Ir al contenido principal

Padre e hijo

Philip Henry Gosse y su hijo Edmund

Philip Henry Gosse (1810-1888) era probablemente el mejor naturalista descriptivo de su época, y un personaje de gran popularidad por su labor divulgadora de la historia natural de Gran Bretaña. Sin duda estaba destinado a ocupar las más altas posiciones en la comunidad científica victoriana. Pero en 1857 publicó un libro que, sin quererlo, iba a cambiar su vida. Lo denominó Omphalos, y llevaba por subtítulo: "Un intento de desatar el nudo de la geología."
Gosse defiende en este libro que si las especies surgen por acción repentina en cualquier parte de su ciclo vital, su forma inicial debe presentar apariencia ilusoria de preexistencia. Así, por ejemplo, un hipopótamo adulto, recién creado por Dios hace tan solo una hora, debe tener los dientes desgastados por su uso; y en cuanto a los fósiles, éstos fueron colocados ya dentro de los estratos con la apariencia de fósiles. Por supuesto Adán tenía omphalos (ombligo).
Philip Henry Gosse confiaba que su libro cortaría los vuelos a Lyell, acabaría con las agitaciones de la especulación científica y justificaría la geología a los ojos de los piadosos lectores del Génesis. Puso en él todas sus esperanzas.
Su hijo Edmund Gosse (1849-1928) , poeta, erudito y bibliotecario de la Cámara de los Lores, dejó escrito en su excepcional relato autobiográfico Padre e Hijo. Un estudio de dos temperamentos (1907): "Jamás salió a la luz un libro con mayores expectativas de éxito que este curioso, obstinado y fanático volumen. Mi padre vivía en una febril espera, aguardando una tremenda explosión." Pero no hubo tal explosión. En su lugar los lectores recibieron Omphalos con una mezcla de sorpresa y perplejidad; y la mayoría de colegas, incluyendo sus amigos, optaron por un caritativo silencio.
Philip Henry Gosse se sintió terriblemente afectado, entró en una persistente melancolía y no volvió a escribir más sobre el tema. Años después, su hijo recordaría aquel "lúgubre invierno" en el que su padre, apesadumbrado, se sentaba junto al fuego y le contaba historias de crímenes para alejar de sí los amargos pensamientos de su Omphalos.

Comentarios

Entradas populares

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…

Café Peñalba, Oviedo

A aquellas horas, el café estaba completamente lleno. Se veía a los camareros pasar presurosos entre las mesas, llevando en alto las bandejas, cargadas de misteriosas mezclas rojas, lechosas, verdes, doradas, en las que destacaba intensamente la mancha amarilla cromo de una corteza de límón o el carmín de una guinda, que el barman, como un moderno alquimista, preparaba en su alegre laboratorio de botellas. Todos eran pálidos, fofos, y parecían llevar con un poco de cortedad sus smokings deslucidos, con las mangas brillantes por el uso, y el lazo de la corbata torcido, lacio, como un pájaro negro de alas caídas. Aquel café era una institución en la vieja ciudad y aquella hora del anochecer una de las más difíciles del servicio. Los ingenieros, los magistrados, los catedráticos de la Universidad y las gentes enriquecidas con el carbón y el hierro se reunían allí a merendar, y había que servirles escrupulosamente, procurando no cortar sus conversaciones al preguntarles qué deseaban o al…

Felicitación

Este blog desea a todos sus lectores lo mejor para el 2017.