Ir al contenido principal

Viaje a la Exposición

"Tipos de Mabille", ilustración de
Viaje cómico a la Exposición de París, de Carlos Frontaura

Al escritor y periodista Carlos Frontaura (1834-1910), director de El Cascabel, le apeteció un buen día irse a París a ver la Exposición universal, de modo que sableó oportunamente a los suscriptores del periódico (una peseta per cápita) y se fue pitando a la capital de Francia. A la vuelta, como era obligado, escribió un libro, Viaje cómico a la Exposición de París (1867).
Hay que decir que al principio el libro responde a su título, y Frontaura, que no carece de vis cómica, saca chispa de su viaje en tren en tercera clase, así como de sus primeras impresiones de la capital francesa. Nos da una detallado repaso a los restaurantes, teatros, café-concerts y otros lugares de entretenimiento. Analiza los periódicos, se admira de los ómnibus y repara en la cantidad de ladrones y descuideros que asaltan a los forasteros como él. Poco a poco, sin embargo, y a medida que va viendo el panorama, su humor se avinagra y se pone más severo y moralista.
En su visita al famoso salón de baile de Mabille queda literalmente escandalizado por cierta fauna que prolifera en aquel lugar de moda, en especial por las cocottes.
Frontaura, que acabará viendo cocottes en todas partes, incluida la Exposición, divide a las mujeres en dos clases: las honradas y las aventureras, o sea las cocottes. Con las segundas se ensaña: "...estas mujeres, cuyo lujo es tan escandaloso como su vida, tienen empeño en frecuentar los sitios donde mejor concurrencia hay, y las mujeres honradas encuentran siempre la mirada provocativa y la burlona sonrisa de aquellas pobres infelices mujeres, perdidas en el cenagal del vicio... Las mujeres honradas de París tienen mucho que temer de estas mujeres, dispuestas siempre a robar la paz de las familias, enemigas, como son, de la familia, ¡ay, tristes! ellas, que no la tienen, que viven una efímera vida de vergonzoso lujo, para acabar después en los hospitales o en las cárceles..."
Cuando por fin visita la Exposicíon el autor se nos ha puesto ya serio del todo. El pabellón de España no le desagrada del todo, pero lo encuentra francamente mejorable. ¿Y de quién es la culpa? Del gobierno, naturalmente: "Con un buen Gobierno, que durase algún tiempo, España en alguna otra Exposición, podría competir con las naciuones más adelantadas."
Hacia el final el propio Frontaura se da cuenta de que el libro no le está saliendo como él quería y pide disculpas a los sableados suscriptores, pero ya es tarde para volverlo a escribir.

Comentarios

Entradas populares

Un poema de Muntañola

La noche es un árbol turbio que se enrreda en el árbol, es antracita antigua quemando la luz, es la piel más arcana del aire. El árbol lo sabe. Él bebe la noche.

(Esther Muntañola, Árbol. Ediciones Tigre de Papel, 2018).

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro, milagro. Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía. Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Catal…

De Anaïs Nin a Nicolás Guillén, con un interludio musical.

En los diarios tempranos de Anaïs Nin, escritos en los años veinte, el apellido Madriguera aparece en varias ocasiones. Paquita y Enric Madriguera eran dos hermanos catalanes, músicos precoces y amigos del compositor hispanocubano Joaquín Nin Castellanos, padre de Anaïs y de Joaquín Nin-Culmell, compositor como su padre. Ambos se alojaron en varias ocasiones en casa de Anaïs. Paquita fue una reconocida pianista, que más tarde se casaría con el guitarrista Andrés Segovia. Enric era violinista y tras empezar una prometedora carrera como intérprete clásico, al llegar Estados Unidos se pasó a la música moderna con gran éxito. Al frente de su banda se hizo famoso como compositor de canciones y bailables de ritmos latinoamericanos, compitiendo en este ámbito con su compatriota Xavier Cugat. El figuerense había empezado su carrera profesional en La Habana, donde se había criado y formado también como violinista.
Una de las canciones más recordadas de Enric Madriguera es "Adiós", co…