Ir al contenido principal

El infierno de los libros

En la exposición dedicada al filólogo y bibliotecario asturiano Lorenzo Rodríguez-Castellano (1905-1986), que actualmente se exhibe en la Biblioteca "Ramón Pérez de Ayala" de Oviedo, hay una vitrina dedicada a los libros que, tras la guerra civil, fueron "depurados" y mandados al llamado "infierno" de la biblioteca, a fin de evitar su lectura. Algunos títulos -de Ortega y Gasset, Belda, Renan o Bakunin- no sorpenden, pero otros resultan sumamente chocantes.
En efecto, entre los libros que fueron a parar al infierno están:
Los papeles póstumos del club Pickwick, de Dickens
El tigre de la Malasia, de Salgari
La guerra y la paz, de Tolstói.
El señor de Bembibre, de Gil y Carrasco
Oraciones fúnebres, de Bossuet
La vida del venerable Antonio M. Claret y Clará
Lo cual hace a los censores franquistas merecedores de figurar en la historia universal de la estupidez humana.

Comentarios

  1. Acaso porque "Stultorum infinitus est numerus" (Cuando un personaje de Valle–Inclán le dice a otro que "el número de tontos es infinito", su interlocutor añade "Sí, pero aumenta cada día"), sigue existiendo un Index Librorum Prohibitorumm en el que, por cierto, hay algunos tuyos. Este es el enlace: http://www.opus-info.org/index.php?title=Índice_de_libros_prohibidos
    Un cordialísimo saludo.

    ResponderEliminar
  2. Tampoco está mal "Lecturas buenas y malas a la luz del dogma y la moral", del P. Garmedia de Otaola.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo8/5/09 23:59

    Es verdad lo que dice Aquiles: figuras en ese índice ignominioso. Tu libro más moralmente reprobable es "Prima donna".
    He sucumbido a la tentación de buscarme y no me he hallado. Mardita sea mi estampa, que no valgo ni pa prohibirme.
    Un abrazo:
    JLP

    ResponderEliminar
  4. José Luis, es cierto que estoy en el "Índice" que señala Aquiles, pero tú no desistas. Cualquier día te "honran" con la inclusión de alguno de tus títulos, aunque a juzgar por los nombres de la lista, parece que valoran más el peligro que emana de la narrativa que el de la poesía.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo13/2/11 9:41

    Hay otros dos libros muy semejantes al de Garmendia de Otaola. Uno, el más conocido por la multitud de ediciones, es el Ladrón de Guevara titulado Novelistas Buenos y Malos; otro, más desconocido e interesante, es el de Amado de Burguera editado en 1910 en Valencia "Lecturas Nocivas y Lecturas Utiles", dividida en siete partes, y en el que vienen perfectamente anotadas las fechas de prohibición de los libros prohibidos. Sus definiciones las más de las veces demuestran ignorancia, y gusta de las descalificaciones breves e implacables. En todo caso, se puede saborear como un rincón de nombres olvidados y desconocidos por los que ampliar horizontes. David M.V.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

Luciérnagas en la noche

Eric Chapman contempló la esfera de su reloj de pulsera.
Se incorporó paseando por el amplio despacho. Se aproximó al ventanal. Desde allí se apreciaba una panorámica de la ciudad de Los Ángeles. Era como un gigante devorado por luciérnagas. Los destelleantes luminosos de neón dominaban la oscuridad de la noche.

(Adam Surray, El caso del cadáver secuestrado. Editorial Bruguera, 1982).

Políticos mejores y peores

P. ¿Queres decir que toda política es un juego sucio y que se la debería dejar en manos de los sinvergüenzas? ¿Te unes a la banda de los que dicen que el mundo sólo de salvará por un cambio del corazón? ¿Es eso?

R. No. Sólo digo que hoy los políticos dependen del apoyo de las masas, y que en consecuencia son representativos del hombre medio de su país y de su tiempo, a veces un poco mejores, a veces algo peores. Si fueran mucho mejores o mucho peores, no tendrían éxito, porque jamás serían aceptados por las masas (...) Esto significa que si estás muy por encima de la media en comprensión y sensibilidad, es probable que no seas capaz de hacer mucho políticamente, en el sentido estricto de la palabra, porque no tardarás en verte obligado a hacer cosas en las que realmente no crees, lo que significa que en la práctica fallarás, pues es imposible hacer bien algo si no se cree totalmente en lo que se está haciendo...

(W. H. Auden, El prolífico y el devorador. Traducción de Horacio Vázquez…