Ir al contenido principal

Volcanes: Islandia

Una vista del volcán Eyjafjallajökull en erupción

En los últimos 10.000 años ha habido en Islandia 35 volcanes que han entrado en erupción. Actualmente los volcanes activos son 22, de los cuales el estratovolcán Eyjafjallajökull no es ni de los mayores ni de los más activos. Desde la llegada de los vikingos a la isla ha erupcionado tres veces. La última, en 1821, duró de forma intermitente más de un año, y ya entonces puso en alerta al tráfico marítimo por el Atlántico norte.
Ha habido en Islandia, en los tiempos históricos, grandes erupciones. La del Laki de 1783 fue particularmente catastrófica. Durante ocho meses una fisura de 20 km de largo estuvo vomitando lava hasta inundar un área de alrededor de 900 kilómetros cuadrados. Murieron unas 9.000 personas, destruyó cosechas, diezmó el ganado y derivó en hambruna y enfermedades. La emisión de cenizas y gases causó efectos climáticos en Europa, con descenso de las temperaturas y aparición de nubes ácidas.
Unas décadas antes, Jon Thorlakson, párroco del pueblecito de Sandfell, había recogido en una carta sus impresiones acerca de la erupción de 1727 del volcán Öraefajökull. Esta carta fue incluida por el clérigo escocés Ebenezer Henderson en Iceland, or Journal of a Residence in that Island during the Years 1814 and 1815 (1818), y constituye un vívido reflejo del impacto de un fenómeno de estas características en una pequeña comunidad rural. Thorlakson termina así su carta: "Estos son los más notables pormenores que me ha sido dado contemplar con respecto a esta montaña; y así Dios me ha conducido a través del fuego y del agua, trayéndome mucha aflicción y adversidad a mis ochenta años. Para Él sea el honor, la alabanza y la gloria eternas."
Aunque acostumbrados a la actividad volcánica, no por ello los islandeses han dejado de preocuparse. Se ha comprobado que después de cada erupción del Eyjafjallajökull le sigue, tarde o temprano, otra del volcán subglaciar Katla. Así que sólo queda esperar y ver.

Comentarios

  1. Es curioso , pero hasta hace poco , y no en todos ellos , los manuales de historia contemporánea no mencionaban los efectos negativos que tuvo la erupción del Laki en la producción agrícola europea. Sin duda su efecto exacerbó la situación de subsistencia precaria de gran parte del campesinado francés .
    Los hombres piadosos y los actos de Dios...primero los islandeses se arruinan y ahora el infierno se desparrama a su alrededor . La usura , que diría Pound.Los apocalípticos se deben estar frotando las manos,como los dueños de ventolín y los fabricantes de mascarillas , lobby emergente.

    ResponderEliminar
  2. Es verdad que hasta hace relativamente poco estas grandes catástrofes naturales no se relacionaban con períodos de cambios climatológicos y crisis económicas y sociales.Pero los efectos están ahí, aunque siempre hay gente que saca tajada de la situación.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Políticos mejores y peores

P. ¿Queres decir que toda política es un juego sucio y que se la debería dejar en manos de los sinvergüenzas? ¿Te unes a la banda de los que dicen que el mundo sólo de salvará por un cambio del corazón? ¿Es eso?

R. No. Sólo digo que hoy los políticos dependen del apoyo de las masas, y que en consecuencia son representativos del hombre medio de su país y de su tiempo, a veces un poco mejores, a veces algo peores. Si fueran mucho mejores o mucho peores, no tendrían éxito, porque jamás serían aceptados por las masas (...) Esto significa que si estás muy por encima de la media en comprensión y sensibilidad, es probable que no seas capaz de hacer mucho políticamente, en el sentido estricto de la palabra, porque no tardarás en verte obligado a hacer cosas en las que realmente no crees, lo que significa que en la práctica fallarás, pues es imposible hacer bien algo si no se cree totalmente en lo que se está haciendo...

(W. H. Auden, El prolífico y el devorador. Traducción de Horacio Vázquez…

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

El Centauro

Maurice de Guérin, nacido en 1810 en el castillo albigense de Caylar, en Andillac, y muerto en el mismo lugar poco antes de cumplir los veintinueve años, es uno de los más exquisitos poetas románticos franceses. Su obra, póstuma, es tan breve como corta fue su vida. Jules de Goncourt dijo que entre los poetas modernos solo Maurice de Guérin hizo el hallazgo de una lengua para hablar de los tiempos antiguos. También fue elogiado, entre otros, por Sainte-Beuve, Remy de Gourmont, Rilke y Mauriac.
En julio de 1954 se publicó en Albi (Tarn), en la Imprimerie Coopérative du Sud-Ouest, un librito de 44 páginas, en octavo, con su poema en prosa más celebrado, "Le Centaure", en el que un viejo compañero de Quirón, llamado Macareo, expone al adivino Melampo sus pensamientos sobre el paso del tiempo y evoca con nostalgia su vigorosa juventud. El poema fue dado a conocer por George Sand en 1840 en la Revue des Deux Mondes. 
La edición incluye, además del texto original, la traducción …