Ir al contenido principal

50 años de Geología en Oviedo


El pasado viernes se celebró en la Facultad de Geología de Oviedo un acto conmemorativo del cincuentenario de los estudios de Geología en la Universidad de Oviedo. En dicho acto, presidido por el rector, se presentó el libro 50 años de Geología en la Universidad de Oviedo, un volumen colectivo de más de cuatrocientas páginas, del que he tenido el honor de ser editor junto con Javier Álvarez Pulgar.
En el libro se hace un repaso al medio siglo (1958-2008) de existencia de la licenciatura en Geología, incluyendo artículos que abordan tanto la parte "formal", académica, de dichos estudios, como también la historia "informal", anecdótica, vista por profesores y alumnos de diferentes promociones.
Al acto asistió Dª Rosa Areny, viuda del Prof. Noel Llopis Lladó, principal promotor de los estudios geológicos en la universidad ovetense, a quien se le impuso la medalla de la Facultad y Departamento de Geología, al igual que a otros profesores y PAS, ya jubilados. Hubo emoción al recordar a aquellas personas que pasaron por la Facultad y que desgraciadamente ya no están con nosotros.
El acto sirvió para reencontrarme con antiguos profesores, ex alumnos y colegas a los que hacía tiempo que no veía y con los que recordé tiempos pasados. Quede esto también para la pequeña historia.

Comentarios

  1. Prof. Ordaz:
    Leo con agrado su blog, auncuando nunca he puesto comentario alguno.
    Esta entrada: "50 años de Geología en Oviedo", que reproduce la portada del libro: "50 AÑOS DE GEOLOGIA EN LA UNIVERSIDAD DE OVIEDO", y principia: "El pasado viernes se celebró en la Facultad de Geología de Oviedo un acto conmemorativo del cincuentenario de los estudios de Geología en la Universidad de Oviedo. En dicho acto, presidido por el rector, se presentó el libro 5o años de Geología en la Universidad de Oviedo..."
    Esta entrada, repito, no sé porqué, me recordó a mi recordado amigo Manuel Mejía Vallejo que refería el aviso, según él, más redundante que había visto: "Colchonería El colchón", y abajo (para mayor claridad): "Se hacen colchones"

    ResponderEliminar
  2. Sin llegar a lo de los colchones, reconozco que la entrada resulta un tanto redundante, la verdad.
    Saludos, José.

    ResponderEliminar
  3. Busca este libro VARIACION DE LA ESFERA TERRESTRE

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Mayo del 68: Una visión

"Estoy convencido de que de no haber sido bueno el tiempo reinante durante el mes de mayo, la revolución no se hubiera podido hacer. Quizás se hubiera reducido a unas cuantas escaramuzas. La lluvia y el frío suelen atenuar los ánimos revolucionarios más que ninguna otra cosa. Sé que esto podrá resultar cínico, pero yo creo que es verdad. La policía de París también compartía mi opinión.  Tengo entendido que los oficiales de la Prefectura se reunían todos los días para estar al corriente de los boletines meteorológicos." Quien así habla es el periodista Jack Hartley, narrador y uno de los protagonistas de la novela El alegre mes de mayo (1971), del escritor estadounidense James Jones.
No es el famoso autor de novelas como De aquí a la eternidad o Como un torrente un nombre que se suela asociar a los hechos de mayo de 1968. No obstante, fue uno de los pocos escritores norteamericanos que, a poco de suceder los hechos, decidió novelarlos. (Otro autor fue su compatriota Frank Y…

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.