Ir al contenido principal

Caldwell

Erskine Caldwell (1903-1987)

Hubo un tiempo en que el nombre de Erskine Caldwell era un fijo a la hora de enumerar los mejores narradores norteamericanos. Su popularidad llegó a ser extraordinaria. Hacia 1940 se habían vendido de sus obras -entre las que se encontraban resonantes éxitos como El camino del tabaco y La parcela de Dios-, más de 18 millones de ejemplares. En cierta ocasión William Faulkner le incluyó entre los cinco mejores escritores de su tiempo, junto con él mismo, Thomas Wolfe, Ernest Hemingway y John Dos Passos. Hacia el final de su vida había escrito veinticinco novelas, unos ciento cincuenta relatos y doce volúmenes de "no ficción". Su obra estaba traducida a cuarenta idiomas. Cuando cumplió ochenta años recibió numerosas muestras de felicitación de colegas: John Updike, Wallace Stegner, William Styron, Richard Wilbur, Robert Penn Warren, Saul Belllow... Este último ya había sugerido que el escritor sureño merecía el premio Nobel.
Sin embargo, por esta misma época, su nombre estaba prácticamente olvidado por el público, y gran parte de la crítica hacía tiempo que lo había desdeñado y relegado a la categoría regional de un escritor menor del Sur. La mayor parte de su obra estaba descatalogada y su recuerdo se había ido desdibujando hasta el punto de que incluso su rostro parecía borroso. En efecto: en la sección de "Biografías", del Suplemento anual 1971-72 de la Enciclopedia Espasa, encontramos una entrada dedicada a Erskine Caldwell, firmada con las inciales O. C. (que corresponden al escritor colombiano Oscar Collazos), en la que se afirma: "Caldwell ha sido, sin duda, el más prolífico de los autores negros estadounidenses." ¿Negro? Pues no.
Hace unos veinte años, no obstante, se inició en Estados Unidos un revival Erskine Caldwell y su obra vuelve a ser reeditada, estudiada y valorada como merece. Aquí, en nuestro país, desde hace año y medio, la editorial Navona ha tenido la feliz idea de ir publicando obras suyas en nuevas traducciones y versiones íntegras, ya que muchos de los títulos publicados en España entre los años cincuenta y setenta sufrieron los rigores de la censura. El último volumen publicado es el segundo dedicado a sus mejores relatos cortos escritos en los años treinta: Historias del Norte y del Sur (II), en traducción de Rebeca Bouvier y prólogo de un servidor. Y se anuncian más títulos.
Por fin, Caldwell ha vuelto.

Comentarios

  1. Anónimo9/3/10 23:54

    Inmenso. He leído con fruición cada libro nuevo que iba apareciendo. Me sumo a la recomendación: droga dura.
    Un abrazo:
    JLP

    ResponderEliminar
  2. Ya se oyen las flautas de Narciso

    ResponderEliminar
  3. Pues espera, José Luis, la próxima novela que pronto llegará: "El predicador" , una novedad a descubrir.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Narciso sigue jugando al yoyó

    ResponderEliminar
  5. La espero con impaciencia. No hace ni una semana que terminé el último de Caldwell, de relatos.
    Un abrazo.
    JLP

    ResponderEliminar
  6. Narciso se asusta en el espejo al reconocer su belleza póstuma

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…

Café Peñalba, Oviedo

A aquellas horas, el café estaba completamente lleno. Se veía a los camareros pasar presurosos entre las mesas, llevando en alto las bandejas, cargadas de misteriosas mezclas rojas, lechosas, verdes, doradas, en las que destacaba intensamente la mancha amarilla cromo de una corteza de límón o el carmín de una guinda, que el barman, como un moderno alquimista, preparaba en su alegre laboratorio de botellas. Todos eran pálidos, fofos, y parecían llevar con un poco de cortedad sus smokings deslucidos, con las mangas brillantes por el uso, y el lazo de la corbata torcido, lacio, como un pájaro negro de alas caídas. Aquel café era una institución en la vieja ciudad y aquella hora del anochecer una de las más difíciles del servicio. Los ingenieros, los magistrados, los catedráticos de la Universidad y las gentes enriquecidas con el carbón y el hierro se reunían allí a merendar, y había que servirles escrupulosamente, procurando no cortar sus conversaciones al preguntarles qué deseaban o al…

Felicitación

Este blog desea a todos sus lectores lo mejor para el 2017.