Ir al contenido principal

El infierno de los libros

En la exposición dedicada al filólogo y bibliotecario asturiano Lorenzo Rodríguez-Castellano (1905-1986), que actualmente se exhibe en la Biblioteca "Ramón Pérez de Ayala" de Oviedo, hay una vitrina dedicada a los libros que, tras la guerra civil, fueron "depurados" y mandados al llamado "infierno" de la biblioteca, a fin de evitar su lectura. Algunos títulos -de Ortega y Gasset, Belda, Renan o Bakunin- no sorpenden, pero otros resultan sumamente chocantes.
En efecto, entre los libros que fueron a parar al infierno están:
Los papeles póstumos del club Pickwick, de Dickens
El tigre de la Malasia, de Salgari
La guerra y la paz, de Tolstói.
El señor de Bembibre, de Gil y Carrasco
Oraciones fúnebres, de Bossuet
La vida del venerable Antonio M. Claret y Clará
Lo cual hace a los censores franquistas merecedores de figurar en la historia universal de la estupidez humana.

Comentarios

  1. Acaso porque "Stultorum infinitus est numerus" (Cuando un personaje de Valle–Inclán le dice a otro que "el número de tontos es infinito", su interlocutor añade "Sí, pero aumenta cada día"), sigue existiendo un Index Librorum Prohibitorumm en el que, por cierto, hay algunos tuyos. Este es el enlace: http://www.opus-info.org/index.php?title=Índice_de_libros_prohibidos
    Un cordialísimo saludo.

    ResponderEliminar
  2. Tampoco está mal "Lecturas buenas y malas a la luz del dogma y la moral", del P. Garmedia de Otaola.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo8/5/09 23:59

    Es verdad lo que dice Aquiles: figuras en ese índice ignominioso. Tu libro más moralmente reprobable es "Prima donna".
    He sucumbido a la tentación de buscarme y no me he hallado. Mardita sea mi estampa, que no valgo ni pa prohibirme.
    Un abrazo:
    JLP

    ResponderEliminar
  4. José Luis, es cierto que estoy en el "Índice" que señala Aquiles, pero tú no desistas. Cualquier día te "honran" con la inclusión de alguno de tus títulos, aunque a juzgar por los nombres de la lista, parece que valoran más el peligro que emana de la narrativa que el de la poesía.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo13/2/11 9:41

    Hay otros dos libros muy semejantes al de Garmendia de Otaola. Uno, el más conocido por la multitud de ediciones, es el Ladrón de Guevara titulado Novelistas Buenos y Malos; otro, más desconocido e interesante, es el de Amado de Burguera editado en 1910 en Valencia "Lecturas Nocivas y Lecturas Utiles", dividida en siete partes, y en el que vienen perfectamente anotadas las fechas de prohibición de los libros prohibidos. Sus definiciones las más de las veces demuestran ignorancia, y gusta de las descalificaciones breves e implacables. En todo caso, se puede saborear como un rincón de nombres olvidados y desconocidos por los que ampliar horizontes. David M.V.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Incierta Fritillaria

La historia de la Fritillaria en Gran Bretaña es igualmnente incierta. Es seguro que se cultivaba allí en 1597, y posiblemente hacia 1578 (en realidad los nombrs de esta planta no se fijaron tan pronto, y a veces no está claro de qué planta se habla). Por otro lado, el primer registro de la planta en el mundo natural data de 1736, y hasta eso es anómalo, nadie afirma haber vuelto a verla hasta 1776, una fecha muy tardía para una nativa británica auténtica, sobre todo para una tan llamativa, inconfundible y atractiva. En otras palabras, quien considere nativa la Fritillaria deberá reconocer que las distintas generaciones de botánicos de los siglos XVII y XVIII se pusieron de acuerdo para no mencionarla en absoluto, una confabuilación solo comparable a la de la NASA cuando simuló los aterrizajes de estadounidenses en la Luna, supuestamente en los días que les quedaban libres en la tarea de vigilar los artefactos alienígenas de Roswell.

(Ken Thompson, ¿De dónde son los camellos? Creencia…

Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Un bizarro y efímero fenómeno

La afición de Faulkner por la aviación fue muy temprana. En julio de 1918 partió hacia Toronto para alistarse como piloto cadete en la rama canadiense de la Royal Air Force. Sin embargo el armisticio llegó sin haber concluido el entrenamiento, lo que no le impidió que regresara a su casa de Oxford con uniforme y contando baladronadas acerca de su participación en combates aéreos en los cielos de Alemania. En los años treinta su afición a los aviones se reforzó. Consiguió una licencia de piloto y se compró  un aeroplano de cabina Waco, participando en varias exhibiciones aéreas.
En febrero de 1934 asistió a la ceremonia de inauguración del aeropuerto Sushan, en Nueva Orleans. La experiencioa vivida durante este viaje forma parte del material utilizado para escribir Pylon, publicada en marzo del año siguiente, poco antes de que muriera en accidente aéreo su hermano menor Dean, piloto acrobático.
Pylon es una obra menor dentro de la producción novelística de Faulkner, pero solo en términ…