Ir al contenido principal

Poe: su entrada en España (y II)

Pedro Antonio de Alarcón tenía veinticinco años cuando cayó en sus manos uno de los diez o doce ejemplares de Histoires extraordinaires de Edgar Allan Poe, en traducción de Baudelaire, que iban de mano en mano por Madrid en el invierno de 1857. Entusiasmado por su lectura cogió la pluma y escribió un breve ensayo titulado "Edgar Poe", fechado en "Ontaneda, 1858". Ignoro si llegó en su día a ver la luz en algún periódico o revista de la época, pero su autor no se olvidaría de él a la hora de incluirlo en su libro Juicios literarios y artísticos (1883).
El ensayo, que adopta la forma de carta a un amigo, tiene por objetivo presentar a Edgar Allan Poe y su obra al potencial lector. Para Alarcón Poe es el "lord Byron de la América del Norte, ya que no por la índole de sus obras, por los rasgos principales de su vida". Y a su vida se refiere a continuación con unos trazos biográficos sacados en su mayoría de Baudelaire. El joven Alarcón nos pinta al escritor estadounidense como un genio romántico, arrollador e incomprendido a la par que admirado. Su imaginación toma vuelo cuando dice de él que era "de noble y riquísima familia" y que fue "el ídolo de la mejor sociedad de Filadelfia y Nueva York por sus distinguidas maneras, por su elegancia y su singularísima hermosura, proverbial en toda América"; para acabar inventando con todo descaro: "Desde San Petersburgo hasta el cabo de Hornos, de Jerusalén a los Esquimales, recorrió todas las zonas, pudiendo decirse que la tierra entera fue su patria."
En cuanto a su obra, Alarcón ve en Poe sobre todo a un "poeta fantástico", pero con una fantasía con una base racionalista, científica. "Su campo de batalla es la inteligencia", asegura. Y añade: "El secreto de Poe para conmover como conmueve, para persuadir como persuade con sus más inverosímiles cuentos, consiste en una especie de escamoteo de ideas y de palabras que deslumbra y desconcierta al lector."
Menciona asimismo Alarcón que a un editor de Barcelona tenía pensado publicar una selección de las narraciones extraordinarias de Poe en castellano, idea que al poco tiempo halló eco en otro editor de Madrid. De la supuesta edición de Barcelona no he encontrado rastro alguno, y seguramente no llegó a publicarse; pero sí hubo una edición madrileña, considerada la primera con la que se dio a conocer a Poe al público español. Y como es de justicia señalarlo, ahí va la referencia bibliográfica:
Historias extraordinarias por Edgardo Poe, precedidas de un prólogo crítico-biográfico por el Dr. Nicasio Landa. Imprenta de Luis García, editor, Madrid, 1858. 8vo., pp.xxviii-288.
El citado volumen contiene cinco relatos de Poe y lleva adherido, a modo de propina, "Dicha y suerte", un meloso cuento de ¡Fernán Caballero! Tal vez el editor debió de pensar que de esta manera el público pacato se asustaría menos.

Comentarios

  1. Me han resultado muy interesantes estas dos entradas sobre la recepción española de Poe. Mis felicitaciones y gracias.

    ResponderEliminar
  2. Gracias a ti por seguirme.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Anónimo3/2/09 20:58

    Ja ja ja! El bueno de Alarcón, qué manera de inventar... Pero la causa era buena.
    Un abrazo:
    JLP

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.