Ir al contenido principal

Gusanos y aristocracias

Ilustración de La formación del manto vegetal
por la acción de las lombrices
, de Charles Darwin


El último libro que publicó Charles Darwin fue La formación del manto vegetal por la acción de las lombrices, con observaciones sobre sus hábitos (1881). Tradicionalmente considerada como una obra menor dentro de la magna bibliografía del autor de El origen de las especies, no por ello carece de interés. Al contrario, se trata de una obra de alto contenido científico, pese al aparente carácter marginal de su tema. Ahora aparece por primera vez en España, de la mano de la editorial ovetense KRK y en traducción de Jesús Coll Mármol. Como apunta Evaristo Álvarez Muñoz en el prólogo, "es la obra de un naturalista completo que se desenvuelve con igual facilidad en asuntos zoológicos que geológicos... La mera cuantificación del volumen de tierra removida por los gusanos permite a Darwin probar cómo procesos sencillos, que habían pasado desapercibidos o habían sido juzgados baladíes, son responsables de la renovación del manto vegetal terrestre."
Casualmente, días después de su lectura, di con una curiosa alusión a esta obra. En el libro de impresiones de viaje Los ingleses vistos por un latino (1908), de Federico Rahola, hay un capítulo -"Darwin y los gusanos de tierra"- dedicado a glosar este estudio del gran naturalista inglés. Para el autor catalán, Darwin rehabilita y dignifica al gusano de tierra, " obrero ciego y sordo que fertiliza el suelo y nos conserva los antiguos pavimentos y mosaicos". No desaprovecha Rahola la ocasión para extrapolar sus propias ideas sociales: "El concepto de Darwin, caído en manos del pueblo, ha de ser ariete formidable contra las aristocracias, recuerdo del tiempo en que imperaba la fuerza o el servilismo; la especie mejora y progresa cada vez más; por lo tanto son ahora los nietos quienes ennoblecen a los abuelos, no los ascendientes a los nietos... Y el pueblo mismo ha de verse retratado en esos millones de gusanos de tierra, escarnecidos y pisoteados por aquellos a quienes, con su trabajo, dan la vegetación que purifica el ambiente y les nutre."

Comentarios

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Mayo del 68: Una visión

"Estoy convencido de que de no haber sido bueno el tiempo reinante durante el mes de mayo, la revolución no se hubiera podido hacer. Quizás se hubiera reducido a unas cuantas escaramuzas. La lluvia y el frío suelen atenuar los ánimos revolucionarios más que ninguna otra cosa. Sé que esto podrá resultar cínico, pero yo creo que es verdad. La policía de París también compartía mi opinión.  Tengo entendido que los oficiales de la Prefectura se reunían todos los días para estar al corriente de los boletines meteorológicos." Quien así habla es el periodista Jack Hartley, narrador y uno de los protagonistas de la novela El alegre mes de mayo (1971), del escritor estadounidense James Jones.
No es el famoso autor de novelas como De aquí a la eternidad o Como un torrente un nombre que se suela asociar a los hechos de mayo de 1968. No obstante, fue uno de los pocos escritores norteamericanos que, a poco de suceder los hechos, decidió novelarlos. (Otro autor fue su compatriota Frank Y…

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.