Ir al contenido principal

Gaffarel

Las piedras nos hablan de modo silencioso. Al menos así lo creían los antiguos y les atribuían símbolos y misterios varios. Pero no siempre se llega a entender su lenguaje. André Breton en su texto "La lengua de las piedras" dice: "El hecho es que las piedras dejan pasar, sin detenernos lo más mínimo, a la mayoría de los seres humanos llegados a la edad adulta, pero los que excepcionalmente se prendan de ellas lo normal es que ya no se desprendan de ellas. Allí donde las piedras se congreguen, los atraen y se recrean en hacer de ellos unas especie de astrólogos invertidos". Y luego habla Breton de las enigmáticas gamahés, aquellas "piedras grabadas con jeroglíficos", como las denominó Gaffarel, y que podemos relacionar con las piedras figuradas o fósiles.
Jacques Gaffarel (1601-1681) fue bibliotecario de Richelieu y limosnero de Luis XIII. Descolló como teólogo, naturalista, astrólogo, ocultista y experto en cábala cristiana. En Curiosidades inauditas, sobre la escultura talismánica de los persas, horóscopo de los Patriarcas y lectura de las estrellas (1629) habla de las gamahés, haciendo derivar su nombre de la palabra "chemaija" o camafeo.
En un momento dado Gaffarel se obsesionó con las cuevas, y se puso a escribir El mundo subterráneo, o descripción histórica y filosófica de todos los más bellos antros y de todas las más bellas grutas de la tierra, en el que describe toda clase de cavidades, bóvedas, simas y anfractuosidades terrestres y no terrestres, dividiéndolas en cinco grandes categorías: divinas, humanas, brutales, naturales y artificiales. Collin de Plancy, en su Diccionario infernal, dice al respecto: "La obra no salió porque murió el autor, y se dice que era un monumento de locura y erudición. Veía grutas aún dentro del hombre cuyo cuerpo presenta mil concavidades y recorría las cavernas del infierno, del purgatorio, del limbo, etc." Pero, en contra de lo que dice Collin, sí salió el libro y fue publicado en París, en 1654. Si en su momento ya fue una rareza, hoy en día lo es aún más.

Comentarios

  1. ¿Pero de dónde sacas a toda esta gente? Mira que llevo tiempo queriedo comentar pero con estos temas/personajes tan técnicos me resulta imposible! Saludos

    ResponderEliminar
  2. No te preocupes, Airin. Con que alguno de estos temas o personajes te susciten algo de curiosidad ya es bastante.
    Un abrazo navideño.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Incierta Fritillaria

La historia de la Fritillaria en Gran Bretaña es igualmnente incierta. Es seguro que se cultivaba allí en 1597, y posiblemente hacia 1578 (en realidad los nombrs de esta planta no se fijaron tan pronto, y a veces no está claro de qué planta se habla). Por otro lado, el primer registro de la planta en el mundo natural data de 1736, y hasta eso es anómalo, nadie afirma haber vuelto a verla hasta 1776, una fecha muy tardía para una nativa británica auténtica, sobre todo para una tan llamativa, inconfundible y atractiva. En otras palabras, quien considere nativa la Fritillaria deberá reconocer que las distintas generaciones de botánicos de los siglos XVII y XVIII se pusieron de acuerdo para no mencionarla en absoluto, una confabuilación solo comparable a la de la NASA cuando simuló los aterrizajes de estadounidenses en la Luna, supuestamente en los días que les quedaban libres en la tarea de vigilar los artefactos alienígenas de Roswell.

(Ken Thompson, ¿De dónde son los camellos? Creencia…

Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Un bizarro y efímero fenómeno

La afición de Faulkner por la aviación fue muy temprana. En julio de 1918 partió hacia Toronto para alistarse como piloto cadete en la rama canadiense de la Royal Air Force. Sin embargo el armisticio llegó sin haber concluido el entrenamiento, lo que no le impidió que regresara a su casa de Oxford con uniforme y contando baladronadas acerca de su participación en combates aéreos en los cielos de Alemania. En los años treinta su afición a los aviones se reforzó. Consiguió una licencia de piloto y se compró  un aeroplano de cabina Waco, participando en varias exhibiciones aéreas.
En febrero de 1934 asistió a la ceremonia de inauguración del aeropuerto Sushan, en Nueva Orleans. La experiencioa vivida durante este viaje forma parte del material utilizado para escribir Pylon, publicada en marzo del año siguiente, poco antes de que muriera en accidente aéreo su hermano menor Dean, piloto acrobático.
Pylon es una obra menor dentro de la producción novelística de Faulkner, pero solo en términ…