Ir al contenido principal

Mayón

Vista del perfecto cono volcánico del Mayón (Filipinas)
Grabado inserto en "El Mayón o volcán de Albay",
de Enrique Abella Casariego

(Bol. de la Comisión del Mapa Geol. , XI, 1884)

Leo en los periódicos que el volcán Mayón, en la isla de Luzón (Filipinas), ha "despertado". No es la primera vez ni será la última, sobre todo si tenemos en cuenta que este volcán es uno de los más activos del llamado "cinturón de fuego del Pacífico". Se calcula que en los últimos 500 años ha tenido unas cincuenta erupciones. Según el ingeniero de minas Enrique Abella, que lo exploró desde el punto de vista geológico, una de las erupciones históricas que más impresionó, por su magnitud y los estragos que causó, fue la de 1 de febrero de 1814.
El entonces párroco del vecino pueblo de Guinobatan fue testigo de la erupción y nos ha dejado una descripción de la misma. Primero se sintieron temblores y sacudimientos y el Mayón empezó a arrojar por su boca "una nube que subía piramidal y formaba la figura de un penacho muy vistoso". Más tarde comenzó a vomitar lava y la nube se fue extendiendo, hasta que:
"... oscureció la tierra, incendió la atmósfera, y de la tierra se veían salir rayos y centellas que se cruzaban unos con otros, formando una tempestad de horrores. A esto se siguió una lluvia tan terrible de gruesas piedras encedidas y calcinadas que arruinaban y quemaban cuanto encontraban. Poco después piedras más chicas, arena y cenizas, durando esto más de tres horas y la oscuridad como cinco... Abrasó y arruinó enteramente los pueblos de Camalig, Cagsaua y Budiao, con la mitad de Albay, lo mismo el de Guinobatan... La oscuridad llegó a partes bastante distantes, como a Manila e Ilocos, pasando las cenizas, como aseguran algunos, hasta China, y los truenos se oyeron en muchas partes del archipiélago..."
Esperemos que esta vez no llegue a estos extremos.

Comentarios

Entradas populares

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

Número diabólico (y no es el 666)

He aquí el número diabólico: 142.857. Consiste en lo siguiente: multiplicado por 2 y por 3 las mismas cifras se producen en los dos productos. Veamos:

                                                            x 2 = 285.714
                                                            x 3 = 428.571

Multiplicado por 4, 5, 6 se obtendrán siempre las mismas cifras y siempre en el mismo orden. Sólo cambia la cifra de partida. Existe una excepción multiplicado por 7. Veamos:

                                        x 7 = 999.999 (seis veces la cifra nueve).

Este número diabólico multiplicado por 8, nos da siete cifras en lugar de seis. Total: 1.142.856, es decir que, sumando la primera y la última cifra de este producto, obtendremos aún las seis cifras del número diabólico. Continuando las multiplicaciones por 9, 10, 11, 12 y 13 y sumando la primera y la última cifra del producto, viene de nuevo a nuestros ojos el número diabólico. Llegado a 14 (dos veces siete) se obtiene: 1.999.998, es de…