Ir al contenido principal

Raras materias escriptorias

"Antes, y después del siglo V, se ofrecen extrañas materias, en que alguna vez se ha escrito; pero no pueden con propiedad comprehenderse baxo la apelación de materia escriptoria, por no haber tenido Época de uso común, aunque latamente se tolere en algunas esa calidad. El Padre Mabillon la atribuye a las pieles de los Peces, alegando ciertos diplomas de distintos Soberanos, que vio Puricello escritos en ellas; Ulpiano a los libros de marfil; San Isidoro a los intestinos de Elefante, en cuyo número incluye Escalígero los libros Elefantinos de la Bibliotheca Ulpia; y podrían igualmente admitirse la Ilíade, y Odisea de Homero, escritas en aquel célebre intestino de Dragón, prolongado en ciento y veinte pies, que fue lastimosamente reducido a cenizas por León Isáurico, con la famosa Bibliotheca de Cosntantinopla; pero en todos estos, como en los libros de hojas de plata, cobre, y otros metales, (prescidiendo de meras inscripciones) tiene más parte la ostentación, o capricho, que la costumbre. Aún a los libros de texidos de seda no excluye de este concepto el Jurisconsulto Trotz. Un náugrafo describió su tempesta en la espalda de una Tortuga..."

(Josep de Mora, marqués de Llió: Observaciones sobre los principios elementales de la Historia, Real Academia de Buenas Letras de Barcelona, 1756)

Comentarios

Entradas populares

Criterion

  Sin lugar a dudas, The Criterion , fundado y editado por T. S. Eliot en 1922, es una de las mejores revistas literarias británicas del siglo XX. La nómina de colaboradores que tuvo este magazine trimestral, hasta su último número publicado en 1939, conforma un catálogo bastante representativo de lo más granado de la intelectualidad, no solo británica, del período de entreguerras. En sus páginas escribieron luminarias como Pound, Yeats, Proust o Valéry, por citar solo cuatro.   El primer número de The Criterion , salido en octubre de aquel annus mirabilis , es realmente impactante y marca el sello característico de su editor, expresado a través de sus "Commentary"; a saber, la compatibilidad entre una ideología ideología católica y conservadora y una defensa a ultranza de la vanguardia modernista. En este ya mítico número 1, se incluye, por ejemplo, la primera aparición en letra impresa de The Waste Land de Eliot, y la crítica encomiástica de Valéry Larbaud del Ulises, de

Escritura y moral

  La primera obligación de un escritor es tratar todos los temas con la más elevada, la más digna y la más valiente de las disposiciones (...) El espíritu con el que se aborda un tema, un ingrediente relevante en cualquier tipo de literatura, es de absoluta importancia si hablamos de obras de ficción, reflexión o poesía, pues ahí no solo da color, sino que de por sí elige los hechos; no solo modifica, sino que conforma a la obra (...) No rechazamos una obra maestra aunque estemos preparados para detectar sus defectos; sobre todo, no nos preocupa encontrar sus defectos, sino sus méritos: Por supuesto no hay libro perfecto, ni siquiera en su concepción, pero no hay duda de que hay muchos que hacen disfrutar al lector, que le hacen mejorar en su vida o que le levantan el espíritu (...) En literatura, como en todo lo que hacemos, nunca podemos esperar la perfección. Lo único que cabe es hacer todo lo posible  porque así sea, y para ello solo hay una regla: lo que pueda hacerse despacio no

Un poema de David González

  David González (1964-2023)   PESADILLAS   últimamente mis sueños suelen ser auténticas pesadillas   mejor así:   no me asusto tanto al despertar.  (David González, Sembrando hogueras . Bartleby, 2001)