Ir al contenido principal

El último beso


Los que manejaban las pistolas ametralladoras procuraban bajar la puntería, acribillando el suelo. Un rebote de bala alcanzó a Belle en la pierna derecha, haciéndole lanzar un grito de dolor; otro balazo produjo un rasponazo profundo en la cabeza de Fred, que sintió un dolor agudo, mientras un hilillo de sangre le corría a lo largo de la frente.
Alargó la mano izquierda y cogió a Belle, atrayéndola hacia sí. La muchacha acercó su boca a la de Whitfield y le besó en la mejilla. Ninguno de los dos habló una sola palabra, pero ambos sabían que aquél podía ser, sería probablemente su último beso.

(Intolerancia, de Eddie Thorny -Eduardo de Guzmán-, 1952)

Comentarios

  1. Ya que acercó su boca a la de Whitfield, podía haberle besado en la boca y no en la mejilla. Qué momento para el recato.
    No nos dejes con la angustia: ¿fue realmente el último beso?
    Un abrazo:
    JLP

    ResponderEliminar
  2. No, no fue el último beso. Al final se salvan los dos, como debe ser, porque los dos son "buenos".
    Y de besos en la boca, nada; que aunque la novela pase en Florida se escribe en España y hay que guardar las formas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Ah, se me olvidaba: lo que tenía que hacer un escritor y periodista republicano y anarquista, como Eduardo de Guzmán, en la posguerra para poder sobevivir.
    Démosle su parte de mérito a él y a otros como él que llenaron los quioscos de novelas del oeste, aventuras, detectives, bélicas, románticas, etc. Escribían lo que les mandaban, les pagaban mal y encima trataban de hacerlo bien. No es poco mérito.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Criterion

  Sin lugar a dudas, The Criterion , fundado y editado por T. S. Eliot en 1922, es una de las mejores revistas literarias británicas del siglo XX. La nómina de colaboradores que tuvo este magazine trimestral, hasta su último número publicado en 1939, conforma un catálogo bastante representativo de lo más granado de la intelectualidad, no solo británica, del período de entreguerras. En sus páginas escribieron luminarias como Pound, Yeats, Proust o Valéry, por citar solo cuatro.   El primer número de The Criterion , salido en octubre de aquel annus mirabilis , es realmente impactante y marca el sello característico de su editor, expresado a través de sus "Commentary"; a saber, la compatibilidad entre una ideología ideología católica y conservadora y una defensa a ultranza de la vanguardia modernista. En este ya mítico número 1, se incluye, por ejemplo, la primera aparición en letra impresa de The Waste Land de Eliot, y la crítica encomiástica de Valéry Larbaud del Ulises, de

Escritura y moral

  La primera obligación de un escritor es tratar todos los temas con la más elevada, la más digna y la más valiente de las disposiciones (...) El espíritu con el que se aborda un tema, un ingrediente relevante en cualquier tipo de literatura, es de absoluta importancia si hablamos de obras de ficción, reflexión o poesía, pues ahí no solo da color, sino que de por sí elige los hechos; no solo modifica, sino que conforma a la obra (...) No rechazamos una obra maestra aunque estemos preparados para detectar sus defectos; sobre todo, no nos preocupa encontrar sus defectos, sino sus méritos: Por supuesto no hay libro perfecto, ni siquiera en su concepción, pero no hay duda de que hay muchos que hacen disfrutar al lector, que le hacen mejorar en su vida o que le levantan el espíritu (...) En literatura, como en todo lo que hacemos, nunca podemos esperar la perfección. Lo único que cabe es hacer todo lo posible  porque así sea, y para ello solo hay una regla: lo que pueda hacerse despacio no

Un poema de David González

  David González (1964-2023)   PESADILLAS   últimamente mis sueños suelen ser auténticas pesadillas   mejor así:   no me asusto tanto al despertar.  (David González, Sembrando hogueras . Bartleby, 2001)