Ir al contenido principal

Sherwood Anderson

Sherwood Anderson (1876-1941)

"Hay una historia, no puedo contarla, no tengo palabras". Así empieza "El tonto" uno de los relatos cortos de Sherwood Anderson. Pero en realidad sí tenía palabras y contó muchas historias y muy buenas.
Pocos autores hay en la literatura norteamericana tan influyentes como Sherwood Anderson. Sin él no es explicable gran parte de la prosa narrativa norteamericana del siglo XX y, en particular, la evolución de la moderna short story. Ahora se publican sus Cuentos reunidos (Debolsillo, 2010), traducidos y seleccionados por Vicenç Tuset, todo un acontecimiento si tenemos en cuenta que, a parte de Winesburg, Ohio, su obra más conocida y reeditada, su corpus de relatos breves era prácticamente desconocido para el lector español actual.
Nacido en Camden, Ohio, Anderson abandonó a los catorce años los estudios y se trasladó a Chicago, donde trabajó en diversos empleos. Tenía casi cuarenta años cuando decidió dedicarse a la escritura. En París conoció a Gertrude Stein, con quien mantuvo amistad hasta el fin de sus días. En los años veinte Anderson gozó de grandes ventas y prestigio. Con el tiempo, sin embargo, ambos fueron mermando. En los últimos años se trasladó a vivir a un pueblo de Virginia, donde siguió escribiendo hasta el final.
Sus relatos, escritos casi siempre en primera persona, reflejan crudamente la vida de gentes corrientes del medio Oeste, con un estilo aparentemente sencillo, casi oral, pero técnicamente muy trabajado. Puede decirse que escritores como Ernest Hemingway, Thomas Wolfe o John Steinbeck, entre otros muchos, son en parte deudores de este estilo cercano y antirretórico. En 1926 un joven Hemingway publicó un librito titulado Torrentes de primavera, que pretendía ser una parodia del estilo de Anderson. Entre las virtudes de Hemingway no estaba desde luego el agradecimiento. Fue un golpe bajo que Anderson encajó dolido pero en silencio.
Pero lo mejor es que lean sus magistrales relatos. No me lo agradezcan, agradézcanselo a Anderson. De nada.

Comentarios

  1. Sólo he leído los relatos de "Winesburg, Ohio" y me encantaron. Yo creo que es el germen de toda la narrativa breve americana, desde Hemingway hasta Richard Ford pasando por Carver y Cheever. No es mala nómina.
    Aquí se pueden escuchar los relatos de "Winesburg, Ohio":
    http://www.gutenberg.org/ebooks/22949
    Antes del verano los escuchaba en el mp3 en mis trayectos por la ciudad.
    Ese paraíso llamado Project Gutenberg...

    ResponderEliminar
  2. Pues si te gustó "Winesburg, Ohio", amigo Conde-Duque, seguro que te gustarán sus relatos e "Cuentos reunidos".
    Tomo nota de la dirección del Proyecto Gutenberg.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Mayo del 68: Una visión

"Estoy convencido de que de no haber sido bueno el tiempo reinante durante el mes de mayo, la revolución no se hubiera podido hacer. Quizás se hubiera reducido a unas cuantas escaramuzas. La lluvia y el frío suelen atenuar los ánimos revolucionarios más que ninguna otra cosa. Sé que esto podrá resultar cínico, pero yo creo que es verdad. La policía de París también compartía mi opinión.  Tengo entendido que los oficiales de la Prefectura se reunían todos los días para estar al corriente de los boletines meteorológicos." Quien así habla es el periodista Jack Hartley, narrador y uno de los protagonistas de la novela El alegre mes de mayo (1971), del escritor estadounidense James Jones.
No es el famoso autor de novelas como De aquí a la eternidad o Como un torrente un nombre que se suela asociar a los hechos de mayo de 1968. No obstante, fue uno de los pocos escritores norteamericanos que, a poco de suceder los hechos, decidió novelarlos. (Otro autor fue su compatriota Frank Y…

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.