Ir al contenido principal

Casa Montes

Publicaba ayer La Nueva España un extracto del libro En busca de mi Oviedo perdido. De la República a la posguerra (2009), de Marino Gómez Santos, bajo el título: "La calle Uría y las esencias del ovetensismo de posguerra".
Repasa Gómez Santos en el artículo cómo era la principal arteria ovetense en aquellos años y cuáles los establecimientos de mayor solera. Entre ellos cita la célebre sastrería Casa Montes, fundada por Juan Montes en el siglo XIX:
"Tenía un interior profundo, donde estaba instalada la mesa de cortador. Don Juan Montes pasó allí muchos años, entre patrones y piezas de tela inglesa, en la frecuente compañíade amigos que le visitaban en el curso del día y que formaron parte de una tertulia "de toda la vida". Don Juan Montes fue sucedido por su hijo Cholo, de aspecto y modales británicos, que mantuvo el prestigio de la sastrería..."
Otro Montes, Diego, hermano de Cholo, se hallaba por los años previos a la I Guerra Mundial en París. Uno de sus amigos era Eugeni Xammar. Diego era dependiente de la sucursal parisiense de la casa Maple & Co., mueblistas y decoradores de Londres. Los dos amigos vivían en un falansterio en Neuilly. En 1914 Montes se enteró de que la casa Maple buscaba una persona para ir a Buenos Aires y Montevideo como representante de la firma. Montes, que no le interesaba la oferta, recomendó a Xammar. Éste aceptó y se fue a Londres para hablar con la dirección. Fue un viaje que habría de cambiar su vida, pues en la capital londinense entraría en contacto con el mundo periodístico y, con el tiempo, se convertiría en uno de los más importantes periodistas españoles del siglo XX.
La anécdota la cuenta el propio Xammar en su libro autobiográfico Seixanta anys d'anar pel món. El catalán siempre le estuvo agradecido al asturiano por aquella oportunidad. Así lo manifiesta en el citado libro. Lo que no nos dice es qué fue de Diego Montes.

Comentarios

  1. Desde mi ingenuidad recomiendo a quien no lo haya leído la entrevista que le hizo Xammar a Hitler en 1929 , ó 1930 , no tengo aquí L ´ou de la serp , que es el volumen que la reproduce. Alucinante , parece que lo que era obvio para Xammar ; que se hallaba frente a un loco peligroso, pasó inadvertido . Pero no me hagan mucho caso , porque igual me confundo , pero lean a Xammar, vale la pena.

    ResponderEliminar
  2. Me sumo, claro está, a la sugerencia.

    ResponderEliminar
  3. Comentarte que en tu articulo hay un fallo de parentesco,Diego Montes Gonzalez no era hermano de Cholo Montes Brzezicki, Diego era tio carnal de Cholo,ya que era hermano de Juan Montes Gonzalez(padre de Cholo) y tanto Juan como Diego eran hijos de don Juan Montes Vargas fundador de casa Montes.
    Diego Montes Gonzalez fallecio en Asturias en accidente de bicicleta entre las localidades de Gijon y Candas en el año 1942.
    Para mas informacion sobre la familia Montes puedes leer el libro Ricardo Montes,pintor (hermano de Diego)publicado por el museo de bellas artes de Asturias en el 2006 del que soy coautor. Me parece muy interesante tu articulo,que lei aconsejado por mi primo Marcelino,nieto de Lola Montes (otra hermana de Diego).Sin mas recibe un cordial saludo de Luis Montes (sobrino nieto de Diego Montes).como ves todo queda en familia.

    ResponderEliminar
  4. mi direccion buena es esta, tuve que enviarte la respuesta a tu articulo con los dastos de un blog de mis sobrinos,antes no me dejaba entrar con mis verdaderos datos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Raine

    DE MUJER A AMANTE Soy fuego encalmado en agua, una ola que se eleva del abismo. En mis venas la marea atraída por la luna se alza en un árbol de flores esparcidas en espuma de mar.  Soy aire atrapado en una red, el pájaro profético que canta en un cielo reflejado. Soy un sueño antes de la nada, soy una corona de estrellas, soy la forma de morir.   (Kathleen Raine,  Collected Poems 1935-1980 , Allen & Unwin, 1981. Traducción: J.O.)  (Nota: Este blog, como viene siendo habitual en verano, se toma un descanso de aproximadamente un mes. Que pasen un buen y saludable verano.)  

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro , milagro . Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía . Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Cat

Como un río de corriente oscura y crecida

  Era un panorama extraño. En Barcelona, la habitual multitud nocturna paseaba Rambla abajo entre controles de policía regularmente repartidos, y la habitual bomba que explotaba en algún edificio inacabado (a causa de la huelga de los obreros de la construcción) parecía arrojar desde las calles laterales perqueñas riadas de gente nerviosa a la Rambla. Los carteristas, apaches, sospechosos vendedores ambulantes y relucientes mujeres que normalmente pueden verse en las callejuelas se infiltraban entre las buenas familias burguesas, las brigadas de obreros de rostro endurecido, las tropillas de estudiantes y jóvenes que deambulaban por la ciudad. La multitud se desparramaba lentamente por la Rambla, como un río de corriente oscura y crecida. Apareció un ejército de detectives, de bolsillos abultados, apostados en cada café, vagueando por la Rambla y enganchando, de un modo vengativamente suspicaz, a algunos transeúntes elegidos por alguna singular razón, hasta el punto de que incluso esta