Ir al contenido principal

Caldwell

Erskine Caldwell (1903-1987)

Hubo un tiempo en que el nombre de Erskine Caldwell era un fijo a la hora de enumerar los mejores narradores norteamericanos. Su popularidad llegó a ser extraordinaria. Hacia 1940 se habían vendido de sus obras -entre las que se encontraban resonantes éxitos como El camino del tabaco y La parcela de Dios-, más de 18 millones de ejemplares. En cierta ocasión William Faulkner le incluyó entre los cinco mejores escritores de su tiempo, junto con él mismo, Thomas Wolfe, Ernest Hemingway y John Dos Passos. Hacia el final de su vida había escrito veinticinco novelas, unos ciento cincuenta relatos y doce volúmenes de "no ficción". Su obra estaba traducida a cuarenta idiomas. Cuando cumplió ochenta años recibió numerosas muestras de felicitación de colegas: John Updike, Wallace Stegner, William Styron, Richard Wilbur, Robert Penn Warren, Saul Belllow... Este último ya había sugerido que el escritor sureño merecía el premio Nobel.
Sin embargo, por esta misma época, su nombre estaba prácticamente olvidado por el público, y gran parte de la crítica hacía tiempo que lo había desdeñado y relegado a la categoría regional de un escritor menor del Sur. La mayor parte de su obra estaba descatalogada y su recuerdo se había ido desdibujando hasta el punto de que incluso su rostro parecía borroso. En efecto: en la sección de "Biografías", del Suplemento anual 1971-72 de la Enciclopedia Espasa, encontramos una entrada dedicada a Erskine Caldwell, firmada con las inciales O. C. (que corresponden al escritor colombiano Oscar Collazos), en la que se afirma: "Caldwell ha sido, sin duda, el más prolífico de los autores negros estadounidenses." ¿Negro? Pues no.
Hace unos veinte años, no obstante, se inició en Estados Unidos un revival Erskine Caldwell y su obra vuelve a ser reeditada, estudiada y valorada como merece. Aquí, en nuestro país, desde hace año y medio, la editorial Navona ha tenido la feliz idea de ir publicando obras suyas en nuevas traducciones y versiones íntegras, ya que muchos de los títulos publicados en España entre los años cincuenta y setenta sufrieron los rigores de la censura. El último volumen publicado es el segundo dedicado a sus mejores relatos cortos escritos en los años treinta: Historias del Norte y del Sur (II), en traducción de Rebeca Bouvier y prólogo de un servidor. Y se anuncian más títulos.
Por fin, Caldwell ha vuelto.

Comentarios

  1. Anónimo9/3/10 23:54

    Inmenso. He leído con fruición cada libro nuevo que iba apareciendo. Me sumo a la recomendación: droga dura.
    Un abrazo:
    JLP

    ResponderEliminar
  2. Ya se oyen las flautas de Narciso

    ResponderEliminar
  3. Pues espera, José Luis, la próxima novela que pronto llegará: "El predicador" , una novedad a descubrir.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Narciso sigue jugando al yoyó

    ResponderEliminar
  5. La espero con impaciencia. No hace ni una semana que terminé el último de Caldwell, de relatos.
    Un abrazo.
    JLP

    ResponderEliminar
  6. Narciso se asusta en el espejo al reconocer su belleza póstuma

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).