Ir al contenido principal

Gusanos y aristocracias

Ilustración de La formación del manto vegetal
por la acción de las lombrices
, de Charles Darwin


El último libro que publicó Charles Darwin fue La formación del manto vegetal por la acción de las lombrices, con observaciones sobre sus hábitos (1881). Tradicionalmente considerada como una obra menor dentro de la magna bibliografía del autor de El origen de las especies, no por ello carece de interés. Al contrario, se trata de una obra de alto contenido científico, pese al aparente carácter marginal de su tema. Ahora aparece por primera vez en España, de la mano de la editorial ovetense KRK y en traducción de Jesús Coll Mármol. Como apunta Evaristo Álvarez Muñoz en el prólogo, "es la obra de un naturalista completo que se desenvuelve con igual facilidad en asuntos zoológicos que geológicos... La mera cuantificación del volumen de tierra removida por los gusanos permite a Darwin probar cómo procesos sencillos, que habían pasado desapercibidos o habían sido juzgados baladíes, son responsables de la renovación del manto vegetal terrestre."
Casualmente, días después de su lectura, di con una curiosa alusión a esta obra. En el libro de impresiones de viaje Los ingleses vistos por un latino (1908), de Federico Rahola, hay un capítulo -"Darwin y los gusanos de tierra"- dedicado a glosar este estudio del gran naturalista inglés. Para el autor catalán, Darwin rehabilita y dignifica al gusano de tierra, " obrero ciego y sordo que fertiliza el suelo y nos conserva los antiguos pavimentos y mosaicos". No desaprovecha Rahola la ocasión para extrapolar sus propias ideas sociales: "El concepto de Darwin, caído en manos del pueblo, ha de ser ariete formidable contra las aristocracias, recuerdo del tiempo en que imperaba la fuerza o el servilismo; la especie mejora y progresa cada vez más; por lo tanto son ahora los nietos quienes ennoblecen a los abuelos, no los ascendientes a los nietos... Y el pueblo mismo ha de verse retratado en esos millones de gusanos de tierra, escarnecidos y pisoteados por aquellos a quienes, con su trabajo, dan la vegetación que purifica el ambiente y les nutre."

Comentarios

Entradas populares

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).