Ir al contenido principal

Padre e hijo

Philip Henry Gosse y su hijo Edmund

Philip Henry Gosse (1810-1888) era probablemente el mejor naturalista descriptivo de su época, y un personaje de gran popularidad por su labor divulgadora de la historia natural de Gran Bretaña. Sin duda estaba destinado a ocupar las más altas posiciones en la comunidad científica victoriana. Pero en 1857 publicó un libro que, sin quererlo, iba a cambiar su vida. Lo denominó Omphalos, y llevaba por subtítulo: "Un intento de desatar el nudo de la geología."
Gosse defiende en este libro que si las especies surgen por acción repentina en cualquier parte de su ciclo vital, su forma inicial debe presentar apariencia ilusoria de preexistencia. Así, por ejemplo, un hipopótamo adulto, recién creado por Dios hace tan solo una hora, debe tener los dientes desgastados por su uso; y en cuanto a los fósiles, éstos fueron colocados ya dentro de los estratos con la apariencia de fósiles. Por supuesto Adán tenía omphalos (ombligo).
Philip Henry Gosse confiaba que su libro cortaría los vuelos a Lyell, acabaría con las agitaciones de la especulación científica y justificaría la geología a los ojos de los piadosos lectores del Génesis. Puso en él todas sus esperanzas.
Su hijo Edmund Gosse (1849-1928) , poeta, erudito y bibliotecario de la Cámara de los Lores, dejó escrito en su excepcional relato autobiográfico Padre e Hijo. Un estudio de dos temperamentos (1907): "Jamás salió a la luz un libro con mayores expectativas de éxito que este curioso, obstinado y fanático volumen. Mi padre vivía en una febril espera, aguardando una tremenda explosión." Pero no hubo tal explosión. En su lugar los lectores recibieron Omphalos con una mezcla de sorpresa y perplejidad; y la mayoría de colegas, incluyendo sus amigos, optaron por un caritativo silencio.
Philip Henry Gosse se sintió terriblemente afectado, entró en una persistente melancolía y no volvió a escribir más sobre el tema. Años después, su hijo recordaría aquel "lúgubre invierno" en el que su padre, apesadumbrado, se sentaba junto al fuego y le contaba historias de crímenes para alejar de sí los amargos pensamientos de su Omphalos.

Comentarios

Entradas populares

Un poema de Raine

    DE MUJER A AMANTE Soy fuego encalmado en agua, una ola que se eleva del abismo. En mis venas la marea atraída por la luna se alza en un árbol de flores esparcidas en espuma de mar.  Soy aire atrapado en una red, el pájaro profético que canta en un cielo reflejado. Soy un sueño antes de la nada, soy una corona de estrellas, soy la forma de morir.   (Kathleen Raine,  Collected Poems 1935-1980 , Allen & Unwin, 1981. Traducción: J.O.)  (Nota: Este blog, como viene siendo habitual en verano, se toma un descanso de aproximadamente un mes. Que pasen un buen y saludable verano.)  

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro , milagro . Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía . Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Cat

Como un río de corriente oscura y crecida

  Era un panorama extraño. En Barcelona, la habitual multitud nocturna paseaba Rambla abajo entre controles de policía regularmente repartidos, y la habitual bomba que explotaba en algún edificio inacabado (a causa de la huelga de los obreros de la construcción) parecía arrojar desde las calles laterales perqueñas riadas de gente nerviosa a la Rambla. Los carteristas, apaches, sospechosos vendedores ambulantes y relucientes mujeres que normalmente pueden verse en las callejuelas se infiltraban entre las buenas familias burguesas, las brigadas de obreros de rostro endurecido, las tropillas de estudiantes y jóvenes que deambulaban por la ciudad. La multitud se desparramaba lentamente por la Rambla, como un río de corriente oscura y crecida. Apareció un ejército de detectives, de bolsillos abultados, apostados en cada café, vagueando por la Rambla y enganchando, de un modo vengativamente suspicaz, a algunos transeúntes elegidos por alguna singular razón, hasta el punto de que incluso esta