Ir al contenido principal

Elisabeth Mulder

Hija de padre holandés y madre puertorriqueña, la escritora barcelonesa Elisabeth Mulder (1904-1987) es autora de una obra poética y narrativa de una rara sensibilidad. La historia de Java (1935), por ejemplo, es un relato de delicado lirismo sobre la historia de una gata, independiente y errabunda, a la que llaman Java porque "andaba con una elegancia emocionante, a la vez decadente y ritual, de bailarina de Batavia."
Después de la guerra, Mulder continuó su obra publicando novelas de sugerentes títulos: El hombre que acabó en las islas (1944), Preludio a la muerte (1946), Alba Grey (1947), El vendedor de vidas (1953) y Luna de máscaras (1958).
Las protagonistas de sus novelas suelen ser jóvenes modernas que hablan idiomas, viajan por el extranjero, van a colegios suizos y juegan al bridge. Heroínas que se enfrentan al amor con una resolución no desprovista de cierta ambigüedad (no es difícil adivinar en sus obras comportamientos levemente lésbicos). La escritura de Mulder recuerda en ocasiones a escritoras como Katherine Mansfield, Rosamond Lehmann o Elizabeth Bowen.
Los últimos casi treinta años de su vida los pasó Elisabeth Mulder en un discreto retiro en su casa del Paseo de la Bonanova de Barcelona. Era una señora de porte distinguido, con el pelo blanco muy bien peinado, educadísima.
En su libro La hora emocionada (1931) hay un poema titulado "El amante egoísta", algunos de cuyos versos recuerdo:

Calla y mírame. O sonríe si lo prefieres.
No me cuentes tus penas. ¿Para qué?
Historias lamentables: historias de mujeres.

Comentarios

  1. Con ese nombre y ese porte debería haberse dedicado a la novela negra, de detectives, como las grandes damas inglesas (de Agatha Christie a P. D. James). Tienen todas cierto morbo aristocrático y tatcheriano, como de espías con laca tomando el té a las 5.
    En cuanto al morbo tatcheriano, léase:
    http://www.elmundo.es/elmundo/2009/05/04/cronicasdesdeeuropa/1241446253.html

    ResponderEliminar
  2. Seguramente, amigo conde-duque, de haber vivido en Inglaterra igual se hubiese dedicado a la novela de detectives o a la histórica, tipo Georgette Heyer, quién sabe. Pero en la España de la posguerra se escribía lo que se podía. En cualquier caso, podría perfectamente formar parte de un club de exquisitas damas escritoras.

    ResponderEliminar
  3. Conde-Duque, el morbo de la senyora no te lo imaginas....No tiene nada que ver con tus afirmaciones, curiosas...Por favor amigo Ordaz, ¡se me informe!. La señora no vivió solo en la posguerra...El año 39, tenía exactamente 35 años...O sea, era mayorcita...Tan mayorcita que había decidido que le gustavan las señoras....Peo tenía otro problema, le gustaba el régimen de Franco...Ya lo sé, Asturias, nunca más, serà "patria querida"...No es por nada, pero hay ignorancias geológicas... La señor Murder forma parte de un submundo muy interessante de la Barcelona de la postguerra....Este submundo lo formava un núcleo de privilegiados, de beneficiados por el resultado de la guerra, però, hacían un poco de ascos al franquismo que los beneficiava...Por un lado les parecia muy bién que el franquismos asesinase catalanes (efectivamente, lo que su historia no explica...¡Quiere datos?), así ampliavan mercado (¿Señor Ordaz, ha observado donde publicava la señora Murder antes de llegar a la edad de 35 años?)...Por favor, la Sra. Murder publicó lo que quiso.. A parte se dedicaba a las señoras...No sé, me parece que en franquismo la homosexualidad estava penada, como la estafa y el asesinato...El régimen cometia estos delitos,si estabas de su lado podias delinquir...Por favor Conde-Duque i Ordaz...La historia empieza antes de la versiones de "El País", de "El Mundo" de ABC y de todos los herederos impunes del franquismo...El mundo posmoderno espaol es muy curioso...Internet llega a Asturias, que ya es llegar, pero la información, llegar, llegar, no se sabe donde llega

    ResponderEliminar
  4. Por cierto Ordaz,
    Un escritor tiene la obligació de saber leer...En el fragmento de texto que reproduces, si el tu no es femenino, resulta que no se entiende nada...Si feminizas el tu, el texto se ilumina...O sea, la geologia, Asturia, la patria querida, ni la madre que os parió consegurá que aprendais a leer...Nada a intentarlo, a esforzarse....Al final, el esfuerzo tiene recompensa

    ResponderEliminar
  5. De entrada te va a parecer extraño....Pero la vida es mucho peor que un tango...L historisa de mujeres son la de quejar-se de los maridos, sin hacer el paso definitivo y querido para Murder...¿Vas avanzando en la comprensión del texto? O sea, de levemente lésbicos nada...pero bién, lo que pide la Sra Murder es follarse a la mujer del amigo con quién platica....¿per que se sepa, nada hizo, por mucho que algunos digan, por sal var a esa mujer de su marido. LA manera de salvarla implicaba cagarse en la puta madre que parió esta sociedad franquista...No lo hizo...Simplemente, menospreció a las mujeres que utilizó como objetos sexuales...A parte de la reivindicació extraña de algunos escritores de derechas, la historia de la Murder es infinitamente más bestia...Pero, Una Sociedad Feijoiana, asturiana, geológica, minera y aspirante a satelite de Madrid dificilmente lo va a reconocer...Al final, vuestr única hermnecia cultural es la del franquismo...¿Que no? No tienes ni conocimientos ni cojones para discutir esta afirmación

    ResponderEliminar
  6. Qué Feijoiano, nolector, pero escritor....¿Queda un cojoncín no farnquista en tu formación? Qué te va a quedar..

    ResponderEliminar
  7. Más sobre la Snñora Mulder...Algunas biografías de la Sra., nos iluminan sobre la importancia de su primer y único marido en la sociedad barcelonesa de la época...Pués nada, resulta que ete señor tiene el gran mérito de de inscribisrse en la Unión Patriótica, evidentemente despúes del "golpe de estado" de don Primo...Con estos méritos consigue ser concejal del Ayuntamiento de Barcelona...O sea, era un personaje de una gran importancia y muy querido pr la sociedad barcelonesa...Pués bién la sñora se casa con ese energúmeno a los 17 años...Tiene la suerte que se muere bastante pronto...Mira Ordazito, si no se pasa al lesbianismo después de esta experiencia...Però, se mantuvo en su cosa franquista...Por favor Ordaz,¿ quien publica sus traducciones después de vuestra Guerra? Yunque, la editorial Yunque le publica su Shelley...¿Continuo "rajando"? Puedo continuar hasta el infinito...Vuestra ignorancia es enorme e impune.

    ResponderEliminar
  8. ¿Pongamos que hablo de Madrid?

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Mayo del 68: Una visión

"Estoy convencido de que de no haber sido bueno el tiempo reinante durante el mes de mayo, la revolución no se hubiera podido hacer. Quizás se hubiera reducido a unas cuantas escaramuzas. La lluvia y el frío suelen atenuar los ánimos revolucionarios más que ninguna otra cosa. Sé que esto podrá resultar cínico, pero yo creo que es verdad. La policía de París también compartía mi opinión.  Tengo entendido que los oficiales de la Prefectura se reunían todos los días para estar al corriente de los boletines meteorológicos." Quien así habla es el periodista Jack Hartley, narrador y uno de los protagonistas de la novela El alegre mes de mayo (1971), del escritor estadounidense James Jones.
No es el famoso autor de novelas como De aquí a la eternidad o Como un torrente un nombre que se suela asociar a los hechos de mayo de 1968. No obstante, fue uno de los pocos escritores norteamericanos que, a poco de suceder los hechos, decidió novelarlos. (Otro autor fue su compatriota Frank Y…

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.