Ir al contenido principal

Elisabeth Mulder

Hija de padre holandés y madre puertorriqueña, la escritora barcelonesa Elisabeth Mulder (1904-1987) es autora de una obra poética y narrativa de una rara sensibilidad. La historia de Java (1935), por ejemplo, es un relato de delicado lirismo sobre la historia de una gata, independiente y errabunda, a la que llaman Java porque "andaba con una elegancia emocionante, a la vez decadente y ritual, de bailarina de Batavia."
Después de la guerra, Mulder continuó su obra publicando novelas de sugerentes títulos: El hombre que acabó en las islas (1944), Preludio a la muerte (1946), Alba Grey (1947), El vendedor de vidas (1953) y Luna de máscaras (1958).
Las protagonistas de sus novelas suelen ser jóvenes modernas que hablan idiomas, viajan por el extranjero, van a colegios suizos y juegan al bridge. Heroínas que se enfrentan al amor con una resolución no desprovista de cierta ambigüedad (no es difícil adivinar en sus obras comportamientos levemente lésbicos). La escritura de Mulder recuerda en ocasiones a escritoras como Katherine Mansfield, Rosamond Lehmann o Elizabeth Bowen.
Los últimos casi treinta años de su vida los pasó Elisabeth Mulder en un discreto retiro en su casa del Paseo de la Bonanova de Barcelona. Era una señora de porte distinguido, con el pelo blanco muy bien peinado, educadísima.
En su libro La hora emocionada (1931) hay un poema titulado "El amante egoísta", algunos de cuyos versos recuerdo:

Calla y mírame. O sonríe si lo prefieres.
No me cuentes tus penas. ¿Para qué?
Historias lamentables: historias de mujeres.

Comentarios

  1. Con ese nombre y ese porte debería haberse dedicado a la novela negra, de detectives, como las grandes damas inglesas (de Agatha Christie a P. D. James). Tienen todas cierto morbo aristocrático y tatcheriano, como de espías con laca tomando el té a las 5.
    En cuanto al morbo tatcheriano, léase:
    http://www.elmundo.es/elmundo/2009/05/04/cronicasdesdeeuropa/1241446253.html

    ResponderEliminar
  2. Seguramente, amigo conde-duque, de haber vivido en Inglaterra igual se hubiese dedicado a la novela de detectives o a la histórica, tipo Georgette Heyer, quién sabe. Pero en la España de la posguerra se escribía lo que se podía. En cualquier caso, podría perfectamente formar parte de un club de exquisitas damas escritoras.

    ResponderEliminar
  3. Conde-Duque, el morbo de la senyora no te lo imaginas....No tiene nada que ver con tus afirmaciones, curiosas...Por favor amigo Ordaz, ¡se me informe!. La señora no vivió solo en la posguerra...El año 39, tenía exactamente 35 años...O sea, era mayorcita...Tan mayorcita que había decidido que le gustavan las señoras....Peo tenía otro problema, le gustaba el régimen de Franco...Ya lo sé, Asturias, nunca más, serà "patria querida"...No es por nada, pero hay ignorancias geológicas... La señor Murder forma parte de un submundo muy interessante de la Barcelona de la postguerra....Este submundo lo formava un núcleo de privilegiados, de beneficiados por el resultado de la guerra, però, hacían un poco de ascos al franquismo que los beneficiava...Por un lado les parecia muy bién que el franquismos asesinase catalanes (efectivamente, lo que su historia no explica...¡Quiere datos?), así ampliavan mercado (¿Señor Ordaz, ha observado donde publicava la señora Murder antes de llegar a la edad de 35 años?)...Por favor, la Sra. Murder publicó lo que quiso.. A parte se dedicaba a las señoras...No sé, me parece que en franquismo la homosexualidad estava penada, como la estafa y el asesinato...El régimen cometia estos delitos,si estabas de su lado podias delinquir...Por favor Conde-Duque i Ordaz...La historia empieza antes de la versiones de "El País", de "El Mundo" de ABC y de todos los herederos impunes del franquismo...El mundo posmoderno espaol es muy curioso...Internet llega a Asturias, que ya es llegar, pero la información, llegar, llegar, no se sabe donde llega

    ResponderEliminar
  4. Por cierto Ordaz,
    Un escritor tiene la obligació de saber leer...En el fragmento de texto que reproduces, si el tu no es femenino, resulta que no se entiende nada...Si feminizas el tu, el texto se ilumina...O sea, la geologia, Asturia, la patria querida, ni la madre que os parió consegurá que aprendais a leer...Nada a intentarlo, a esforzarse....Al final, el esfuerzo tiene recompensa

    ResponderEliminar
  5. De entrada te va a parecer extraño....Pero la vida es mucho peor que un tango...L historisa de mujeres son la de quejar-se de los maridos, sin hacer el paso definitivo y querido para Murder...¿Vas avanzando en la comprensión del texto? O sea, de levemente lésbicos nada...pero bién, lo que pide la Sra Murder es follarse a la mujer del amigo con quién platica....¿per que se sepa, nada hizo, por mucho que algunos digan, por sal var a esa mujer de su marido. LA manera de salvarla implicaba cagarse en la puta madre que parió esta sociedad franquista...No lo hizo...Simplemente, menospreció a las mujeres que utilizó como objetos sexuales...A parte de la reivindicació extraña de algunos escritores de derechas, la historia de la Murder es infinitamente más bestia...Pero, Una Sociedad Feijoiana, asturiana, geológica, minera y aspirante a satelite de Madrid dificilmente lo va a reconocer...Al final, vuestr única hermnecia cultural es la del franquismo...¿Que no? No tienes ni conocimientos ni cojones para discutir esta afirmación

    ResponderEliminar
  6. Qué Feijoiano, nolector, pero escritor....¿Queda un cojoncín no farnquista en tu formación? Qué te va a quedar..

    ResponderEliminar
  7. Más sobre la Snñora Mulder...Algunas biografías de la Sra., nos iluminan sobre la importancia de su primer y único marido en la sociedad barcelonesa de la época...Pués nada, resulta que ete señor tiene el gran mérito de de inscribisrse en la Unión Patriótica, evidentemente despúes del "golpe de estado" de don Primo...Con estos méritos consigue ser concejal del Ayuntamiento de Barcelona...O sea, era un personaje de una gran importancia y muy querido pr la sociedad barcelonesa...Pués bién la sñora se casa con ese energúmeno a los 17 años...Tiene la suerte que se muere bastante pronto...Mira Ordazito, si no se pasa al lesbianismo después de esta experiencia...Però, se mantuvo en su cosa franquista...Por favor Ordaz,¿ quien publica sus traducciones después de vuestra Guerra? Yunque, la editorial Yunque le publica su Shelley...¿Continuo "rajando"? Puedo continuar hasta el infinito...Vuestra ignorancia es enorme e impune.

    ResponderEliminar
  8. ¿Pongamos que hablo de Madrid?

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…

Café Peñalba, Oviedo

A aquellas horas, el café estaba completamente lleno. Se veía a los camareros pasar presurosos entre las mesas, llevando en alto las bandejas, cargadas de misteriosas mezclas rojas, lechosas, verdes, doradas, en las que destacaba intensamente la mancha amarilla cromo de una corteza de límón o el carmín de una guinda, que el barman, como un moderno alquimista, preparaba en su alegre laboratorio de botellas. Todos eran pálidos, fofos, y parecían llevar con un poco de cortedad sus smokings deslucidos, con las mangas brillantes por el uso, y el lazo de la corbata torcido, lacio, como un pájaro negro de alas caídas. Aquel café era una institución en la vieja ciudad y aquella hora del anochecer una de las más difíciles del servicio. Los ingenieros, los magistrados, los catedráticos de la Universidad y las gentes enriquecidas con el carbón y el hierro se reunían allí a merendar, y había que servirles escrupulosamente, procurando no cortar sus conversaciones al preguntarles qué deseaban o al…

Felicitación

Este blog desea a todos sus lectores lo mejor para el 2017.