Ir al contenido principal

Benito el Negro

San Benito de Palermo (1526-1589)
(Grabado inserto en Compendio curioso del atlas abreviado,
de Ginés Campillo, 1758)

A San Benito de Palermo se le conocía con el sobrenombre de "el Negro" o "el Moro", porque era hijo de esclavos negros africanos. En el convento de Santa María de Jesús, de Palermo, Benito fue cocinero y maestro de novicios. Su sabiduría era innata y continuamente era consultado tanto por legos como por doctos.
El impresor Juan de San Martín, con taller en la madrileña calle de la Montera, dedicó al fraile palermitano, del que era muy devoto, la nueva edición del Compendio curioso del atlas abreviado, el que con mucha claridad da noticia de todo el Mundo, y cosas inventadas (1758), del licenciado Ginés Campillo, presbítero. En la dedicatoria se pueden leer, entre otras, las siguientes palabras:
"Poderoso, Noble, y Sabio fuisteis (¡oh maravilloso Negro mío!). Poderoso, por más despreciado; Noble, y grande, por más virtuoso; y Sabio, por más humilde (...) Nada estudiasteis, pero fue tan grande vuestra Ciencia que erais tenido por el Oráculo de Palermo; más que mucho, si habíais aprendido en la Escuela de la Divina sabiduría, y en la Cathedra de la humildad: por eso fuisteis tan Sabio y Erudito, porque fuisteis tan humilde, y abatido".

Comentarios

Entradas populares

Número diabólico (y no es el 666)

He aquí el número diabólico: 142.857. Consiste en lo siguiente: multiplicado por 2 y por 3 las mismas cifras se producen en los dos productos. Veamos:

                                                            x 2 = 285.714
                                                            x 3 = 428.571

Multiplicado por 4, 5, 6 se obtendrán siempre las mismas cifras y siempre en el mismo orden. Sólo cambia la cifra de partida. Existe una excepción multiplicado por 7. Veamos:

                                        x 7 = 999.999 (seis veces la cifra nueve).

Este número diabólico multiplicado por 8, nos da siete cifras en lugar de seis. Total: 1.142.856, es decir que, sumando la primera y la última cifra de este producto, obtendremos aún las seis cifras del número diabólico. Continuando las multiplicaciones por 9, 10, 11, 12 y 13 y sumando la primera y la última cifra del producto, viene de nuevo a nuestros ojos el número diabólico. Llegado a 14 (dos veces siete) se obtiene: 1.999.998, es de…

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…