Ir al contenido principal

Abada

Grabado de Clara, original del pintor Oudry.
(Tomado de Clara's Grand Tour, 2004, de Glynis Ridley)

Se llamaba Clara y era un rinoceronte hembra. Fue capturada cuando tenía dos años en Assam (India) y trasladada a Europa en barco desde Calcuta por un empleado de la Compañía Holandesa de las Indias Orientales llamado Douwemout Van der Meer. Vivió en Leiden hasta que en 1746 emprendió con su amo una gira por Europa que la convertiría en una celebridad. Iba en un carromato hecho a medida para aguantar sus tres toneladas de peso y tirado por ocho caballos. Durante diecisiete años viajó por varios países: Austria, Alemania, Suiza, Francia, Italia, Gran Bretaña...
En todas partes la abada Clara causó el asombro de millares de personas que nunca habían visto un rinoceronte ni en pintura. La vieron, entre otros muchos, la emperatriz María Teresa y Luis XV, y Casanova, que pasaba por allí. Buffon la estudió de cerca y Diderot y D'Alembert la sacaron en su Encyclopédie. Se hiceron con su imagen grabados y medallas conmemorativas; se moldearon figuras de porcelana, mármoles y bronces; y se editaron en su honor panfletos y poesías. Una "rinomanía" recorrió Europa, y hasta la señoras se peinaban à la rhinocéros.
Clara aguantó con paciencia y docilidad todo este trajín y murió durante su exhibición en Londres, el 14 de abril de 1758. No se sabe qué pasó luego con su cuerpo. En cuanto a Van der Meer volvió rico a Leiden y simplemente desapareció del registro escrito.

Comentarios

  1. La historia de Clara es nuestra historia. Todos vamos camino del olvido. Unos llegarán antes que otros pero todos llegaremos. ¿No se sabrá de nuestro cuerpo? ¿Desaparecemos totalmente del registro escrito? Es lo más probable. Pero creamos que no. Seamos partidarios de la ilusión.
    Un abrazo:
    JLP

    ResponderEliminar
  2. Todos somos un poco Clara, ciertamente.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Criterion

  Sin lugar a dudas, The Criterion , fundado y editado por T. S. Eliot en 1922, es una de las mejores revistas literarias británicas del siglo XX. La nómina de colaboradores que tuvo este magazine trimestral, hasta su último número publicado en 1939, conforma un catálogo bastante representativo de lo más granado de la intelectualidad, no solo británica, del período de entreguerras. En sus páginas escribieron luminarias como Pound, Yeats, Proust o Valéry, por citar solo cuatro.   El primer número de The Criterion , salido en octubre de aquel annus mirabilis , es realmente impactante y marca el sello característico de su editor, expresado a través de sus "Commentary"; a saber, la compatibilidad entre una ideología ideología católica y conservadora y una defensa a ultranza de la vanguardia modernista. En este ya mítico número 1, se incluye, por ejemplo, la primera aparición en letra impresa de The Waste Land de Eliot, y la crítica encomiástica de Valéry Larbaud del Ulises, de

Escritura y moral

  La primera obligación de un escritor es tratar todos los temas con la más elevada, la más digna y la más valiente de las disposiciones (...) El espíritu con el que se aborda un tema, un ingrediente relevante en cualquier tipo de literatura, es de absoluta importancia si hablamos de obras de ficción, reflexión o poesía, pues ahí no solo da color, sino que de por sí elige los hechos; no solo modifica, sino que conforma a la obra (...) No rechazamos una obra maestra aunque estemos preparados para detectar sus defectos; sobre todo, no nos preocupa encontrar sus defectos, sino sus méritos: Por supuesto no hay libro perfecto, ni siquiera en su concepción, pero no hay duda de que hay muchos que hacen disfrutar al lector, que le hacen mejorar en su vida o que le levantan el espíritu (...) En literatura, como en todo lo que hacemos, nunca podemos esperar la perfección. Lo único que cabe es hacer todo lo posible  porque así sea, y para ello solo hay una regla: lo que pueda hacerse despacio no

Un poema de David González

  David González (1964-2023)   PESADILLAS   últimamente mis sueños suelen ser auténticas pesadillas   mejor así:   no me asusto tanto al despertar.  (David González, Sembrando hogueras . Bartleby, 2001)