Ir al contenido principal

El regreso de Peyton Place

Grace Metalious (1924-1964)

Sin duda la publicación de algunas de las obras de Richard Yates, empezando porVía revolucionaria (1960) y terminando por Once maneras de sentirse solo (1962), ha avivado en nuestro país el interés por los años 50, una década que en Estados Unidos cuenta con un buen número de obras literarias memorables. Siguiendo esta línea de cierto revival, en los últimos meses se han publicado algunas novelas muy representativas de este periodo, tales como El hombre del traje gris (1955) de Sloan Wilson y Lo mejor de la vida (1958) de Rona Jaffe. Era solo cuestión de tiempo que se reeditase Peyton Place, como así ha sido.
La publicación en 1956 de la novela de Grace Metalious se convirtió en el asunto literario más sonado del momento, el libro pasó a ser el más vendido durante los meses siguientes y catapultó a la fama a su joven autora, hasta entonces una desconocida. Con posterioridad sería traducida a varios idiomas y vertida al cine y a la televisión, aunque debidamente edulcorada. En España, debido a problemas de censura, no sería publicada hasta 1982 por la editorial Bruguera. (Por cierto, la traducción, debida a Mª Teresa Segur Giralt, es la misma que ahora presenta la editorial Blackie Books)
Peyton Place refleja la vida en una pequeña ciudad de Nueva Inglaterra a través de varios personajes, sin hurtar miserias y debilidades humanas por sórdidas y escandalosas que resulten. Una de las protagonistas es Allison MacKenzie, una joven que aspira a convertirse en escritora y que finalmente lo logrará en su continuación, Regreso a Peyton Place (1958). En un momento de esta novela, Allison duda de su valía como escritora, y su editor le responde: "Deja de menospreciarte. No eres una escritora mediocre, y si lo fueras, no se te ocurriría decirlo. Los críticos se encargarían de ello".
Grace Metalious sabía de lo que hablaba, pues algo parecido vivió en primera persona. Tuvo a los críticos en contra, pero el público a favor. Seguramente hubiese deseado un poco más de equilibrio entre ambos sectores, pero nunca lo obtuvo. Irónicamente, en los últimos tiempos se han multiplicado desde el ámbito académico las valoraciones que reconocen en Metalious a una escritora nada desdeñable, que supo romper moldes y que con su franqueza y desparpajo abrió el camino a otros escritores.

Comentarios

  1. Me da un poco de vergüenza intervenir, porque se pone de manifiesto mi incultura literaria. Para mí, "Peyton Place" siempre había sido esa película con aire de culebrón, adocenada, que presentaba el caso terrible de la chica violada por su padre pero donde, al final, quedaba de manifiesto la bondad de la vida rural, lo maravillosa que era esa pequeña ciudad en la que todos se conocían. Algo así como el reverso dulce e idílico de "Calle Mayor", de Sinclair Lewis. Pero nunca hay que fiarse de las adaptaciones cinematográficas de Hollywood, que todo lo pervierten (¿ponemos más ejemplos?). Apetece leer la novela tras tu comentario. No es que busque una demolición de la vida en las sencillas ciudades pequeñas de los Estados Unidos pero parece que había algo más que el colorín peliculero (aunque, por cierto, la película es muy entretenida y el doctor es fantástico, tan buena persona... ¡Y el juicio! Me encantan las películas con juicios).
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Tú lo has dicho. La imagen que se tiene de "Peyton Place" es más la de la película (aquí titulada "Vidas borrascosas", nada menos) o de la serie de televisión, ambas convenientemente "adaptadas", que de la novela. Ésta no deja de ser un melodrama puro y duro, pero es la primera vez que se saca a la luz con toda su crudeza el reverso oscuro de la "apacible" vida americana. Hoy ya no sorprenden sus audacias temáticas, pero en su momento supuso todo un revulsivo.

    ResponderEliminar
  3. Demente Anónimo , Lupo malo.15/6/10, 11:13

    En El Club de Lecturas Sustraídas en Grandes Almacenes acabamos de comentar la biografía de C. Laforet de Anna Caballé. Aunque cogidos por los pelos del moño vemos ciertos paralelismos. Quizá donde Metalious se rebela y retrata con escarnio, Laforet los deja a todos helados con un suspiro abismal. Laforet sería canaria pero la zumbona y guasona parece Metaliouus.Los tópicos y los locos son así.

    ResponderEliminar
  4. ¿Laforet y Metalious? Aparentemente no encuentro semejanzas, pero la literatura genera extrañas conexiones...

    ResponderEliminar
  5. Lupo Ayllán y sus Dementes ...16/6/10, 17:21

    Me explicaré mejor Dr. Ordaz. Ambas vivieron el éxito literario como una tragedia que arrasó sus vidas. Exagero , pero sólo un poco.Lo que está claro es que lo percibieron como responsable último de su fracaso vital.

    ResponderEliminar
  6. Es cierto, las dos no pudieron o no acertaron a asimilar el éxito. Llamativo: A Metalious le dio por los delirios etílicos, a Laforet por los delirios místicos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Criterion

  Sin lugar a dudas, The Criterion , fundado y editado por T. S. Eliot en 1922, es una de las mejores revistas literarias británicas del siglo XX. La nómina de colaboradores que tuvo este magazine trimestral, hasta su último número publicado en 1939, conforma un catálogo bastante representativo de lo más granado de la intelectualidad, no solo británica, del período de entreguerras. En sus páginas escribieron luminarias como Pound, Yeats, Proust o Valéry, por citar solo cuatro.   El primer número de The Criterion , salido en octubre de aquel annus mirabilis , es realmente impactante y marca el sello característico de su editor, expresado a través de sus "Commentary"; a saber, la compatibilidad entre una ideología ideología católica y conservadora y una defensa a ultranza de la vanguardia modernista. En este ya mítico número 1, se incluye, por ejemplo, la primera aparición en letra impresa de The Waste Land de Eliot, y la crítica encomiástica de Valéry Larbaud del Ulises, de

Escritura y moral

  La primera obligación de un escritor es tratar todos los temas con la más elevada, la más digna y la más valiente de las disposiciones (...) El espíritu con el que se aborda un tema, un ingrediente relevante en cualquier tipo de literatura, es de absoluta importancia si hablamos de obras de ficción, reflexión o poesía, pues ahí no solo da color, sino que de por sí elige los hechos; no solo modifica, sino que conforma a la obra (...) No rechazamos una obra maestra aunque estemos preparados para detectar sus defectos; sobre todo, no nos preocupa encontrar sus defectos, sino sus méritos: Por supuesto no hay libro perfecto, ni siquiera en su concepción, pero no hay duda de que hay muchos que hacen disfrutar al lector, que le hacen mejorar en su vida o que le levantan el espíritu (...) En literatura, como en todo lo que hacemos, nunca podemos esperar la perfección. Lo único que cabe es hacer todo lo posible  porque así sea, y para ello solo hay una regla: lo que pueda hacerse despacio no

Johnson

Se cumplen 300 años del nacimiento de Samuel Johnson, un escritor tan enorme que por sí solo da nombre a toda una época de la literatura inglesa. Para festejar el aniversario nada mejor que leer alguna de sus obras, o adentrarse en la excepcional Vida de Samuel Johnson , doctor en Leyes , de James Boswell. Por mi parte aprovecho la ocasión para reproducir -ahora con ilustración incluida- la entrada que publiqué en este blog el 2 de marzo de 2007: "El otro vi, tuve en mis manos, una primera edición de Rasselas . Me incliné y la adoré." Así empieza Hilaire Belloc -este lado menos conocido del entrañable monstruo Chesterbelloc- una memorable reseña, recogida en Short Talks with the Dead (1928), de la novela de Samuel Johnson. Historia de Rasselas, príncipe de Abisinia se publicó en 1759 -el mismo año del Candide , de Voltaire, con el que a veces ha sido comparada- y es no sólo uno de los mejores libros del Doctor, sino uno de los más deliciosos productos literarios del siglo XV