Ir al contenido principal

Kenji Miyazawa

Kenji Miyazawa (1896-1933)

Kenji Miyazawa es uno de los más escritores más populares de Japón, sobre todo por sus poemas y cuentos orientados al público infantil. Menos conocida es su faceta de geólogo.
En 1915 ingresó en el Colegio Imperial de Agricultura y Montes en la ciudad de Morioka. Allí estudió mineralogía y geología con el profesor Toyotaro Seki, importante figura en el desarrollo de la geología japonesa, descubridor de la alofana (mineral arcilloso que se encuentra en suelos volcánicos). De acuerdo con Hirokazu Kato*, fue el joven Kenji quien en 1917, con la ayuda de sus compañeros de clase, compiló un mapa geológico de los alrededores de Morioka a escala 1:50.000, que fue el primer mapa a gran escala hecho en Japón antes de que el Servicio Geológico de aquel país comenzara a publicar mapas a escala 1:75.000.
Con posterioridad recibió lecciones del Dr. Ichiro Hayasaka, quien le introdujo en el mundo de la paleontología. Siendo profesor en la Escuela Superior de Agricultura de Hanamaki, Kenji descubrió a orillas del río Kitakami un yacimiento de fósiles del Plioceno, que le sirvió de fuente de inspiración para algunos de sus poesías y relatos (p. ej. en "Tren nocturno de la Vía Láctea", uno de sus más conocidos).
En sus escritos menciona muchos minerales, cuyo color suele utilizar para evocar fenómenos atmosféricos tales como el color del cielo o de las nubes (p. ej. "una aterradora nube calcedónica" o "el sol derrama esquirlas de topacio").
Budista de la secta Nichiren, vegetariano y esperantista, Kenji Miyazawa fue un escritor de honda espiritualidad que murió tuberculoso a los 37 años.

*Kenji Miyazawa: A Fusion of Literature and Geology. JAHIGEO Newsletter, nº 12, 2010.

Comentarios

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Mayo del 68: Una visión

"Estoy convencido de que de no haber sido bueno el tiempo reinante durante el mes de mayo, la revolución no se hubiera podido hacer. Quizás se hubiera reducido a unas cuantas escaramuzas. La lluvia y el frío suelen atenuar los ánimos revolucionarios más que ninguna otra cosa. Sé que esto podrá resultar cínico, pero yo creo que es verdad. La policía de París también compartía mi opinión.  Tengo entendido que los oficiales de la Prefectura se reunían todos los días para estar al corriente de los boletines meteorológicos." Quien así habla es el periodista Jack Hartley, narrador y uno de los protagonistas de la novela El alegre mes de mayo (1971), del escritor estadounidense James Jones.
No es el famoso autor de novelas como De aquí a la eternidad o Como un torrente un nombre que se suela asociar a los hechos de mayo de 1968. No obstante, fue uno de los pocos escritores norteamericanos que, a poco de suceder los hechos, decidió novelarlos. (Otro autor fue su compatriota Frank Y…

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.