Ir al contenido principal

Adams y King

Clarence King en California, hacia 1864
(Foto: U.S. Geological Survey)

La educación de Henry Adams es uno de los más importantes libros autobiográficos de la literatura norteamericana. Su autor, Henry Brooks Adams (1838-1918), educado en Harvard, fue un historiador, filósofo y crítico de arte de gran talla intelectual. Amplió estudios en Europa, y durante su estancia en Londres entró en contacto con Charles Lyell y su obra, haciendo una reseña de sus Principios de Geología. El uniformitarismo de Lyell contribuyó a forjar, junto con el evolucionismo de Darwin, las ideas de Adams sobre la historia y desarrollo de la humanidad.
De vuelta a su país, Adams conoció a otro geólogo, Clarence King (1842-1901), que más tarde sería el primer director del U. S. Geological Survey y al que se refiere en varias ocasiones en el mencionado libro. King era un hombre de gran talento y dotes organizativas, mitad explorador, mitad científico y, según J. C. Levenson, "posiblemente el mejor conversador del país". Enseguida entró a formar parte del selecto círculo de amistades de Adams, conocido por "El cinco de corazones". En 1871 Adams llegó a acompañar a King en la expedición del Paralelo 40, que acabaría siendo fundamental para el conocimiento de la geología de Estados Unidos.
La amistad de Adams con King se mantuvo hasta los últimos años de la vida de éste, en los que, debido a una sucesión de acontecimientos (entre ellos su matrimonio, bajo identidad falsa, con una mujer afroamericana) su estrella se fue apagando hasta conducirle a un declive físico, mental y financiero. En palabras de Adams, Clarence King era "el mejor y más brillante hombre de su generación", que también era la suya.

Comentarios

Entradas populares

Finales felices

Brad Pitt: "¿Crees que esta historia tendrá un final feliz?"
Angelina Jolie: "Los finales felices son historias sin acabar."

(Sr. y Sra. Smith, 2005, de Doug Liman. Guion de Simon Kinberg).

Presente continuo

Para una historia de la literatura, el único criterio de valor debe ser el presente, quiero decir, lo que justifica históricamente a un escritor no es su permanencia en el aire de los tiempos sino que su realidad es una especie de presente continuo que lo hace contemporáneo en algunas épocas y lo oscurece en otras. Porque para nadie, en ningún tuempo, hay valores absolutos.

(Ricardo Piglia, Los diarios de Emilio Renzi. Años de formación, Anagrana, 2015).

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…