Ir al contenido principal

Hágalo usted mismo

Cuano era niño una de las revistas que más me gustaba hojear era Mecánica Popular, una revista americana de bricolaje "escrita para que usted la entienda". Como yo era bastante torpe en asuntos de manualidades, me maravillaba con lo que uno podía fabricarse con solo unas cuantas herramientas y los componentes adecuados: desde un simple abrelatas a una casa entera, como las que veíamos en las películas de Hollywood.
Luego estaban los anuncios. Había uno en el que un macizo Charles Atlas, "el alfeñique de 44 kilos que se convirtió en el Hombre Más Perfectamente Desarrollado del Mundo" ofrecía su experiencia para que "usted también pueda ser este Hombre Nuevo". Impactaba lo suyo.
Pero el anuncio que más me intrigaba era el de los Rosacruces. En él aparecían los retratos de tres grandes sabios de la humanidad: Descartes, Franklin y Newton y preguntaban: "¿Cuál era el secreto poder que poseían? ¿Por qué fueron tan notables estos hombres?" La respuesta estaba en la letra pequeña, donde se aseguraba que todos ellos eran rosacruces. ¿Y cómo se hacía uno rosacruz? Pues muy sencillo, se escribía a una dirección de San José, California, y se recibía el libro El dominio de la vida, "que explica de qué manera puedes aprender a usar las facultades y poderes de la mente."
Confieso que en algun momento estuve tentado de escribir a los Rosacruces, pero al final no lo hice. Tampoco me atreví a convertirme en un tipo escultural como Atlas. Así que me quedé con la duda de si podía haber sido un genio o un tipo potente. Tampoco conseguí ser un manitas.

Comentarios

  1. Unlat Oso Mas16/7/09 19:10

    EL MALOGRADO

    Lo supo todo el tiempo : en esta vida
    casi nada se logra con trabajo,
    casi todo depende de la suerte.
    Lo supo todo el tiempo y por lo tanto
    no trató ni siquiera de intentarlo.
    No trató como tantos de engañarse
    apelando al esfuerzo, al justo premio
    que los dioses otorgan a los justos
    y a los perseverantes. Supo siempre
    que la gloria no es más que una ramera
    y la fama una infame proxeneta.
    Su mediana fortuna le bastó
    para vivir sin prodigar lisonjas
    ni depender de nadie. Sus talentos
    el prefirió enterrarlos. Mantenerse
    al margen de los otros que compiten
    como afanosas hienas deseó.
    Nadie supo quién era y mucho menos
    lo que pudo haber sido : Adolfo Hitler
    o San Juan de la Cruz ,Manson o Ghandi.
    Nadie podrá saberlo y nadie nunca
    le podrá agradecer que no empeñara
    su talento y su vida en descubrirlo.

    J. Fernández de la Sota.


    Algunos ni siquiera dudaron si escribir o no a San José , California, por el libro mágico.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo17/7/09 1:21

    No hace tanto de eso porque yo, que soy un poquito más joven que tú, recuerdo perfectamente esos anuncios. O a lo mejor somos los dos muy viejos.
    Pero me acuerdo del anuncio de Atlas. El que yo vi era muy elaborado, era un cómic. Salía un tipo enclenque (aunque acompañado por una tía que estaba muy buena) al que le echaba arena en la playa un macizo que jugaba a la pelota. El enclenque protestaba débilmente y su novia guapa le decía: "No digas nada, flaquito". Luego salía el flaquito entrenándose con el método atlas y a las dos viñetas estaba como Maciste de cachas. La última viñeta era el ex-enclenque atizándole al cachas de la primera viñeta y diciéndole: "Así aprendera Vd. modales". Fantástico.
    Había también uno de unas gafas de rayos X con las que se suponía podías ver a través de objetos sólidos. Los primeros que conocí eran muy inocentes y salía un tipo mirándose la mano y viendo sus propias falanges. Luego ya era un tipo mirando a una mujer y viéndola en ropa interior. Ahora supongo que la verá directamente desnuda.
    Perdón por el rollo y gracias por recordarnos aquellos mundos. (¿Y aquel que eran unos bichos que si los ponías en agua surgía en tu pecera toda una civilización de seres acuáticos?).
    Un abrazo:
    JLP

    ResponderEliminar
  3. Nos estamos haciendo viejos... ja ja ja, porque estos recuerdos que traéis son los míos también... También yo recuerdo lo que relata tan bien JLP . El resultado, leído como cosa ajena, suena a batallitas de las de los abuelos... Me habéis puesto una sonrisa para empezar el día. Gracias y un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. No sé si nos estamos haciendo viejos (puede que sí), pero es verdad que hace ya demasiado tiempo de muchas cosas. No obstante, mirar al pasado, de vez en cuando, no es malo, incluso puede ser divertido.
    Gracias a todos por vuestras aportaciones.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Políticos mejores y peores

P. ¿Queres decir que toda política es un juego sucio y que se la debería dejar en manos de los sinvergüenzas? ¿Te unes a la banda de los que dicen que el mundo sólo de salvará por un cambio del corazón? ¿Es eso?

R. No. Sólo digo que hoy los políticos dependen del apoyo de las masas, y que en consecuencia son representativos del hombre medio de su país y de su tiempo, a veces un poco mejores, a veces algo peores. Si fueran mucho mejores o mucho peores, no tendrían éxito, porque jamás serían aceptados por las masas (...) Esto significa que si estás muy por encima de la media en comprensión y sensibilidad, es probable que no seas capaz de hacer mucho políticamente, en el sentido estricto de la palabra, porque no tardarás en verte obligado a hacer cosas en las que realmente no crees, lo que significa que en la práctica fallarás, pues es imposible hacer bien algo si no se cree totalmente en lo que se está haciendo...

(W. H. Auden, El prolífico y el devorador. Traducción de Horacio Vázquez…

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

El Centauro

Maurice de Guérin, nacido en 1810 en el castillo albigense de Caylar, en Andillac, y muerto en el mismo lugar poco antes de cumplir los veintinueve años, es uno de los más exquisitos poetas románticos franceses. Su obra, póstuma, es tan breve como corta fue su vida. Jules de Goncourt dijo que entre los poetas modernos solo Maurice de Guérin hizo el hallazgo de una lengua para hablar de los tiempos antiguos. También fue elogiado, entre otros, por Sainte-Beuve, Remy de Gourmont, Rilke y Mauriac.
En julio de 1954 se publicó en Albi (Tarn), en la Imprimerie Coopérative du Sud-Ouest, un librito de 44 páginas, en octavo, con su poema en prosa más celebrado, "Le Centaure", en el que un viejo compañero de Quirón, llamado Macareo, expone al adivino Melampo sus pensamientos sobre el paso del tiempo y evoca con nostalgia su vigorosa juventud. El poema fue dado a conocer por George Sand en 1840 en la Revue des Deux Mondes. 
La edición incluye, además del texto original, la traducción …