Ir al contenido principal

Caldwell

Erskine Caldwell (1903-1987)

Hubo un tiempo en que el nombre de Erskine Caldwell era un fijo a la hora de enumerar los mejores narradores norteamericanos. Su popularidad llegó a ser extraordinaria. Hacia 1940 se habían vendido de sus obras -entre las que se encontraban resonantes éxitos como El camino del tabaco y La parcela de Dios-, más de 18 millones de ejemplares. En cierta ocasión William Faulkner le incluyó entre los cinco mejores escritores de su tiempo, junto con él mismo, Thomas Wolfe, Ernest Hemingway y John Dos Passos. Hacia el final de su vida había escrito veinticinco novelas, unos ciento cincuenta relatos y doce volúmenes de "no ficción". Su obra estaba traducida a cuarenta idiomas. Cuando cumplió ochenta años recibió numerosas muestras de felicitación de colegas: John Updike, Wallace Stegner, William Styron, Richard Wilbur, Robert Penn Warren, Saul Belllow... Este último ya había sugerido que el escritor sureño merecía el premio Nobel.
Sin embargo, por esta misma época, su nombre estaba prácticamente olvidado por el público, y gran parte de la crítica hacía tiempo que lo había desdeñado y relegado a la categoría regional de un escritor menor del Sur. La mayor parte de su obra estaba descatalogada y su recuerdo se había ido desdibujando hasta el punto de que incluso su rostro parecía borroso. En efecto: en la sección de "Biografías", del Suplemento anual 1971-72 de la Enciclopedia Espasa, encontramos una entrada dedicada a Erskine Caldwell, firmada con las inciales O. C. (que corresponden al escritor colombiano Oscar Collazos), en la que se afirma: "Caldwell ha sido, sin duda, el más prolífico de los autores negros estadounidenses." ¿Negro? Pues no.
Hace unos veinte años, no obstante, se inició en Estados Unidos un revival Erskine Caldwell y su obra vuelve a ser reeditada, estudiada y valorada como merece. Aquí, en nuestro país, desde hace año y medio, la editorial Navona ha tenido la feliz idea de ir publicando obras suyas en nuevas traducciones y versiones íntegras, ya que muchos de los títulos publicados en España entre los años cincuenta y setenta sufrieron los rigores de la censura. El último volumen publicado es el segundo dedicado a sus mejores relatos cortos escritos en los años treinta: Historias del Norte y del Sur (II), en traducción de Rebeca Bouvier y prólogo de un servidor. Y se anuncian más títulos.
Por fin, Caldwell ha vuelto.

Comentarios

  1. Anónimo9/3/10 23:54

    Inmenso. He leído con fruición cada libro nuevo que iba apareciendo. Me sumo a la recomendación: droga dura.
    Un abrazo:
    JLP

    ResponderEliminar
  2. Ya se oyen las flautas de Narciso

    ResponderEliminar
  3. Pues espera, José Luis, la próxima novela que pronto llegará: "El predicador" , una novedad a descubrir.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Narciso sigue jugando al yoyó

    ResponderEliminar
  5. La espero con impaciencia. No hace ni una semana que terminé el último de Caldwell, de relatos.
    Un abrazo.
    JLP

    ResponderEliminar
  6. Narciso se asusta en el espejo al reconocer su belleza póstuma

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro, milagro. Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía. Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Catal…

Un poema de Muntañola

La noche es un árbol turbio que se enrreda en el árbol, es antracita antigua quemando la luz, es la piel más arcana del aire. El árbol lo sabe. Él bebe la noche.

(Esther Muntañola, Árbol. Ediciones Tigre de Papel, 2018).

De Anaïs Nin a Nicolás Guillén, con un interludio musical.

En los diarios tempranos de Anaïs Nin, escritos en los años veinte, el apellido Madriguera aparece en varias ocasiones. Paquita y Enric Madriguera eran dos hermanos catalanes, músicos precoces y amigos del compositor hispanocubano Joaquín Nin Castellanos, padre de Anaïs y de Joaquín Nin-Culmell, compositor como su padre. Ambos se alojaron en varias ocasiones en casa de Anaïs. Paquita fue una reconocida pianista, que más tarde se casaría con el guitarrista Andrés Segovia. Enric era violinista y tras empezar una prometedora carrera como intérprete clásico, al llegar Estados Unidos se pasó a la música moderna con gran éxito. Al frente de su banda se hizo famoso como compositor de canciones y bailables de ritmos latinoamericanos, compitiendo en este ámbito con su compatriota Xavier Cugat. El figuerense había empezado su carrera profesional en La Habana, donde se había criado y formado también como violinista.
Una de las canciones más recordadas de Enric Madriguera es "Adiós", co…