Ir al contenido principal

Kenji Miyazawa

Kenji Miyazawa (1896-1933)

Kenji Miyazawa es uno de los más escritores más populares de Japón, sobre todo por sus poemas y cuentos orientados al público infantil. Menos conocida es su faceta de geólogo.
En 1915 ingresó en el Colegio Imperial de Agricultura y Montes en la ciudad de Morioka. Allí estudió mineralogía y geología con el profesor Toyotaro Seki, importante figura en el desarrollo de la geología japonesa, descubridor de la alofana (mineral arcilloso que se encuentra en suelos volcánicos). De acuerdo con Hirokazu Kato*, fue el joven Kenji quien en 1917, con la ayuda de sus compañeros de clase, compiló un mapa geológico de los alrededores de Morioka a escala 1:50.000, que fue el primer mapa a gran escala hecho en Japón antes de que el Servicio Geológico de aquel país comenzara a publicar mapas a escala 1:75.000.
Con posterioridad recibió lecciones del Dr. Ichiro Hayasaka, quien le introdujo en el mundo de la paleontología. Siendo profesor en la Escuela Superior de Agricultura de Hanamaki, Kenji descubrió a orillas del río Kitakami un yacimiento de fósiles del Plioceno, que le sirvió de fuente de inspiración para algunos de sus poesías y relatos (p. ej. en "Tren nocturno de la Vía Láctea", uno de sus más conocidos).
En sus escritos menciona muchos minerales, cuyo color suele utilizar para evocar fenómenos atmosféricos tales como el color del cielo o de las nubes (p. ej. "una aterradora nube calcedónica" o "el sol derrama esquirlas de topacio").
Budista de la secta Nichiren, vegetariano y esperantista, Kenji Miyazawa fue un escritor de honda espiritualidad que murió tuberculoso a los 37 años.

*Kenji Miyazawa: A Fusion of Literature and Geology. JAHIGEO Newsletter, nº 12, 2010.

Comentarios

Entradas populares

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

Número diabólico (y no es el 666)

He aquí el número diabólico: 142.857. Consiste en lo siguiente: multiplicado por 2 y por 3 las mismas cifras se producen en los dos productos. Veamos:

                                                            x 2 = 285.714
                                                            x 3 = 428.571

Multiplicado por 4, 5, 6 se obtendrán siempre las mismas cifras y siempre en el mismo orden. Sólo cambia la cifra de partida. Existe una excepción multiplicado por 7. Veamos:

                                        x 7 = 999.999 (seis veces la cifra nueve).

Este número diabólico multiplicado por 8, nos da siete cifras en lugar de seis. Total: 1.142.856, es decir que, sumando la primera y la última cifra de este producto, obtendremos aún las seis cifras del número diabólico. Continuando las multiplicaciones por 9, 10, 11, 12 y 13 y sumando la primera y la última cifra del producto, viene de nuevo a nuestros ojos el número diabólico. Llegado a 14 (dos veces siete) se obtiene: 1.999.998, es de…