Ir al contenido principal

Book-hunting en Hay-on-Wye

Estanterías outdoors de The Hay Castle Bookshop, en Hay-on-Wye.

Hay-on-Wye es, sin duda, la meca de las booktowns. Fue Richard Booth quien en 1961 abrió la primera tienda de libros de segunda mano en la pequeña localidad galesa. Luego vinieron más libreros y la fórmula tuvo tanto éxito que fue imitada en otros pueblos y países. Hoy en día Hay-on-Wye dispone de una treintena de librerías de lance, con cerca de un millón de libros a la venta.
En Hay se encuentran tiendas de todo tipo, desde pequeñas y especializadas, como Murder and Mayhem o The Poetry Bookshop, a otras inmensas, como el antiguo cine de Hay convertido en almacén de libros o la de Richard Booth en Lion Street, con sus 400.000 libros repartidos en dos pisos.
Ante tan fabulosa oferta a uno le asalta, de entrada, lo que podríamos llamar el "síndrome de Dobson". Se dice que el poeta y erudito Austin Dobson fue contratado por un aristócrata para catalogar los volúmenes de su biblioteca. Los tesoros bibliográficos allí encerrados eran tantos que el primer día de trabajo Dobson se quedó como paralizado y fue incapaz de rellenar una sola ficha. A mi me pasó algo parecido al principio. Hasta que no calibré el tiempo disponible, el dinero a gastar y las tiendas más interesantes a visitar, no pude comprar nada. Roto el hielo en la librería del Hay Castle con Welsh Ambassadors. Powys Lives and Letters (1936) de Louis Marlow, todo fue sobre ruedas y pasé tres horas memorables a la caza de libros.
He aquí algunas de las piezas cobradas:
Un ejemplar de Lord Jim de Joseph Conrad, en la edición Medallion de 1925, con el perfil dorado del autor estampado sobre el fondo azul marino de la tapa, gentileza de Gresham Publishing Co., comprado en The Boz Bookshop.
Una libro bastante raro de Lord Dunsany, If I Were a Dictator. The Pronouncements of the Grand Macaroni (1934), adquirido en Addyman Books.
En la tienda del citado Booth logré un ejemplar de la primera edición de The XVIIIth. Century in London. An Account of its Social Life and Arts (1920), de E. Beresford Chancellor, bellamente ilustrada. Y en The Poetry Bookshop conseguí el poema Spain de W. H. Auden, la 2ª impresión de julio de 1937 (la primera es de mayo de este año) del folleto editado por Faber and Faber ("All the author's royalties from de sale of this poem go to Medical Aid for Spain.")
En fin, una gozada.

Comentarios

  1. Me sale la parte más envidiosa de mi personalidad: ¡¡¡espero que lloviera y todos los libros fueran carísimos!!!! ¡Qué envidia! Seguro que hay secciones de jardines y de jazz que me darían mucho juego. Por cierto: mucho mejor con sombrero. Un abrazo sin puñalada trapera.

    ResponderEliminar
  2. Amigo FPC, entiendo tu sana envidia. Lo único que puedo decirte es que si tienes ocasión de ir a Hay-on-Wye, no te lo pienses. Hay gangas aseguradas y metros de estanterías dedicadas a música y jardinería.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Políticos mejores y peores

P. ¿Queres decir que toda política es un juego sucio y que se la debería dejar en manos de los sinvergüenzas? ¿Te unes a la banda de los que dicen que el mundo sólo de salvará por un cambio del corazón? ¿Es eso?

R. No. Sólo digo que hoy los políticos dependen del apoyo de las masas, y que en consecuencia son representativos del hombre medio de su país y de su tiempo, a veces un poco mejores, a veces algo peores. Si fueran mucho mejores o mucho peores, no tendrían éxito, porque jamás serían aceptados por las masas (...) Esto significa que si estás muy por encima de la media en comprensión y sensibilidad, es probable que no seas capaz de hacer mucho políticamente, en el sentido estricto de la palabra, porque no tardarás en verte obligado a hacer cosas en las que realmente no crees, lo que significa que en la práctica fallarás, pues es imposible hacer bien algo si no se cree totalmente en lo que se está haciendo...

(W. H. Auden, El prolífico y el devorador. Traducción de Horacio Vázquez…

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

El Centauro

Maurice de Guérin, nacido en 1810 en el castillo albigense de Caylar, en Andillac, y muerto en el mismo lugar poco antes de cumplir los veintinueve años, es uno de los más exquisitos poetas románticos franceses. Su obra, póstuma, es tan breve como corta fue su vida. Jules de Goncourt dijo que entre los poetas modernos solo Maurice de Guérin hizo el hallazgo de una lengua para hablar de los tiempos antiguos. También fue elogiado, entre otros, por Sainte-Beuve, Remy de Gourmont, Rilke y Mauriac.
En julio de 1954 se publicó en Albi (Tarn), en la Imprimerie Coopérative du Sud-Ouest, un librito de 44 páginas, en octavo, con su poema en prosa más celebrado, "Le Centaure", en el que un viejo compañero de Quirón, llamado Macareo, expone al adivino Melampo sus pensamientos sobre el paso del tiempo y evoca con nostalgia su vigorosa juventud. El poema fue dado a conocer por George Sand en 1840 en la Revue des Deux Mondes. 
La edición incluye, además del texto original, la traducción …