Ir al contenido principal

El loro contrarrevolucionario

Un grupo de tricoteuses

En The Criminal Prosecution and Capital Punishment of Animals (1906) de E. P. Evans, se lee la siguiente noticia:
En 1792, en medio del reinado del Terror, un loro fue enjuiciado en París, acusado de actividades contrarrevolucionarias. Sucedió que en una concurrida calle el loro había gritado, al paso de un grupo de sansculottes, "¡Viva el Rey, vivan los curas, vivan los nobles!".
El loro y sus propietarias, dos nobles damas, fueron arrestados y llevados frente al tribunal revolucionario. En la sala, los magistrados trataron de persuadir al loro para que hablase, pero contrariamente a sus requerimientos el loro se limitó silbar con evidente desdén. Las dueñas del indiscreto pájaro, Madame Louise de Fiefville y Mademoiselle Françoise de Béthune, fueron primeramente amenazadas con la guillotina, pero luego obtuvieron el perdón por falta de pruebas.
El reaccionario loro fue sentenciado a readoctrinamiento político en manos de la ciudadana Le Bon, una de las tricoteuses que gustaban de sentarse junto al patíbulo y mofarse de las víctimas que se subían a él para ser guillotinadas. En su compañía el loro pronto aprendió a decir "¡Viva la Nación!", así como un nutrido repertorio de canciones canallas y soeces, que dejaron patidifusas a las dos nobles damas cuando el loro les fue devuelto para su cuidado.

Comentarios

Entradas populares

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…

Café Peñalba, Oviedo

A aquellas horas, el café estaba completamente lleno. Se veía a los camareros pasar presurosos entre las mesas, llevando en alto las bandejas, cargadas de misteriosas mezclas rojas, lechosas, verdes, doradas, en las que destacaba intensamente la mancha amarilla cromo de una corteza de límón o el carmín de una guinda, que el barman, como un moderno alquimista, preparaba en su alegre laboratorio de botellas. Todos eran pálidos, fofos, y parecían llevar con un poco de cortedad sus smokings deslucidos, con las mangas brillantes por el uso, y el lazo de la corbata torcido, lacio, como un pájaro negro de alas caídas. Aquel café era una institución en la vieja ciudad y aquella hora del anochecer una de las más difíciles del servicio. Los ingenieros, los magistrados, los catedráticos de la Universidad y las gentes enriquecidas con el carbón y el hierro se reunían allí a merendar, y había que servirles escrupulosamente, procurando no cortar sus conversaciones al preguntarles qué deseaban o al…

Felicitación

Este blog desea a todos sus lectores lo mejor para el 2017.