Ir al contenido principal

El infierno de los libros

En la exposición dedicada al filólogo y bibliotecario asturiano Lorenzo Rodríguez-Castellano (1905-1986), que actualmente se exhibe en la Biblioteca "Ramón Pérez de Ayala" de Oviedo, hay una vitrina dedicada a los libros que, tras la guerra civil, fueron "depurados" y mandados al llamado "infierno" de la biblioteca, a fin de evitar su lectura. Algunos títulos -de Ortega y Gasset, Belda, Renan o Bakunin- no sorpenden, pero otros resultan sumamente chocantes.
En efecto, entre los libros que fueron a parar al infierno están:
Los papeles póstumos del club Pickwick, de Dickens
El tigre de la Malasia, de Salgari
La guerra y la paz, de Tolstói.
El señor de Bembibre, de Gil y Carrasco
Oraciones fúnebres, de Bossuet
La vida del venerable Antonio M. Claret y Clará
Lo cual hace a los censores franquistas merecedores de figurar en la historia universal de la estupidez humana.

Comentarios

  1. Acaso porque "Stultorum infinitus est numerus" (Cuando un personaje de Valle–Inclán le dice a otro que "el número de tontos es infinito", su interlocutor añade "Sí, pero aumenta cada día"), sigue existiendo un Index Librorum Prohibitorumm en el que, por cierto, hay algunos tuyos. Este es el enlace: http://www.opus-info.org/index.php?title=Índice_de_libros_prohibidos
    Un cordialísimo saludo.

    ResponderEliminar
  2. Tampoco está mal "Lecturas buenas y malas a la luz del dogma y la moral", del P. Garmedia de Otaola.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo8/5/09 23:59

    Es verdad lo que dice Aquiles: figuras en ese índice ignominioso. Tu libro más moralmente reprobable es "Prima donna".
    He sucumbido a la tentación de buscarme y no me he hallado. Mardita sea mi estampa, que no valgo ni pa prohibirme.
    Un abrazo:
    JLP

    ResponderEliminar
  4. José Luis, es cierto que estoy en el "Índice" que señala Aquiles, pero tú no desistas. Cualquier día te "honran" con la inclusión de alguno de tus títulos, aunque a juzgar por los nombres de la lista, parece que valoran más el peligro que emana de la narrativa que el de la poesía.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo13/2/11 9:41

    Hay otros dos libros muy semejantes al de Garmendia de Otaola. Uno, el más conocido por la multitud de ediciones, es el Ladrón de Guevara titulado Novelistas Buenos y Malos; otro, más desconocido e interesante, es el de Amado de Burguera editado en 1910 en Valencia "Lecturas Nocivas y Lecturas Utiles", dividida en siete partes, y en el que vienen perfectamente anotadas las fechas de prohibición de los libros prohibidos. Sus definiciones las más de las veces demuestran ignorancia, y gusta de las descalificaciones breves e implacables. En todo caso, se puede saborear como un rincón de nombres olvidados y desconocidos por los que ampliar horizontes. David M.V.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Mayo del 68: Una visión

"Estoy convencido de que de no haber sido bueno el tiempo reinante durante el mes de mayo, la revolución no se hubiera podido hacer. Quizás se hubiera reducido a unas cuantas escaramuzas. La lluvia y el frío suelen atenuar los ánimos revolucionarios más que ninguna otra cosa. Sé que esto podrá resultar cínico, pero yo creo que es verdad. La policía de París también compartía mi opinión.  Tengo entendido que los oficiales de la Prefectura se reunían todos los días para estar al corriente de los boletines meteorológicos." Quien así habla es el periodista Jack Hartley, narrador y uno de los protagonistas de la novela El alegre mes de mayo (1971), del escritor estadounidense James Jones.
No es el famoso autor de novelas como De aquí a la eternidad o Como un torrente un nombre que se suela asociar a los hechos de mayo de 1968. No obstante, fue uno de los pocos escritores norteamericanos que, a poco de suceder los hechos, decidió novelarlos. (Otro autor fue su compatriota Frank Y…

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).