Ir al contenido principal

La garra del conspirador


El conspirador (1948), novela del británico Humphrey Slater, recientemente publicada por Galaxia Gutenberg, lleva en la portada un fotograma de la película basada en dicha novela, protagonizada por Elizabeth Taylor y Robert Taylor.
He leído algunas reseñas de esta curiosa novela de espionaje. La mayoría hacen mención a la adaptación cinematográfica de la obra de Slater filmada en 1949, pero sin mencionar el título con el que fue conocida en España. En alguna información se decía que era El traidor.
No me sonaba.
Así que recurrí a mi colección de viejos programas de cine y, en fecto, allí estaba. El título de la película es Traición.
Al dorso del programa que poseo, se anuncia el estreno de este filme el lunes 17, en los cines Capitol y Metropol, con encendidas palabras, acordes con el habitual "sensacional acontecimiento cionematográfico".
Se empieza con:

¡UNA NACIÓN SE DERRUMBA MINADA POR EL ESPIONAJE MOSCOVITA!

Y se concluye con esta perla de la propaganda de la época:

NO DEJE DE VER ESTA FORMIDABLE PELÍCULA Y SENTIRÁ LA GARRA SOVIÉTICA INCARSE (sic) EN SU PROPIO CORAZÓN.

Da yuyu.

Comentarios

  1. Ohhhh Robert y Elizabeth, ¡qué gran pareja del cine! ¡Y qué guapos los dos!

    ResponderEliminar
  2. Las apariencias engañan, Airin.

    ResponderEliminar
  3. Hola, sé que no viene muy a cuento comentarte esto aquí pero no sabía cómo contactar contigo de otra manera.
    Soy Edu, del equipo de organización del Festival Eñe. Quería comentarte que los próximos 13 y 14 de noviembre un sueño de nuestra revista se hará realidad: celebraremos un festival en el que el Círculo de Bellas Artes de Madrid se convertirá en el lugar para festejar la literatura.
    El Festival Eñe reunirá a más de 70 escritores, editores, creadores, músicos, cineastas… para hablarnos de libros, actualidad y celebrar las letras. Lo hará con un programa en el que las ideas se mezclarán con las lecturas, las lecturas con la música, la música con el aprendizaje y, todo ello, con la fiesta. Algunos de los autores que participarán en el festival son: Álvaro Pombo, José Antonio Marina, Antonio Gamoneda, Chema Madoz, Agustín Fernández Mallo, Soledad Puértolas, Jorge Herralde, Javier Cercas o Vicente Molina Foix, entre otros. Si quieres más información pásate por www.revistaparaleer.com/festival-ene
    Esperamos que puedas venir, luego no digas que no te lo avisamos…
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  4. El otro libro de Slater, "Los herejes" me lo leí en dos días. Me sorprendió gratísimamente. Me ha sabido a poco y seguiré con "El conspirador".

    ResponderEliminar
  5. Gracias por invitarme, Eduardo. Tomo nota de las fechas del Festival Eñe, aunque no se si podre asistir.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…

Café Peñalba, Oviedo

A aquellas horas, el café estaba completamente lleno. Se veía a los camareros pasar presurosos entre las mesas, llevando en alto las bandejas, cargadas de misteriosas mezclas rojas, lechosas, verdes, doradas, en las que destacaba intensamente la mancha amarilla cromo de una corteza de límón o el carmín de una guinda, que el barman, como un moderno alquimista, preparaba en su alegre laboratorio de botellas. Todos eran pálidos, fofos, y parecían llevar con un poco de cortedad sus smokings deslucidos, con las mangas brillantes por el uso, y el lazo de la corbata torcido, lacio, como un pájaro negro de alas caídas. Aquel café era una institución en la vieja ciudad y aquella hora del anochecer una de las más difíciles del servicio. Los ingenieros, los magistrados, los catedráticos de la Universidad y las gentes enriquecidas con el carbón y el hierro se reunían allí a merendar, y había que servirles escrupulosamente, procurando no cortar sus conversaciones al preguntarles qué deseaban o al…

Felicitación

Este blog desea a todos sus lectores lo mejor para el 2017.