Ir al contenido principal

Estado de la literatura en Asturias

El pasado miércoles tuvo lugar, dentro de los actos programados por LibroOviedo 2009, una mesa redonda titulada "Estado de la cuestión. Diez años después", organizada por la Asociación de Escritores de Asturias. Intervinieron en la misma Carmelo Fernández Alcalde (presidente de la AEA), Manuel García Rubio, Pilar Sánchez Vicente, José Havel y un servidor. Moderó Javier Lasheras.
En el acto se trataron varios temas, y se hizo un balance de la literatura hecha en Asturias en los últimos diez años (casi los mismos que lleva en funcionamiento la AEA). El diágnóstico, compartido en líneas generales por todos los intervinientes, es que estamos ante un momento dulce de la literatura asturiana, tanto por lo que se refiere al número de narradores y poetas como por su manifiesta calidad. De verdadera "edad de plata" la calificó García Rubio, aunque se echan de menos canales de información y promoción adecuados para hacerla más "visible".
Por mi parte, y dada mi condición de veterano en estas lides, expresé mi satisfacción por haber sido testigo, en estos años, del surgimiento de una serie de nuevos talentos, algo imprescindible para que la literatura, cualquier literatura, se mantenga viva.

Comentarios

  1. Ni creo que se vive una edad de plata de la literatura asturiana, tanto en bable como en español, ni ha surgido ningún talento exportable de calidad en los últimos diez años. Por tanto, ¿de dónde sale la euforia?

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).