Ir al contenido principal

Delvalle Lowry

Lámina de Conversations on Mineralogy (1822), de Delvalle Lowry

El siglo XVIII vio la vulgarización de la ciencia. Se escribieron libros y folletos con un claro propósito de acercar y popularizar los avances científicos que se estaban produciendo en las diversas ramas del saber. En los salones se hablaba de ciencia, y hombres y mujeres debatían sobre los últimos descubrimientos. Las mujeres no eran ajenas a este afán de conocimientos. A ellas en especial se dirigieron algunos célebres manuales, como Il newtonianismo per le dame (1737) de Francesco Algarotti o Chimica per le donne (1796) de Giuseppe Compagnoni.
A principios del siglo XIX mujeres instruidas tomaron el relevo. Conversations on Mineralogy (1822) lo escribió Miss Delvalle Lowry con apenas veintiún años. Se editó en Londres y Filadelfia el mismo año y tuvo un gran éxito de ventas a ambos lados del Atlántico.
A lo largo de dieciseis capítulos, correspondientes a otras tantas conversaciones, la señorita Lowry dialoga con una tal Frances sobre todo tipo de temas temas mineralógicos, sin obviar ningún aspecto por abstruso o árido que resulte.
En cuanto a contenidos sigue en general los tratados de mineralogía de Phillips, Bakewell y Mawe, si bien la clasificación de de los minerales que presenta difiere de las de los citados. El libro viene amenizado con ilustraciones de la propia autora, oficio que aprendió de su padre, el grabador Wilson Lowry. La mineralogía la aprendió de su madre Mrs. Rebecca Lowry, que daba clases particulares de esta especialidad en su casa de Titchfield Street.

Comentarios

Entradas populares

Criterion

  Sin lugar a dudas, The Criterion , fundado y editado por T. S. Eliot en 1922, es una de las mejores revistas literarias británicas del siglo XX. La nómina de colaboradores que tuvo este magazine trimestral, hasta su último número publicado en 1939, conforma un catálogo bastante representativo de lo más granado de la intelectualidad, no solo británica, del período de entreguerras. En sus páginas escribieron luminarias como Pound, Yeats, Proust o Valéry, por citar solo cuatro.   El primer número de The Criterion , salido en octubre de aquel annus mirabilis , es realmente impactante y marca el sello característico de su editor, expresado a través de sus "Commentary"; a saber, la compatibilidad entre una ideología ideología católica y conservadora y una defensa a ultranza de la vanguardia modernista. En este ya mítico número 1, se incluye, por ejemplo, la primera aparición en letra impresa de The Waste Land de Eliot, y la crítica encomiástica de Valéry Larbaud del Ulises, de

Escritura y moral

  La primera obligación de un escritor es tratar todos los temas con la más elevada, la más digna y la más valiente de las disposiciones (...) El espíritu con el que se aborda un tema, un ingrediente relevante en cualquier tipo de literatura, es de absoluta importancia si hablamos de obras de ficción, reflexión o poesía, pues ahí no solo da color, sino que de por sí elige los hechos; no solo modifica, sino que conforma a la obra (...) No rechazamos una obra maestra aunque estemos preparados para detectar sus defectos; sobre todo, no nos preocupa encontrar sus defectos, sino sus méritos: Por supuesto no hay libro perfecto, ni siquiera en su concepción, pero no hay duda de que hay muchos que hacen disfrutar al lector, que le hacen mejorar en su vida o que le levantan el espíritu (...) En literatura, como en todo lo que hacemos, nunca podemos esperar la perfección. Lo único que cabe es hacer todo lo posible  porque así sea, y para ello solo hay una regla: lo que pueda hacerse despacio no

Un poema de David González

  David González (1964-2023)   PESADILLAS   últimamente mis sueños suelen ser auténticas pesadillas   mejor así:   no me asusto tanto al despertar.  (David González, Sembrando hogueras . Bartleby, 2001)