Ir al contenido principal

Benito el Negro

San Benito de Palermo (1526-1589)
(Grabado inserto en Compendio curioso del atlas abreviado,
de Ginés Campillo, 1758)

A San Benito de Palermo se le conocía con el sobrenombre de "el Negro" o "el Moro", porque era hijo de esclavos negros africanos. En el convento de Santa María de Jesús, de Palermo, Benito fue cocinero y maestro de novicios. Su sabiduría era innata y continuamente era consultado tanto por legos como por doctos.
El impresor Juan de San Martín, con taller en la madrileña calle de la Montera, dedicó al fraile palermitano, del que era muy devoto, la nueva edición del Compendio curioso del atlas abreviado, el que con mucha claridad da noticia de todo el Mundo, y cosas inventadas (1758), del licenciado Ginés Campillo, presbítero. En la dedicatoria se pueden leer, entre otras, las siguientes palabras:
"Poderoso, Noble, y Sabio fuisteis (¡oh maravilloso Negro mío!). Poderoso, por más despreciado; Noble, y grande, por más virtuoso; y Sabio, por más humilde (...) Nada estudiasteis, pero fue tan grande vuestra Ciencia que erais tenido por el Oráculo de Palermo; más que mucho, si habíais aprendido en la Escuela de la Divina sabiduría, y en la Cathedra de la humildad: por eso fuisteis tan Sabio y Erudito, porque fuisteis tan humilde, y abatido".

Comentarios

Entradas populares

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).