Ir al contenido principal

Toby, el cerdo inteligente

Frontispicio de The Life and Adventures of Toby, the Sapient Pig,
With his Opinions on Men and Manners, Written by Himself
(Londres, c. 1817)


Hacia 1817, en las Royal Promenade Rooms de Londres, se podía ver actuar a Toby como parte del show del prestidigitador Mr. Hoare. Toby era un cerdo que deletreaba, leía, contaba y jugaba a las cartas. También podía adivinar los pensamientos y edades de los espectadores. Toby era un cerdo inteligente y fue muy popular en su época. Viendo el gancho que tenía, Mr. Hoare publicó la autobiografía de Toby, que vendió como rosquillas. "Conozco a humanos que escriben peor que Toby", parece que dijo el escritor Charles Lamb refiriéndose a uno de sus colegas; a lo que el supuesto aludido contestó: "Yo también prefiero el tocino al cordero".
El libro lleva en su portada un grabado en el que se muestra al erudito porcino en su pocilga-estudio, rodeado de sus libros, entre los que destaca un grueso volumen de Plutarco. Toby nos cuenta que cuando su madre estaba preñada de él entró en una muy bien surtida librería y devoró buena parte del género. De acuerdo con la incipiente embriología de la época este hecho explicaba las extraordinarias aptitudes de su hijo. En el libro Toby describe sus anhelos de cochinillo y los dutros días de aprendizaje con Mr. Hoare. También revela que su nombre es una consecuencia del famoso soliloquio de Hamlet: to be or not to be.
Toby llegó a una edad provecta para su especie, siempre hambriento de nuevos saberes. En 1823 aún se le veía en plena forma. Luego se fue perdiendo en el olvido. Se ignora cuándo pasó a mejor vida.

Comentarios

  1. Ja ja ja! Buenísimo. Me he acordado de cuando los bibliófagos de tu novela devoraban un libro de Lamb y afirmaban que era el lamb más delicioso que habían comido.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Sí que es bueno. Hoare parece haberse inspirado en el célebre adagio latino "Sus Minervam (docet)", o "El cerdo (enseña) a Minerva". Claro que en este caso no hay ironía, sino portento.

    ResponderEliminar
  3. UNA INVITACIÓN

    http://latierradelapiedranegra.blogspot.com/2010/02/poesia-y-anarquia-xii-encuentro-de.html

    ResponderEliminar
  4. Sí, es curioso. Parece ser que Toby no fue el único cerdo inteligente. Antes, hacia 1785, hubo otro Learned Pig, que fue muy famoso también. El Dr. Johnson comentó que no le sorprendían sus aptitudes, pues consideraba que "a los cerdos no les dejamos tiempo suficiente para que se instruyan, ya que en cuanto cumplen un año los matamos." (Creo que la anécdota viene en Boswell).
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Lupo Ayllán y sus dementes12/2/10 6:44

    Muy interesante Dr.Ordaz. Me han venido a la cabeza al leer su entrada dos ilutres epígonos bibliófagos de maese Tobías . La famosa rata Firmin y el embajador británico ante el régimen franquista Samuel Hoare (1880-1959) , otro prestigitador con mano izquierda para los cerdos.

    ResponderEliminar
  6. Desde luego que al ratón Firmin habría que colocarlo entre los animales (de ficción) devoradores de libros. Voy a ver si encuentro alguno más.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).