Ir al contenido principal

Mascotas

Foto extraída de Maurice Baring.
A Citizen of Europe de Emma Letley, 1991

Hay escritores con mascota y sin mascota. Entre los primeros los hay de perro, de gato y de otros animales. Así, por ejemplo, Colette y Léautaud eran muy gateros; mientras que Kafka y Virginia Woolf eran perreros. En cuanto a otros animales, los hay para todos los gustos. Lord Monboddo tenía un macaco y Cyril Connolly un lemur.
Yo no soy de mascotas. De pequeño tenía un periquito, que se murió y me dio mucha pena. Luego tuve otro y un buen día se escapó volando. No he vuelto a tener más.
Más tarde se me ocurrió pensar que uno se forja una leyenda de escritor cazando leones en África, o paseando un cocker spaniel por los jardines de Kensington, pero no dándole alpiste a un periquito.
Bueno, eso pensaba.
Hasta que un día, leyendo una biografía de Maurice Baring, di con una foto que me hizo cambiar de opinión. Era una instantánea de Baring en sus últimos años, cuando ya su Parkinson estaba muy avanzado. El escritor está sentado en una butaca, con su mantita, la mirada un poco perdida y, posado en su cráneo imperial, se halla su periquito Dempsey. Sin duda le alegraba y le hacía compañía en aquellos tristes días. Y, qué quieren que les diga, a mi, esta foto me enternece y, aunque no me gusten las mascotas, entiendo que haya quienes las quieran, aunque sea un humilde periquito.

Comentarios

  1. Me ha dado un ataque de risa tonta leyendo esta entrada. Entre tu infancia traumática con los periquitos y la foto de Maurice me he reído un buen rato.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo3/4/09 0:52

    Yo soy de gato. Siempre desprecié a la gente que decía querer más a su mascota que a algunas personas. Me parecía una inmoralidad. Ahora (sólo hace tres años que tengo a mi gata) no estoy tan seguro. No digo que la vida de un animal valga más que la de una persona, eso no. Vamos, que no dejaría de salvar a una persona por salvar a un animal, incluso a MI animal. Pero que mi gata es más querible y más noble y más generosa y más útil al mundo que muchísimas personas, eso lo tengo muy claro. Hay gentes que sólo han venido al mundo a hacer daño a los demás. Mi gata ha venido al mundo para hacer feliz a la gente: a mí y a cualquiera que se aproxime a ella. Entre cualquier persona y Lana salvaría a la persona: así nos han educado y así tiene que ser. Pero Lana vale más que muchas personas.
    Un abrazo:
    JLP

    ResponderEliminar
  3. Larga vida a tu gata, José Luis.
    Juan: nos vemos pronto.

    ResponderEliminar
  4. Qué entrada más entrañable.
    Esta impresión al menos tiene uno, que hace años tuvo un canario coronado la mar de guapo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo9/4/09 4:27

    Vaya. He caído aquí por casualidad, y no puedo evitar dejar un comentario al respecto, sobre todo tras la aportación de un comentarista hablando sobre su querida gata.

    Que la vida de una persona vale más que la de un animal que no es humano, es sólo en tanto que la vemos bajo el prisma antropocéntrico,cuando en realidad para cada ser animal, dotado de la capacidad de sufrir dolor, su vida vale lo mismo, es decir: todo. Esta una falacia recurrente, y muy entendible en la sociedad actual. Pero sólo eso: una falacia. Pero se delata como tal fácilmente, si se entiende que las características que nos distinguen de otros animales, tienen un valor relativo y de poco sirve establecer la relación entre sus cualidades y las nuestras, así como la importancia de la existencia de las distintas especies para el planeta tierra y que viene a ser (simplificando, si me lo permiten) el mismo para una hormiga que para un humano.
    Otra cosa son los lastres educacionales que en muchos aspectos arrastra sin necesidad y desde hace demasiado tiempo nuestra enferma sociedad, pero eso es otro tema.

    Salvar a un miembro de la misma especie antes que a otro de otra especie, no se hace como resultado de una valoración previa de sus logros, sino por una afinidad instintiva, que los animales que se organizan en sociedades y que no son humanos también experimentan. Sin embargo, el razonamiento lógico es: si he de elegir entre la vida de UN gato y UN humano a los que no conozco, elijo al humano. Si he de elegir entre MI gato y MI amigo humano, elijo al humano. Pero si he de elegir entre UN humano al que no conozco y MI gato, elijo a mi gato. Obviamente y por las mismas razones que argumenta el amigo de arriba.

    Sobre estas cuestiones ya escribieron y debatieron muchísimos autores, antropólogos, naturistas, filósofos, pero también escritores. Y así, tanto el propio Darwin, a menudo malinterpretado, como Mark Twain, por citar un ejemplo escogido al azar de entre muchos posibles, coincidían bastante en la idea del plano de igualdad de todos los seres que pertenecemos al mismo reino: el animal.

    Un saludo para ustedes, espero que reciban bien mi aportación.
    Ha sido un placer.

    ResponderEliminar
  6. Bueno no entiendo para que sirven o cual es la funcion de dejar un comentario, si no te gustan las mascotas esta bien, si al otro le gustan los gatos tambien esta bien (a mi particularmente me dan empeines)y pues el de las falacias no lo entendi (incomprensible. De repente esa es la función de los comentarios te ponen a pensar. Por lo demás todo bien

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro , milagro . Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía . Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Cat

Código de señales

Inmersos como estamos estos días en un clima espeso y desagrable de enfrentamientos, confrontaciones y choques de trenes, sería deseable que las partes en conficto aceptaran unas mínimas normas de conducta a fin de evitar daños innecesarios al resto de ciudadanos. Podrían atenerse, por ejemplo, al antiguo Reglamento de señales de la Red Nacional de los Ferrocarriles Españoles, publicado en 1949 en 1948 y que constituye un modelo de claridad y precisión.  Según dicho reglamento, lo primero y principal (Capítulo Primero, "Generalidades") consiste en que: Todos los agentes, cualquiera que sea su categoría, deben obediencia absoluta e inmediata a las señales.    Lo segundo, también de obligado cumplimiento, es la "marcha a la vista": La "marcha a la vista" impone al Maquinista la obligación de ir observando la vía con la máxima atención y de regular la velocidad del manera que pueda detenerlo ante cualquier obstáculo o señal de alto . Entre las señales más imp

Casa de postas

  El día 1 de enero de 1868 los hermanos Goncourt escriben en su Diario :  ¡Vamos, un nuevo año... Todavía una casa de postas, según la expresión de Byron, donde los destinos cambian de caballos! Y a esta casa de postas hemos llegado físicamente agotados, anímicamente hartos, con las mascarillas puestas y el distanciamiento obligado. Sin podernos saludar o abrazar como es debido y con todas las dudas del mundo acerca de lo que nos deparará el futuro más inmediato. Por desgracia, no estamos todos. Faltan viajeros. Porque a lo largo del camino nos han dejado seres queridos, familiares, amigos, a los que siempre echaremos de menos. A ellos nuestro recuerdo emocionado.    Aún así, aquí estamos. A la espera de que lleguen los caballos de refresco. Dispuestos a emprender un nuevo trayecto e impacientes por abandonar este año infausto que ahora termina. Eso sí, aferrados con firmeza a una vaga esperanza y deseando, con más fuerza que nunca, que el nuevo año sea mucho mejor y más saludable.