Ir al contenido principal

Rousseau

"El reino mineral carece en sí de algo amable y atrayente: sus riquezase encerradas en el seno de la tierra parecen haber sido alejadas de las miradas de los hombrs para no tentar la codicia. Están allí como en reserva para servir un día de suplemento a las verdaderas riquezas que están más a su alcance, y cuyo gusto va perdiendo a medida que se corrompe."
Esta palabras figuran en el "séptimo paseo" de Las ensoñaciones de un paseante solitario, obra de Jean-Jacques Rousseau (1712-1778), publicada póstumamente en 1782. Al igual que Voltaire el escritor suizo no mostró ninguna simpatía o afección por la geología, ciencia entonces aún titubeante con demasiada carga teológica. Por lo que a las ciencias naturales se refiere, sus preferencias se dirigían al mundo de los seres vivos, en especial al reino vegetal. Lo cierto es que, rebasados los sesenta y cinco años, Rousseau descubre la Botánica, y a su estudio dedicará gran parte del tiempo hasta su muerte.
Más adelante, en el citado libro, dice: "Es fácil, lo confieso, ir recogiendo arena y piedras, llenarse los bolsillos y el gabinete y darse con eso aires de naturalista, pero quienes se aplican y se limitan a estos tipos de colecciones son, de ordinario, ricos ignorantes que no buscan en ellos sino el placer de la ostentación." Está claro que entre las ensoñaciones del paseante Rousseau no figuraban las piedras.

Comentarios

  1. Aunque su corazón fuese más duro que una piedra... O si no, que se lo pregunten a sus hijos, a su esposa...

    ResponderEliminar
  2. Cierto. Es de estos autores que cuanto más sabes de sus vida privada menos ganas te entran de leerlos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…

Café Peñalba, Oviedo

A aquellas horas, el café estaba completamente lleno. Se veía a los camareros pasar presurosos entre las mesas, llevando en alto las bandejas, cargadas de misteriosas mezclas rojas, lechosas, verdes, doradas, en las que destacaba intensamente la mancha amarilla cromo de una corteza de límón o el carmín de una guinda, que el barman, como un moderno alquimista, preparaba en su alegre laboratorio de botellas. Todos eran pálidos, fofos, y parecían llevar con un poco de cortedad sus smokings deslucidos, con las mangas brillantes por el uso, y el lazo de la corbata torcido, lacio, como un pájaro negro de alas caídas. Aquel café era una institución en la vieja ciudad y aquella hora del anochecer una de las más difíciles del servicio. Los ingenieros, los magistrados, los catedráticos de la Universidad y las gentes enriquecidas con el carbón y el hierro se reunían allí a merendar, y había que servirles escrupulosamente, procurando no cortar sus conversaciones al preguntarles qué deseaban o al…

Felicitación

Este blog desea a todos sus lectores lo mejor para el 2017.