Ir al contenido principal

Halo de muerte


"Lina sabía que estaba muy cerca, casi rozando sus cabellos... Con la imaginación veía sus ojos oscuros, un poco amarillentos por la bilis, mezclada con la ira, las mandíbulas tan apretadas, que estaban a punto de saltarse el esmalte de los dientes a consecuencioa de la presión, mientras los puños, los dedos, finos y sensibles, tenían marcados en blanco los nudillos a fuerza de apretar la "nada" dentro de la palma de la mano...
¿Resistiría por mucho tiempo la frialdad de las estalactitas que se hundían en su cuerpo?"

(El halo de la muerte, de An. Herbell, s.f. pero años 50)

Nota: An. Herbell huele a pseudónimo, pero desconozco quién se esconde tras él. No he podido encontrar ninguna pista.

Comentarios

  1. Anónimo13/2/09 0:44

    Me encanta la explicación: "a consecuencia de la presión". Es genial! Creo que el texto es enteramente una obra maestra. Estoy convencido de que escribir tan mal no está al alcance de todos los escritores y eso lo convierte en escribir bien. Hay un mérito ahí. Ese hombre tenía, involuntariamente, un estilo propio. Se reconoce al genio. No lo digo con ironía. Reivindico a An. Herbell. La bilis mezclada con la ira! Es potente.
    JLP

    ResponderEliminar
  2. ¿Y qué me dices de la "frialdad de las estalactitas que se hundían en su cuerpo"? Estoy de acuerdo: hay talentos escondidos en las colecciones baratas.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. A veces hay escritura tan mala que es casi genial. Recuerdo ahora una novela delirante de Corín Tellado (la única que leí y lo hice por cabezonería, porque quería saber lo que era eso) que se desarrollaba en un hospital, con médicos apuestos y enfermeras preciosas que se dedicaban todo el día a ligar (los enfermos no contaban para nada). La trama es tan enrevesada que explicarla requeriría mucho espacio. Pero tengo grabado en la memoria el diálogo final, que te ofrezco para solaz y esparcimiento del público en general (es literal, mi memoria es buenísima):
    -Eres una ratita mimosa.
    -No son mimosas las ratitas.
    -Entonces eres una criaturita.
    -No soy una criaturita. Soy una mujer.
    Él lo sabía. La estrechó entre sus fuertes brazos y...
    (La conclusión no la recuerdo, mecachis).
    Un abrazo:
    JLP

    ResponderEliminar
  4. Ellos siempre tenían "fuertes brazos".
    Cierto: es bueno de tan malo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Incierta Fritillaria

La historia de la Fritillaria en Gran Bretaña es igualmnente incierta. Es seguro que se cultivaba allí en 1597, y posiblemente hacia 1578 (en realidad los nombrs de esta planta no se fijaron tan pronto, y a veces no está claro de qué planta se habla). Por otro lado, el primer registro de la planta en el mundo natural data de 1736, y hasta eso es anómalo, nadie afirma haber vuelto a verla hasta 1776, una fecha muy tardía para una nativa británica auténtica, sobre todo para una tan llamativa, inconfundible y atractiva. En otras palabras, quien considere nativa la Fritillaria deberá reconocer que las distintas generaciones de botánicos de los siglos XVII y XVIII se pusieron de acuerdo para no mencionarla en absoluto, una confabuilación solo comparable a la de la NASA cuando simuló los aterrizajes de estadounidenses en la Luna, supuestamente en los días que les quedaban libres en la tarea de vigilar los artefactos alienígenas de Roswell.

(Ken Thompson, ¿De dónde son los camellos? Creencia…

Beber y no olvidar

Claudia Barrett: Invítame a un trago y escucharé sus problemas.
Tony Young: Si lo hago, quizás se me olviden.

(Taggart, 1964, de R. G. Springsteen. Guion de Robert Creighton Williams).

El granjero de Rowan Oak

En el verano de 1929 William Faukner se casó con Estelle Oldham Franklin, que se había divorciado de su esposo y había venido a Oxford con los dos hijos de este matrimonio, Malcolm y Victoria (conocida como Cho-Cho). Se casaron en la vieja iglesia presbiteriana de las afueras de Oxford que construyeron los esclavos sobre College Hill. Pasaron la luna de miel en Pascagoula, y fue allí donde Faulkner corrigió las galeradas de El sonido y la furia.
Al año siguiente, animado por los ingresos que le generaban sus relatos cortos en las revistas y la próxima publicación de sus libros en Inglaterra, Faulkner  compró Rowan Oak, una casa ante-bellum de Oxford, destartalada y necesitada de restauración. Por esta casa, adquirida por 6.000 $ y pagada a plazos de 75 $, lucharía Faulkner toda su vida  Como señala Michael Millgate (The Achievement of William Faulkner, 1966): "Visto hoy, el acto de adquirir tal casa se presenta como algo práctico a la vez que simbólico, que reafirma la decisión …