Ir al contenido principal

Abada

Grabado de Clara, original del pintor Oudry.
(Tomado de Clara's Grand Tour, 2004, de Glynis Ridley)

Se llamaba Clara y era un rinoceronte hembra. Fue capturada cuando tenía dos años en Assam (India) y trasladada a Europa en barco desde Calcuta por un empleado de la Compañía Holandesa de las Indias Orientales llamado Douwemout Van der Meer. Vivió en Leiden hasta que en 1746 emprendió con su amo una gira por Europa que la convertiría en una celebridad. Iba en un carromato hecho a medida para aguantar sus tres toneladas de peso y tirado por ocho caballos. Durante diecisiete años viajó por varios países: Austria, Alemania, Suiza, Francia, Italia, Gran Bretaña...
En todas partes la abada Clara causó el asombro de millares de personas que nunca habían visto un rinoceronte ni en pintura. La vieron, entre otros muchos, la emperatriz María Teresa y Luis XV, y Casanova, que pasaba por allí. Buffon la estudió de cerca y Diderot y D'Alembert la sacaron en su Encyclopédie. Se hiceron con su imagen grabados y medallas conmemorativas; se moldearon figuras de porcelana, mármoles y bronces; y se editaron en su honor panfletos y poesías. Una "rinomanía" recorrió Europa, y hasta la señoras se peinaban à la rhinocéros.
Clara aguantó con paciencia y docilidad todo este trajín y murió durante su exhibición en Londres, el 14 de abril de 1758. No se sabe qué pasó luego con su cuerpo. En cuanto a Van der Meer volvió rico a Leiden y simplemente desapareció del registro escrito.

Comentarios

  1. La historia de Clara es nuestra historia. Todos vamos camino del olvido. Unos llegarán antes que otros pero todos llegaremos. ¿No se sabrá de nuestro cuerpo? ¿Desaparecemos totalmente del registro escrito? Es lo más probable. Pero creamos que no. Seamos partidarios de la ilusión.
    Un abrazo:
    JLP

    ResponderEliminar
  2. Todos somos un poco Clara, ciertamente.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Finales felices

Brad Pitt: "¿Crees que esta historia tendrá un final feliz?"
Angelina Jolie: "Los finales felices son historias sin acabar."

(Sr. y Sra. Smith, 2005, de Doug Liman. Guion de Simon Kinberg).

Presente continuo

Para una historia de la literatura, el único criterio de valor debe ser el presente, quiero decir, lo que justifica históricamente a un escritor no es su permanencia en el aire de los tiempos sino que su realidad es una especie de presente continuo que lo hace contemporáneo en algunas épocas y lo oscurece en otras. Porque para nadie, en ningún tuempo, hay valores absolutos.

(Ricardo Piglia, Los diarios de Emilio Renzi. Años de formación, Anagrana, 2015).

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…