Ir al contenido principal

Toby, el cerdo inteligente

Frontispicio de The Life and Adventures of Toby, the Sapient Pig,
With his Opinions on Men and Manners, Written by Himself
(Londres, c. 1817)


Hacia 1817, en las Royal Promenade Rooms de Londres, se podía ver actuar a Toby como parte del show del prestidigitador Mr. Hoare. Toby era un cerdo que deletreaba, leía, contaba y jugaba a las cartas. También podía adivinar los pensamientos y edades de los espectadores. Toby era un cerdo inteligente y fue muy popular en su época. Viendo el gancho que tenía, Mr. Hoare publicó la autobiografía de Toby, que vendió como rosquillas. "Conozco a humanos que escriben peor que Toby", parece que dijo el escritor Charles Lamb refiriéndose a uno de sus colegas; a lo que el supuesto aludido contestó: "Yo también prefiero el tocino al cordero".
El libro lleva en su portada un grabado en el que se muestra al erudito porcino en su pocilga-estudio, rodeado de sus libros, entre los que destaca un grueso volumen de Plutarco. Toby nos cuenta que cuando su madre estaba preñada de él entró en una muy bien surtida librería y devoró buena parte del género. De acuerdo con la incipiente embriología de la época este hecho explicaba las extraordinarias aptitudes de su hijo. En el libro Toby describe sus anhelos de cochinillo y los dutros días de aprendizaje con Mr. Hoare. También revela que su nombre es una consecuencia del famoso soliloquio de Hamlet: to be or not to be.
Toby llegó a una edad provecta para su especie, siempre hambriento de nuevos saberes. En 1823 aún se le veía en plena forma. Luego se fue perdiendo en el olvido. Se ignora cuándo pasó a mejor vida.

Comentarios

  1. Ja ja ja! Buenísimo. Me he acordado de cuando los bibliófagos de tu novela devoraban un libro de Lamb y afirmaban que era el lamb más delicioso que habían comido.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Sí que es bueno. Hoare parece haberse inspirado en el célebre adagio latino "Sus Minervam (docet)", o "El cerdo (enseña) a Minerva". Claro que en este caso no hay ironía, sino portento.

    ResponderEliminar
  3. UNA INVITACIÓN

    http://latierradelapiedranegra.blogspot.com/2010/02/poesia-y-anarquia-xii-encuentro-de.html

    ResponderEliminar
  4. Sí, es curioso. Parece ser que Toby no fue el único cerdo inteligente. Antes, hacia 1785, hubo otro Learned Pig, que fue muy famoso también. El Dr. Johnson comentó que no le sorprendían sus aptitudes, pues consideraba que "a los cerdos no les dejamos tiempo suficiente para que se instruyan, ya que en cuanto cumplen un año los matamos." (Creo que la anécdota viene en Boswell).
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Lupo Ayllán y sus dementes12/2/10 6:44

    Muy interesante Dr.Ordaz. Me han venido a la cabeza al leer su entrada dos ilutres epígonos bibliófagos de maese Tobías . La famosa rata Firmin y el embajador británico ante el régimen franquista Samuel Hoare (1880-1959) , otro prestigitador con mano izquierda para los cerdos.

    ResponderEliminar
  6. Desde luego que al ratón Firmin habría que colocarlo entre los animales (de ficción) devoradores de libros. Voy a ver si encuentro alguno más.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…

Café Peñalba, Oviedo

A aquellas horas, el café estaba completamente lleno. Se veía a los camareros pasar presurosos entre las mesas, llevando en alto las bandejas, cargadas de misteriosas mezclas rojas, lechosas, verdes, doradas, en las que destacaba intensamente la mancha amarilla cromo de una corteza de límón o el carmín de una guinda, que el barman, como un moderno alquimista, preparaba en su alegre laboratorio de botellas. Todos eran pálidos, fofos, y parecían llevar con un poco de cortedad sus smokings deslucidos, con las mangas brillantes por el uso, y el lazo de la corbata torcido, lacio, como un pájaro negro de alas caídas. Aquel café era una institución en la vieja ciudad y aquella hora del anochecer una de las más difíciles del servicio. Los ingenieros, los magistrados, los catedráticos de la Universidad y las gentes enriquecidas con el carbón y el hierro se reunían allí a merendar, y había que servirles escrupulosamente, procurando no cortar sus conversaciones al preguntarles qué deseaban o al…

Felicitación

Este blog desea a todos sus lectores lo mejor para el 2017.