Ir al contenido principal

El último beso


Los que manejaban las pistolas ametralladoras procuraban bajar la puntería, acribillando el suelo. Un rebote de bala alcanzó a Belle en la pierna derecha, haciéndole lanzar un grito de dolor; otro balazo produjo un rasponazo profundo en la cabeza de Fred, que sintió un dolor agudo, mientras un hilillo de sangre le corría a lo largo de la frente.
Alargó la mano izquierda y cogió a Belle, atrayéndola hacia sí. La muchacha acercó su boca a la de Whitfield y le besó en la mejilla. Ninguno de los dos habló una sola palabra, pero ambos sabían que aquél podía ser, sería probablemente su último beso.

(Intolerancia, de Eddie Thorny -Eduardo de Guzmán-, 1952)

Comentarios

  1. Ya que acercó su boca a la de Whitfield, podía haberle besado en la boca y no en la mejilla. Qué momento para el recato.
    No nos dejes con la angustia: ¿fue realmente el último beso?
    Un abrazo:
    JLP

    ResponderEliminar
  2. No, no fue el último beso. Al final se salvan los dos, como debe ser, porque los dos son "buenos".
    Y de besos en la boca, nada; que aunque la novela pase en Florida se escribe en España y hay que guardar las formas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Ah, se me olvidaba: lo que tenía que hacer un escritor y periodista republicano y anarquista, como Eduardo de Guzmán, en la posguerra para poder sobevivir.
    Démosle su parte de mérito a él y a otros como él que llenaron los quioscos de novelas del oeste, aventuras, detectives, bélicas, románticas, etc. Escribían lo que les mandaban, les pagaban mal y encima trataban de hacerlo bien. No es poco mérito.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).