Ir al contenido principal

Mayón

Vista del perfecto cono volcánico del Mayón (Filipinas)
Grabado inserto en "El Mayón o volcán de Albay",
de Enrique Abella Casariego

(Bol. de la Comisión del Mapa Geol. , XI, 1884)

Leo en los periódicos que el volcán Mayón, en la isla de Luzón (Filipinas), ha "despertado". No es la primera vez ni será la última, sobre todo si tenemos en cuenta que este volcán es uno de los más activos del llamado "cinturón de fuego del Pacífico". Se calcula que en los últimos 500 años ha tenido unas cincuenta erupciones. Según el ingeniero de minas Enrique Abella, que lo exploró desde el punto de vista geológico, una de las erupciones históricas que más impresionó, por su magnitud y los estragos que causó, fue la de 1 de febrero de 1814.
El entonces párroco del vecino pueblo de Guinobatan fue testigo de la erupción y nos ha dejado una descripción de la misma. Primero se sintieron temblores y sacudimientos y el Mayón empezó a arrojar por su boca "una nube que subía piramidal y formaba la figura de un penacho muy vistoso". Más tarde comenzó a vomitar lava y la nube se fue extendiendo, hasta que:
"... oscureció la tierra, incendió la atmósfera, y de la tierra se veían salir rayos y centellas que se cruzaban unos con otros, formando una tempestad de horrores. A esto se siguió una lluvia tan terrible de gruesas piedras encedidas y calcinadas que arruinaban y quemaban cuanto encontraban. Poco después piedras más chicas, arena y cenizas, durando esto más de tres horas y la oscuridad como cinco... Abrasó y arruinó enteramente los pueblos de Camalig, Cagsaua y Budiao, con la mitad de Albay, lo mismo el de Guinobatan... La oscuridad llegó a partes bastante distantes, como a Manila e Ilocos, pasando las cenizas, como aseguran algunos, hasta China, y los truenos se oyeron en muchas partes del archipiélago..."
Esperemos que esta vez no llegue a estos extremos.

Comentarios

Entradas populares

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).