Ir al contenido principal

Toby, el cerdo inteligente

Frontispicio de The Life and Adventures of Toby, the Sapient Pig,
With his Opinions on Men and Manners, Written by Himself
(Londres, c. 1817)


Hacia 1817, en las Royal Promenade Rooms de Londres, se podía ver actuar a Toby como parte del show del prestidigitador Mr. Hoare. Toby era un cerdo que deletreaba, leía, contaba y jugaba a las cartas. También podía adivinar los pensamientos y edades de los espectadores. Toby era un cerdo inteligente y fue muy popular en su época. Viendo el gancho que tenía, Mr. Hoare publicó la autobiografía de Toby, que vendió como rosquillas. "Conozco a humanos que escriben peor que Toby", parece que dijo el escritor Charles Lamb refiriéndose a uno de sus colegas; a lo que el supuesto aludido contestó: "Yo también prefiero el tocino al cordero".
El libro lleva en su portada un grabado en el que se muestra al erudito porcino en su pocilga-estudio, rodeado de sus libros, entre los que destaca un grueso volumen de Plutarco. Toby nos cuenta que cuando su madre estaba preñada de él entró en una muy bien surtida librería y devoró buena parte del género. De acuerdo con la incipiente embriología de la época este hecho explicaba las extraordinarias aptitudes de su hijo. En el libro Toby describe sus anhelos de cochinillo y los dutros días de aprendizaje con Mr. Hoare. También revela que su nombre es una consecuencia del famoso soliloquio de Hamlet: to be or not to be.
Toby llegó a una edad provecta para su especie, siempre hambriento de nuevos saberes. En 1823 aún se le veía en plena forma. Luego se fue perdiendo en el olvido. Se ignora cuándo pasó a mejor vida.

Comentarios

  1. Ja ja ja! Buenísimo. Me he acordado de cuando los bibliófagos de tu novela devoraban un libro de Lamb y afirmaban que era el lamb más delicioso que habían comido.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Sí que es bueno. Hoare parece haberse inspirado en el célebre adagio latino "Sus Minervam (docet)", o "El cerdo (enseña) a Minerva". Claro que en este caso no hay ironía, sino portento.

    ResponderEliminar
  3. UNA INVITACIÓN

    http://latierradelapiedranegra.blogspot.com/2010/02/poesia-y-anarquia-xii-encuentro-de.html

    ResponderEliminar
  4. Sí, es curioso. Parece ser que Toby no fue el único cerdo inteligente. Antes, hacia 1785, hubo otro Learned Pig, que fue muy famoso también. El Dr. Johnson comentó que no le sorprendían sus aptitudes, pues consideraba que "a los cerdos no les dejamos tiempo suficiente para que se instruyan, ya que en cuanto cumplen un año los matamos." (Creo que la anécdota viene en Boswell).
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Lupo Ayllán y sus dementes12/2/10 6:44

    Muy interesante Dr.Ordaz. Me han venido a la cabeza al leer su entrada dos ilutres epígonos bibliófagos de maese Tobías . La famosa rata Firmin y el embajador británico ante el régimen franquista Samuel Hoare (1880-1959) , otro prestigitador con mano izquierda para los cerdos.

    ResponderEliminar
  6. Desde luego que al ratón Firmin habría que colocarlo entre los animales (de ficción) devoradores de libros. Voy a ver si encuentro alguno más.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

Luciérnagas en la noche

Eric Chapman contempló la esfera de su reloj de pulsera.
Se incorporó paseando por el amplio despacho. Se aproximó al ventanal. Desde allí se apreciaba una panorámica de la ciudad de Los Ángeles. Era como un gigante devorado por luciérnagas. Los destelleantes luminosos de neón dominaban la oscuridad de la noche.

(Adam Surray, El caso del cadáver secuestrado. Editorial Bruguera, 1982).

Políticos mejores y peores

P. ¿Queres decir que toda política es un juego sucio y que se la debería dejar en manos de los sinvergüenzas? ¿Te unes a la banda de los que dicen que el mundo sólo de salvará por un cambio del corazón? ¿Es eso?

R. No. Sólo digo que hoy los políticos dependen del apoyo de las masas, y que en consecuencia son representativos del hombre medio de su país y de su tiempo, a veces un poco mejores, a veces algo peores. Si fueran mucho mejores o mucho peores, no tendrían éxito, porque jamás serían aceptados por las masas (...) Esto significa que si estás muy por encima de la media en comprensión y sensibilidad, es probable que no seas capaz de hacer mucho políticamente, en el sentido estricto de la palabra, porque no tardarás en verte obligado a hacer cosas en las que realmente no crees, lo que significa que en la práctica fallarás, pues es imposible hacer bien algo si no se cree totalmente en lo que se está haciendo...

(W. H. Auden, El prolífico y el devorador. Traducción de Horacio Vázquez…