Ir al contenido principal

Viaje a la Exposición

"Tipos de Mabille", ilustración de
Viaje cómico a la Exposición de París, de Carlos Frontaura

Al escritor y periodista Carlos Frontaura (1834-1910), director de El Cascabel, le apeteció un buen día irse a París a ver la Exposición universal, de modo que sableó oportunamente a los suscriptores del periódico (una peseta per cápita) y se fue pitando a la capital de Francia. A la vuelta, como era obligado, escribió un libro, Viaje cómico a la Exposición de París (1867).
Hay que decir que al principio el libro responde a su título, y Frontaura, que no carece de vis cómica, saca chispa de su viaje en tren en tercera clase, así como de sus primeras impresiones de la capital francesa. Nos da una detallado repaso a los restaurantes, teatros, café-concerts y otros lugares de entretenimiento. Analiza los periódicos, se admira de los ómnibus y repara en la cantidad de ladrones y descuideros que asaltan a los forasteros como él. Poco a poco, sin embargo, y a medida que va viendo el panorama, su humor se avinagra y se pone más severo y moralista.
En su visita al famoso salón de baile de Mabille queda literalmente escandalizado por cierta fauna que prolifera en aquel lugar de moda, en especial por las cocottes.
Frontaura, que acabará viendo cocottes en todas partes, incluida la Exposición, divide a las mujeres en dos clases: las honradas y las aventureras, o sea las cocottes. Con las segundas se ensaña: "...estas mujeres, cuyo lujo es tan escandaloso como su vida, tienen empeño en frecuentar los sitios donde mejor concurrencia hay, y las mujeres honradas encuentran siempre la mirada provocativa y la burlona sonrisa de aquellas pobres infelices mujeres, perdidas en el cenagal del vicio... Las mujeres honradas de París tienen mucho que temer de estas mujeres, dispuestas siempre a robar la paz de las familias, enemigas, como son, de la familia, ¡ay, tristes! ellas, que no la tienen, que viven una efímera vida de vergonzoso lujo, para acabar después en los hospitales o en las cárceles..."
Cuando por fin visita la Exposicíon el autor se nos ha puesto ya serio del todo. El pabellón de España no le desagrada del todo, pero lo encuentra francamente mejorable. ¿Y de quién es la culpa? Del gobierno, naturalmente: "Con un buen Gobierno, que durase algún tiempo, España en alguna otra Exposición, podría competir con las naciuones más adelantadas."
Hacia el final el propio Frontaura se da cuenta de que el libro no le está saliendo como él quería y pide disculpas a los sableados suscriptores, pero ya es tarde para volverlo a escribir.

Comentarios

Entradas populares

Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Incierta Fritillaria

La historia de la Fritillaria en Gran Bretaña es igualmnente incierta. Es seguro que se cultivaba allí en 1597, y posiblemente hacia 1578 (en realidad los nombrs de esta planta no se fijaron tan pronto, y a veces no está claro de qué planta se habla). Por otro lado, el primer registro de la planta en el mundo natural data de 1736, y hasta eso es anómalo, nadie afirma haber vuelto a verla hasta 1776, una fecha muy tardía para una nativa británica auténtica, sobre todo para una tan llamativa, inconfundible y atractiva. En otras palabras, quien considere nativa la Fritillaria deberá reconocer que las distintas generaciones de botánicos de los siglos XVII y XVIII se pusieron de acuerdo para no mencionarla en absoluto, una confabuilación solo comparable a la de la NASA cuando simuló los aterrizajes de estadounidenses en la Luna, supuestamente en los días que les quedaban libres en la tarea de vigilar los artefactos alienígenas de Roswell.

(Ken Thompson, ¿De dónde son los camellos? Creencia…

Un bizarro y efímero fenómeno

La afición de Faulkner por la aviación fue muy temprana. En julio de 1918 partió hacia Toronto para alistarse como piloto cadete en la rama canadiense de la Royal Air Force. Sin embargo el armisticio llegó sin haber concluido el entrenamiento, lo que no le impidió que regresara a su casa de Oxford con uniforme y contando baladronadas acerca de su participación en combates aéreos en los cielos de Alemania. En los años treinta su afición a los aviones se reforzó. Consiguió una licencia de piloto y se compró  un aeroplano de cabina Waco, participando en varias exhibiciones aéreas.
En febrero de 1934 asistió a la ceremonia de inauguración del aeropuerto Sushan, en Nueva Orleans. La experiencioa vivida durante este viaje forma parte del material utilizado para escribir Pylon, publicada en marzo del año siguiente, poco antes de que muriera en accidente aéreo su hermano menor Dean, piloto acrobático.
Pylon es una obra menor dentro de la producción novelística de Faulkner, pero solo en términ…