Ir al contenido principal

El loro contrarrevolucionario

Un grupo de tricoteuses

En The Criminal Prosecution and Capital Punishment of Animals (1906) de E. P. Evans, se lee la siguiente noticia:
En 1792, en medio del reinado del Terror, un loro fue enjuiciado en París, acusado de actividades contrarrevolucionarias. Sucedió que en una concurrida calle el loro había gritado, al paso de un grupo de sansculottes, "¡Viva el Rey, vivan los curas, vivan los nobles!".
El loro y sus propietarias, dos nobles damas, fueron arrestados y llevados frente al tribunal revolucionario. En la sala, los magistrados trataron de persuadir al loro para que hablase, pero contrariamente a sus requerimientos el loro se limitó silbar con evidente desdén. Las dueñas del indiscreto pájaro, Madame Louise de Fiefville y Mademoiselle Françoise de Béthune, fueron primeramente amenazadas con la guillotina, pero luego obtuvieron el perdón por falta de pruebas.
El reaccionario loro fue sentenciado a readoctrinamiento político en manos de la ciudadana Le Bon, una de las tricoteuses que gustaban de sentarse junto al patíbulo y mofarse de las víctimas que se subían a él para ser guillotinadas. En su compañía el loro pronto aprendió a decir "¡Viva la Nación!", así como un nutrido repertorio de canciones canallas y soeces, que dejaron patidifusas a las dos nobles damas cuando el loro les fue devuelto para su cuidado.

Comentarios

Entradas populares

Número diabólico (y no es el 666)

He aquí el número diabólico: 142.857. Consiste en lo siguiente: multiplicado por 2 y por 3 las mismas cifras se producen en los dos productos. Veamos:

                                                            x 2 = 285.714
                                                            x 3 = 428.571

Multiplicado por 4, 5, 6 se obtendrán siempre las mismas cifras y siempre en el mismo orden. Sólo cambia la cifra de partida. Existe una excepción multiplicado por 7. Veamos:

                                        x 7 = 999.999 (seis veces la cifra nueve).

Este número diabólico multiplicado por 8, nos da siete cifras en lugar de seis. Total: 1.142.856, es decir que, sumando la primera y la última cifra de este producto, obtendremos aún las seis cifras del número diabólico. Continuando las multiplicaciones por 9, 10, 11, 12 y 13 y sumando la primera y la última cifra del producto, viene de nuevo a nuestros ojos el número diabólico. Llegado a 14 (dos veces siete) se obtiene: 1.999.998, es de…

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…