Ir al contenido principal

Book-hunting en Hay-on-Wye

Estanterías outdoors de The Hay Castle Bookshop, en Hay-on-Wye.

Hay-on-Wye es, sin duda, la meca de las booktowns. Fue Richard Booth quien en 1961 abrió la primera tienda de libros de segunda mano en la pequeña localidad galesa. Luego vinieron más libreros y la fórmula tuvo tanto éxito que fue imitada en otros pueblos y países. Hoy en día Hay-on-Wye dispone de una treintena de librerías de lance, con cerca de un millón de libros a la venta.
En Hay se encuentran tiendas de todo tipo, desde pequeñas y especializadas, como Murder and Mayhem o The Poetry Bookshop, a otras inmensas, como el antiguo cine de Hay convertido en almacén de libros o la de Richard Booth en Lion Street, con sus 400.000 libros repartidos en dos pisos.
Ante tan fabulosa oferta a uno le asalta, de entrada, lo que podríamos llamar el "síndrome de Dobson". Se dice que el poeta y erudito Austin Dobson fue contratado por un aristócrata para catalogar los volúmenes de su biblioteca. Los tesoros bibliográficos allí encerrados eran tantos que el primer día de trabajo Dobson se quedó como paralizado y fue incapaz de rellenar una sola ficha. A mi me pasó algo parecido al principio. Hasta que no calibré el tiempo disponible, el dinero a gastar y las tiendas más interesantes a visitar, no pude comprar nada. Roto el hielo en la librería del Hay Castle con Welsh Ambassadors. Powys Lives and Letters (1936) de Louis Marlow, todo fue sobre ruedas y pasé tres horas memorables a la caza de libros.
He aquí algunas de las piezas cobradas:
Un ejemplar de Lord Jim de Joseph Conrad, en la edición Medallion de 1925, con el perfil dorado del autor estampado sobre el fondo azul marino de la tapa, gentileza de Gresham Publishing Co., comprado en The Boz Bookshop.
Una libro bastante raro de Lord Dunsany, If I Were a Dictator. The Pronouncements of the Grand Macaroni (1934), adquirido en Addyman Books.
En la tienda del citado Booth logré un ejemplar de la primera edición de The XVIIIth. Century in London. An Account of its Social Life and Arts (1920), de E. Beresford Chancellor, bellamente ilustrada. Y en The Poetry Bookshop conseguí el poema Spain de W. H. Auden, la 2ª impresión de julio de 1937 (la primera es de mayo de este año) del folleto editado por Faber and Faber ("All the author's royalties from de sale of this poem go to Medical Aid for Spain.")
En fin, una gozada.

Comentarios

  1. Me sale la parte más envidiosa de mi personalidad: ¡¡¡espero que lloviera y todos los libros fueran carísimos!!!! ¡Qué envidia! Seguro que hay secciones de jardines y de jazz que me darían mucho juego. Por cierto: mucho mejor con sombrero. Un abrazo sin puñalada trapera.

    ResponderEliminar
  2. Amigo FPC, entiendo tu sana envidia. Lo único que puedo decirte es que si tienes ocasión de ir a Hay-on-Wye, no te lo pienses. Hay gangas aseguradas y metros de estanterías dedicadas a música y jardinería.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…

Café Peñalba, Oviedo

A aquellas horas, el café estaba completamente lleno. Se veía a los camareros pasar presurosos entre las mesas, llevando en alto las bandejas, cargadas de misteriosas mezclas rojas, lechosas, verdes, doradas, en las que destacaba intensamente la mancha amarilla cromo de una corteza de límón o el carmín de una guinda, que el barman, como un moderno alquimista, preparaba en su alegre laboratorio de botellas. Todos eran pálidos, fofos, y parecían llevar con un poco de cortedad sus smokings deslucidos, con las mangas brillantes por el uso, y el lazo de la corbata torcido, lacio, como un pájaro negro de alas caídas. Aquel café era una institución en la vieja ciudad y aquella hora del anochecer una de las más difíciles del servicio. Los ingenieros, los magistrados, los catedráticos de la Universidad y las gentes enriquecidas con el carbón y el hierro se reunían allí a merendar, y había que servirles escrupulosamente, procurando no cortar sus conversaciones al preguntarles qué deseaban o al…

Felicitación

Este blog desea a todos sus lectores lo mejor para el 2017.