Ir al contenido principal

Mont Pelée

"Nube ardiente" producida por la erupción de 1902
del volcán Mont Pelée, en la Martinica.
(Foto tomada por Alfred Lacroix)

A las 8 de la mañana del día 8 de mayo de 1902 una estruendosa detonación se oyó en toda la isla caribeña de Martinica. Pocos minutos más tarde la capital Saint-Pierre quedaba destruida por un potente flujo piroclástico que descendió precipitadamente por la ladera del volcán Mont Pelée, situado a 7 kilómetros de distancia. Hubo 28.000 víctimas mortales y solo se salvaron muy pocas personas, entre ellas un preso que estaba en el calabozo.
El término "nube ardiente" fue introducido por el petrólogo y volcanólogo Alfred Lacroix, que visitó el lugar de los hechos al mes siguiente. Como consecuencia de la erupción un enorme domo o pitón de lava andesítica se elevó hasta una altura de casi 300 metros antes de venirse abajo y desparramarse en mil pedazos.
Muy probablemente, el escritor y viajero Patrick Leigh Fermor debió de tener presente esta violenta erupción cuando escribió la novela Los violines de Saint-Jacques (1953). La acción transcurre en la ficticia isla antillana de Saint-Jacques a finales del siglo XIX y principios del XX. Berthe, la protagonista, institutriz de una de las familias aristocráticas de la isla, se verá envuelta en una romántica intriga cuyo clímax tiene lugar en plena fiesta de martes de carnaval, al tiempo que el volcán Salpetrière explota en un torrente de lava y cenizas que lo arrasa todo. Como hiciera el Mont Pelée.

Comentarios

  1. mui util la informacion tuve que hacer un trabajo sobre volcanes y esta in formacion la coloque toda ya que me parecio mui iteresante les felicito por su trabajo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).