Ir al contenido principal

Mont Pelée

"Nube ardiente" producida por la erupción de 1902
del volcán Mont Pelée, en la Martinica.
(Foto tomada por Alfred Lacroix)

A las 8 de la mañana del día 8 de mayo de 1902 una estruendosa detonación se oyó en toda la isla caribeña de Martinica. Pocos minutos más tarde la capital Saint-Pierre quedaba destruida por un potente flujo piroclástico que descendió precipitadamente por la ladera del volcán Mont Pelée, situado a 7 kilómetros de distancia. Hubo 28.000 víctimas mortales y solo se salvaron muy pocas personas, entre ellas un preso que estaba en el calabozo.
El término "nube ardiente" fue introducido por el petrólogo y volcanólogo Alfred Lacroix, que visitó el lugar de los hechos al mes siguiente. Como consecuencia de la erupción un enorme domo o pitón de lava andesítica se elevó hasta una altura de casi 300 metros antes de venirse abajo y desparramarse en mil pedazos.
Muy probablemente, el escritor y viajero Patrick Leigh Fermor debió de tener presente esta violenta erupción cuando escribió la novela Los violines de Saint-Jacques (1953). La acción transcurre en la ficticia isla antillana de Saint-Jacques a finales del siglo XIX y principios del XX. Berthe, la protagonista, institutriz de una de las familias aristocráticas de la isla, se verá envuelta en una romántica intriga cuyo clímax tiene lugar en plena fiesta de martes de carnaval, al tiempo que el volcán Salpetrière explota en un torrente de lava y cenizas que lo arrasa todo. Como hiciera el Mont Pelée.

Comentarios

  1. mui util la informacion tuve que hacer un trabajo sobre volcanes y esta in formacion la coloque toda ya que me parecio mui iteresante les felicito por su trabajo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

Políticos mejores y peores

P. ¿Queres decir que toda política es un juego sucio y que se la debería dejar en manos de los sinvergüenzas? ¿Te unes a la banda de los que dicen que el mundo sólo de salvará por un cambio del corazón? ¿Es eso?

R. No. Sólo digo que hoy los políticos dependen del apoyo de las masas, y que en consecuencia son representativos del hombre medio de su país y de su tiempo, a veces un poco mejores, a veces algo peores. Si fueran mucho mejores o mucho peores, no tendrían éxito, porque jamás serían aceptados por las masas (...) Esto significa que si estás muy por encima de la media en comprensión y sensibilidad, es probable que no seas capaz de hacer mucho políticamente, en el sentido estricto de la palabra, porque no tardarás en verte obligado a hacer cosas en las que realmente no crees, lo que significa que en la práctica fallarás, pues es imposible hacer bien algo si no se cree totalmente en lo que se está haciendo...

(W. H. Auden, El prolífico y el devorador. Traducción de Horacio Vázquez…

Luciérnagas en la noche

Eric Chapman contempló la esfera de su reloj de pulsera.
Se incorporó paseando por el amplio despacho. Se aproximó al ventanal. Desde allí se apreciaba una panorámica de la ciudad de Los Ángeles. Era como un gigante devorado por luciérnagas. Los destelleantes luminosos de neón dominaban la oscuridad de la noche.

(Adam Surray, El caso del cadáver secuestrado. Editorial Bruguera, 1982).