Ir al contenido principal

Gusanos y aristocracias

Ilustración de La formación del manto vegetal
por la acción de las lombrices
, de Charles Darwin


El último libro que publicó Charles Darwin fue La formación del manto vegetal por la acción de las lombrices, con observaciones sobre sus hábitos (1881). Tradicionalmente considerada como una obra menor dentro de la magna bibliografía del autor de El origen de las especies, no por ello carece de interés. Al contrario, se trata de una obra de alto contenido científico, pese al aparente carácter marginal de su tema. Ahora aparece por primera vez en España, de la mano de la editorial ovetense KRK y en traducción de Jesús Coll Mármol. Como apunta Evaristo Álvarez Muñoz en el prólogo, "es la obra de un naturalista completo que se desenvuelve con igual facilidad en asuntos zoológicos que geológicos... La mera cuantificación del volumen de tierra removida por los gusanos permite a Darwin probar cómo procesos sencillos, que habían pasado desapercibidos o habían sido juzgados baladíes, son responsables de la renovación del manto vegetal terrestre."
Casualmente, días después de su lectura, di con una curiosa alusión a esta obra. En el libro de impresiones de viaje Los ingleses vistos por un latino (1908), de Federico Rahola, hay un capítulo -"Darwin y los gusanos de tierra"- dedicado a glosar este estudio del gran naturalista inglés. Para el autor catalán, Darwin rehabilita y dignifica al gusano de tierra, " obrero ciego y sordo que fertiliza el suelo y nos conserva los antiguos pavimentos y mosaicos". No desaprovecha Rahola la ocasión para extrapolar sus propias ideas sociales: "El concepto de Darwin, caído en manos del pueblo, ha de ser ariete formidable contra las aristocracias, recuerdo del tiempo en que imperaba la fuerza o el servilismo; la especie mejora y progresa cada vez más; por lo tanto son ahora los nietos quienes ennoblecen a los abuelos, no los ascendientes a los nietos... Y el pueblo mismo ha de verse retratado en esos millones de gusanos de tierra, escarnecidos y pisoteados por aquellos a quienes, con su trabajo, dan la vegetación que purifica el ambiente y les nutre."

Comentarios

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro , milagro . Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía . Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Cat

El Anacronópete

En el último episodio de la serie televisiva El ministerio del tiempo, titulado "Deshaciendo el tiempo", tiene un papel relevante un extraño aparato volador llamado "Anacronópete". No es una invención de los guionistas de la serie, sino más bien un homenaje a la figura del escritor madrileño Enrique Gaspar y Rimbau (1842-1902). En su tiempo Enrique Gaspar fue celebrado sobre todo como dramaturgo, autor de varias comedias de costumbres de estilo realista. Por otro lado, su experiencia de diplomático (fue cónsul en varias ciudades de Europa y Asia) le suministró materia para sus libros de viaje. Pero hoy en día es especialmente recordado por El Anacronópete (Barcelona, 1887), novela de fantasía y aventuras en la línea de las producidas por Julio Verne, considerada una de las primeras aportaciones españolas a la ciencia ficción moderna y un claro precedente de La máquina del tiempo de H. G. Wells. La novela de Gaspar -que en principio iba a ser un libreto de za

Camarero, ¿el ticket verde, por favor?

Sortear cosas es una de las formas de publicidad más antiguas. Pasan los años, cambia la sociedad, pero siguen las rifas. A mediados de los años cincuenta la Casa Caballero, dedicada a la fabricación de bebidas alcohólicas, entre ellas el popular DECANO ("Caballero... ¡qué coñac!"), ofreció siete grandes sorteos trimestrales en los que se se premiaron a los ganadores con 21 coches Renault, 21 Vespas y 105 carteras con dinero. Para dar publicidad a los sorteos se pusieron anuncios en periódicos y revistas y se enviaron tarjetas postales a domicilio. Y este era el reverso de una de estas postales en la que se indicaban las condiciones para participar en el sorteo. Nada de particular, solo que... ¿Qué clase de brebaje sería el "Licor ÑAÑAMBRUK" ¿Alguien lo recuerda? Más aún, ¿alguien lo llegó a probar?