Se puede ver estos días en el renovado Museo Nacional del Romanticismo de Madrid una exposición titulada "Larra, XIX Cajas". En una salita penumbrosa se exhiben diecinueve cajas. Cada caja contiene un objeto personal o documento del escritor. En cada caja hay una sorpresa: una carta, un recibo, un escrito autógrafo, una tarjeta de visita... En algunas hay ropa: una levita azul marino, unos tirantes blancos, un chaleco blanco, una camisa blanca de nipis con manchitas de sangre....
En otra caja hay una cajita de ónice y metal dorado con un mechón de cabello y una inscripción manuscrita en un papelito: "Pelo de mi Mariano".

Comentarios

  1. Un pelo de Mariano será suficiente en el futuro para crear un replicante, y estoy segura de que sus más celebrados artículos serán otra vez escritos sin que nadie note la diferencia. Lo de las cajitas me parece bastante triste y roñoso.

    ResponderEliminar
  2. A o mejor el Larra replicante en cuanto vea lo que le espera se vuelve a pegar un tiro.

    ResponderEliminar
  3. Una pena no estar en Madrid para ver la exposición.
    Lo de vuelva usted mañana es una frase para la historia.

    ResponderEliminar
  4. Creo que todavía hay tiempo para verla. Así que ánimo, Rémora.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).