Ir al contenido principal

Meteoros

Ilustración de Georges Roux para La caza del meteoro

Desde la antigüedad, la caída de piedras del cielo ha asombrado y amedrentado a la población humana. "A veces los cielos se abren y caen piedras que parecen sangre y fuego que golpean la Tierra", dice Plinio el Viejo en su Historia Natural. Sin embargo, desde el punto de vista de la ficción literaria la observación de bólidos y la caída de meteoritos no ha sido un tema muy frecuentado.
El escritor norteamericano T. C. Bridges (1868-1944), autor de varias narraciones juveniles, escribió una novela de aventuras titulada Stones from the Sky (1941), en donde se describe la caída de unos aerolitos en la Patagonia. Pero sin duda la novela más conocida de esta temática es La caza del meteoro de Julio Verne. La novela fue escrita en 1898 y se publicó póstumamente diez añós más tarde, retocada por su hijo Michel.
El argumento de la novela gira en torno al descubrimiento, por parte de dos astrónomos aficionados y rivales de la ciudad de Whaston, en el estado de Virginia Oriental (EE.UU), de un bólido que orbita alrededor de nuestro planeta. La narración sube en interés cuando se descubre que dicho meteoro, de 110 m de diámetro y un volumen aproximado de 96.000 metros cúbicos, está coompuesto enteramente por oro puro.
Es entonces cuando aparece en escena un excéntrico sabio francés llamado Zephyrin Xirdal que, con el auxilio de un "reflector metálico" de su invención, logra cambiar la órbita del bólido y provocar su caída en un lugar determinado de Groenlandia, justamente en unos terrenos que previamente había comprado con la ayuda de su tío banquero. Esto desencadena una especie de alocada porfía, de tintes trágicómicos, por hacerse con el aurífero meteorito. Ante la estupefacción del público allí congregado, venido de diversoso países, tiene lugar el desenlace de la novela que, naturalmente, no voy a desvelar.

Comentarios

  1. interesante,le invito entonces a visitar mis blogs http://allan-astronomia.blogspot.com y http://julesverneastronomia.blogspot.com

    Tambien puedes visitar http://javiercoria.blogspot.com y una pag web jverne.net

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Finales felices

Brad Pitt: "¿Crees que esta historia tendrá un final feliz?"
Angelina Jolie: "Los finales felices son historias sin acabar."

(Sr. y Sra. Smith, 2005, de Doug Liman. Guion de Simon Kinberg).

Presente continuo

Para una historia de la literatura, el único criterio de valor debe ser el presente, quiero decir, lo que justifica históricamente a un escritor no es su permanencia en el aire de los tiempos sino que su realidad es una especie de presente continuo que lo hace contemporáneo en algunas épocas y lo oscurece en otras. Porque para nadie, en ningún tuempo, hay valores absolutos.

(Ricardo Piglia, Los diarios de Emilio Renzi. Años de formación, Anagrana, 2015).

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…