Ir al contenido principal

Gaffarel

Las piedras nos hablan de modo silencioso. Al menos así lo creían los antiguos y les atribuían símbolos y misterios varios. Pero no siempre se llega a entender su lenguaje. André Breton en su texto "La lengua de las piedras" dice: "El hecho es que las piedras dejan pasar, sin detenernos lo más mínimo, a la mayoría de los seres humanos llegados a la edad adulta, pero los que excepcionalmente se prendan de ellas lo normal es que ya no se desprendan de ellas. Allí donde las piedras se congreguen, los atraen y se recrean en hacer de ellos unas especie de astrólogos invertidos". Y luego habla Breton de las enigmáticas gamahés, aquellas "piedras grabadas con jeroglíficos", como las denominó Gaffarel, y que podemos relacionar con las piedras figuradas o fósiles.
Jacques Gaffarel (1601-1681) fue bibliotecario de Richelieu y limosnero de Luis XIII. Descolló como teólogo, naturalista, astrólogo, ocultista y experto en cábala cristiana. En Curiosidades inauditas, sobre la escultura talismánica de los persas, horóscopo de los Patriarcas y lectura de las estrellas (1629) habla de las gamahés, haciendo derivar su nombre de la palabra "chemaija" o camafeo.
En un momento dado Gaffarel se obsesionó con las cuevas, y se puso a escribir El mundo subterráneo, o descripción histórica y filosófica de todos los más bellos antros y de todas las más bellas grutas de la tierra, en el que describe toda clase de cavidades, bóvedas, simas y anfractuosidades terrestres y no terrestres, dividiéndolas en cinco grandes categorías: divinas, humanas, brutales, naturales y artificiales. Collin de Plancy, en su Diccionario infernal, dice al respecto: "La obra no salió porque murió el autor, y se dice que era un monumento de locura y erudición. Veía grutas aún dentro del hombre cuyo cuerpo presenta mil concavidades y recorría las cavernas del infierno, del purgatorio, del limbo, etc." Pero, en contra de lo que dice Collin, sí salió el libro y fue publicado en París, en 1654. Si en su momento ya fue una rareza, hoy en día lo es aún más.

Comentarios

  1. ¿Pero de dónde sacas a toda esta gente? Mira que llevo tiempo queriedo comentar pero con estos temas/personajes tan técnicos me resulta imposible! Saludos

    ResponderEliminar
  2. No te preocupes, Airin. Con que alguno de estos temas o personajes te susciten algo de curiosidad ya es bastante.
    Un abrazo navideño.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

Número diabólico (y no es el 666)

He aquí el número diabólico: 142.857. Consiste en lo siguiente: multiplicado por 2 y por 3 las mismas cifras se producen en los dos productos. Veamos:

                                                            x 2 = 285.714
                                                            x 3 = 428.571

Multiplicado por 4, 5, 6 se obtendrán siempre las mismas cifras y siempre en el mismo orden. Sólo cambia la cifra de partida. Existe una excepción multiplicado por 7. Veamos:

                                        x 7 = 999.999 (seis veces la cifra nueve).

Este número diabólico multiplicado por 8, nos da siete cifras en lugar de seis. Total: 1.142.856, es decir que, sumando la primera y la última cifra de este producto, obtendremos aún las seis cifras del número diabólico. Continuando las multiplicaciones por 9, 10, 11, 12 y 13 y sumando la primera y la última cifra del producto, viene de nuevo a nuestros ojos el número diabólico. Llegado a 14 (dos veces siete) se obtiene: 1.999.998, es de…