Ir al contenido principal

Sherwood Anderson

Sherwood Anderson (1876-1941)

"Hay una historia, no puedo contarla, no tengo palabras". Así empieza "El tonto" uno de los relatos cortos de Sherwood Anderson. Pero en realidad sí tenía palabras y contó muchas historias y muy buenas.
Pocos autores hay en la literatura norteamericana tan influyentes como Sherwood Anderson. Sin él no es explicable gran parte de la prosa narrativa norteamericana del siglo XX y, en particular, la evolución de la moderna short story. Ahora se publican sus Cuentos reunidos (Debolsillo, 2010), traducidos y seleccionados por Vicenç Tuset, todo un acontecimiento si tenemos en cuenta que, a parte de Winesburg, Ohio, su obra más conocida y reeditada, su corpus de relatos breves era prácticamente desconocido para el lector español actual.
Nacido en Camden, Ohio, Anderson abandonó a los catorce años los estudios y se trasladó a Chicago, donde trabajó en diversos empleos. Tenía casi cuarenta años cuando decidió dedicarse a la escritura. En París conoció a Gertrude Stein, con quien mantuvo amistad hasta el fin de sus días. En los años veinte Anderson gozó de grandes ventas y prestigio. Con el tiempo, sin embargo, ambos fueron mermando. En los últimos años se trasladó a vivir a un pueblo de Virginia, donde siguió escribiendo hasta el final.
Sus relatos, escritos casi siempre en primera persona, reflejan crudamente la vida de gentes corrientes del medio Oeste, con un estilo aparentemente sencillo, casi oral, pero técnicamente muy trabajado. Puede decirse que escritores como Ernest Hemingway, Thomas Wolfe o John Steinbeck, entre otros muchos, son en parte deudores de este estilo cercano y antirretórico. En 1926 un joven Hemingway publicó un librito titulado Torrentes de primavera, que pretendía ser una parodia del estilo de Anderson. Entre las virtudes de Hemingway no estaba desde luego el agradecimiento. Fue un golpe bajo que Anderson encajó dolido pero en silencio.
Pero lo mejor es que lean sus magistrales relatos. No me lo agradezcan, agradézcanselo a Anderson. De nada.

Comentarios

  1. Sólo he leído los relatos de "Winesburg, Ohio" y me encantaron. Yo creo que es el germen de toda la narrativa breve americana, desde Hemingway hasta Richard Ford pasando por Carver y Cheever. No es mala nómina.
    Aquí se pueden escuchar los relatos de "Winesburg, Ohio":
    http://www.gutenberg.org/ebooks/22949
    Antes del verano los escuchaba en el mp3 en mis trayectos por la ciudad.
    Ese paraíso llamado Project Gutenberg...

    ResponderEliminar
  2. Pues si te gustó "Winesburg, Ohio", amigo Conde-Duque, seguro que te gustarán sus relatos e "Cuentos reunidos".
    Tomo nota de la dirección del Proyecto Gutenberg.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro, milagro. Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía. Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Catal…

Un poema de Muntañola

La noche es un árbol turbio que se enrreda en el árbol, es antracita antigua quemando la luz, es la piel más arcana del aire. El árbol lo sabe. Él bebe la noche.

(Esther Muntañola, Árbol. Ediciones Tigre de Papel, 2018).

De Anaïs Nin a Nicolás Guillén, con un interludio musical.

En los diarios tempranos de Anaïs Nin, escritos en los años veinte, el apellido Madriguera aparece en varias ocasiones. Paquita y Enric Madriguera eran dos hermanos catalanes, músicos precoces y amigos del compositor hispanocubano Joaquín Nin Castellanos, padre de Anaïs y de Joaquín Nin-Culmell, compositor como su padre. Ambos se alojaron en varias ocasiones en casa de Anaïs. Paquita fue una reconocida pianista, que más tarde se casaría con el guitarrista Andrés Segovia. Enric era violinista y tras empezar una prometedora carrera como intérprete clásico, al llegar Estados Unidos se pasó a la música moderna con gran éxito. Al frente de su banda se hizo famoso como compositor de canciones y bailables de ritmos latinoamericanos, compitiendo en este ámbito con su compatriota Xavier Cugat. El figuerense había empezado su carrera profesional en La Habana, donde se había criado y formado también como violinista.
Una de las canciones más recordadas de Enric Madriguera es "Adiós", co…