Ir al contenido principal

Raras materias escriptorias

"Antes, y después del siglo V, se ofrecen extrañas materias, en que alguna vez se ha escrito; pero no pueden con propiedad comprehenderse baxo la apelación de materia escriptoria, por no haber tenido Época de uso común, aunque latamente se tolere en algunas esa calidad. El Padre Mabillon la atribuye a las pieles de los Peces, alegando ciertos diplomas de distintos Soberanos, que vio Puricello escritos en ellas; Ulpiano a los libros de marfil; San Isidoro a los intestinos de Elefante, en cuyo número incluye Escalígero los libros Elefantinos de la Bibliotheca Ulpia; y podrían igualmente admitirse la Ilíade, y Odisea de Homero, escritas en aquel célebre intestino de Dragón, prolongado en ciento y veinte pies, que fue lastimosamente reducido a cenizas por León Isáurico, con la famosa Bibliotheca de Cosntantinopla; pero en todos estos, como en los libros de hojas de plata, cobre, y otros metales, (prescidiendo de meras inscripciones) tiene más parte la ostentación, o capricho, que la costumbre. Aún a los libros de texidos de seda no excluye de este concepto el Jurisconsulto Trotz. Un náugrafo describió su tempesta en la espalda de una Tortuga..."

(Josep de Mora, marqués de Llió: Observaciones sobre los principios elementales de la Historia, Real Academia de Buenas Letras de Barcelona, 1756)

Comentarios

Entradas populares

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).