Ir al contenido principal

Poe: su entrada en España (y II)

Pedro Antonio de Alarcón tenía veinticinco años cuando cayó en sus manos uno de los diez o doce ejemplares de Histoires extraordinaires de Edgar Allan Poe, en traducción de Baudelaire, que iban de mano en mano por Madrid en el invierno de 1857. Entusiasmado por su lectura cogió la pluma y escribió un breve ensayo titulado "Edgar Poe", fechado en "Ontaneda, 1858". Ignoro si llegó en su día a ver la luz en algún periódico o revista de la época, pero su autor no se olvidaría de él a la hora de incluirlo en su libro Juicios literarios y artísticos (1883).
El ensayo, que adopta la forma de carta a un amigo, tiene por objetivo presentar a Edgar Allan Poe y su obra al potencial lector. Para Alarcón Poe es el "lord Byron de la América del Norte, ya que no por la índole de sus obras, por los rasgos principales de su vida". Y a su vida se refiere a continuación con unos trazos biográficos sacados en su mayoría de Baudelaire. El joven Alarcón nos pinta al escritor estadounidense como un genio romántico, arrollador e incomprendido a la par que admirado. Su imaginación toma vuelo cuando dice de él que era "de noble y riquísima familia" y que fue "el ídolo de la mejor sociedad de Filadelfia y Nueva York por sus distinguidas maneras, por su elegancia y su singularísima hermosura, proverbial en toda América"; para acabar inventando con todo descaro: "Desde San Petersburgo hasta el cabo de Hornos, de Jerusalén a los Esquimales, recorrió todas las zonas, pudiendo decirse que la tierra entera fue su patria."
En cuanto a su obra, Alarcón ve en Poe sobre todo a un "poeta fantástico", pero con una fantasía con una base racionalista, científica. "Su campo de batalla es la inteligencia", asegura. Y añade: "El secreto de Poe para conmover como conmueve, para persuadir como persuade con sus más inverosímiles cuentos, consiste en una especie de escamoteo de ideas y de palabras que deslumbra y desconcierta al lector."
Menciona asimismo Alarcón que a un editor de Barcelona tenía pensado publicar una selección de las narraciones extraordinarias de Poe en castellano, idea que al poco tiempo halló eco en otro editor de Madrid. De la supuesta edición de Barcelona no he encontrado rastro alguno, y seguramente no llegó a publicarse; pero sí hubo una edición madrileña, considerada la primera con la que se dio a conocer a Poe al público español. Y como es de justicia señalarlo, ahí va la referencia bibliográfica:
Historias extraordinarias por Edgardo Poe, precedidas de un prólogo crítico-biográfico por el Dr. Nicasio Landa. Imprenta de Luis García, editor, Madrid, 1858. 8vo., pp.xxviii-288.
El citado volumen contiene cinco relatos de Poe y lleva adherido, a modo de propina, "Dicha y suerte", un meloso cuento de ¡Fernán Caballero! Tal vez el editor debió de pensar que de esta manera el público pacato se asustaría menos.

Comentarios

  1. Me han resultado muy interesantes estas dos entradas sobre la recepción española de Poe. Mis felicitaciones y gracias.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo3/2/09 17:11

    Gracias a ti por seguirme.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Anónimo3/2/09 20:58

    Ja ja ja! El bueno de Alarcón, qué manera de inventar... Pero la causa era buena.
    Un abrazo:
    JLP

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro, milagro. Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía. Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Catal…

Kerouac

Ayer se cumplieron cincuenta años de la muerte del escritor norteamericano Jack Kerouac, la gran estrella del firmamento beat. De hecho, el comienzo de la llamada "generación beat" puede datarse en 1957, al amparo de la publicación de su novela En la carretera y el lanzamiento del Sputnik por la Unión Soviética (de aquí la palabra beatnik que a partir de entonces definiría a los jóvenes rebeldes y disidentes culturales).
Se diría que el éxito mató a la generación beat prácticamente desde su inicio. De la noche a la mañana aspirantes a escritores considerados impublicables ocuparon las páginas de las revistas, fueron entrevistados en la radio e incluso salieron en televisión. El fenómeno fue fulgurante, pero duró poco. La cosecha fue escasa, pero auténtica. Sobre todo hubo poetas, muchos poetas. Narradores pocos, y que hayan quedado todavía menos: solo Kerouac y su mentor William S. Burroughs, aunque en rigor el autor de El almuerzo desnudo no pertenece a la misma "gene…

Portentosas lluvias

Según reza el subtítulo de Mil y una curiosidades (Barcelona, c. 1930) se trata de un "Archivo de cosas raras muy convenientes. Algo de todo. Noticias que no contiene ningún diccionario. Libro de utilidad y recreo. Agradable lectura para hombres y niños. Asuntos tratados sencillamente, sin alardes científicos ni pedantescos". Su autor, aunque no conste en la portada, fue el periodista y humorista aragonés Julio Víctor Tomey, autor, entre otras obras, de dos libritos cómicos: Cuadernicos baturros y Prosica baturra.
El volumen II de Mil y una curiosidades -que me facilitó mi amigo Josep Mª Sans- contiene un batiburrillo de noticias curiosas sobre diversos temas, desde el velocípedo al paragranizo pasando por el modo de ordeñar las vacas por medio de la electricidad. Incluye también referencias a algunos libros antiguos y raros, como Prodigiorum ac ostentorum chronicon, infolio publicado en Basilea en 1557, por "el sabio profesor de Heidelberg Teobaldo Wolffhar, que escri…