Ir al contenido principal

Vidal

Promoción nº 41 de la Escuela de Ingenieros de Minas (1866).
Sentado en el suelo, en la segunda fila, Luis Mariano Vidal.
En el centro, Lucas Mallada. (Foto en Gómez Alba, 1992)

Entre las aportaciones más destacadas del ingeniero de minas y geólogo Luis Mariano Vidal y Carreras (Barcelona, 1842-1922) se cuentan la reseña geológica y minera de la provincia de Gerona; estudios sobre los Pirineos, las Baleares y la cuenca carbonífera d Sant Joan de le Abadesses; la creación de nuevos taxones paleontológicos del cretácico de Cataluña, así como numerosos artículos sobre excursionismo, espeleología, arqueología y letras.
En 1903, entristecido por la muerte de su esposa Dolors de Gomis, tradujo al catalán el poemario Dolores de Federico Balart. En los últimos años de su vida Vidal se concedió una distracción entre sus ocupaciones profesionales y escribió algunos textos narrativos. En esta línea se sitúan los Cuentos que no ho són (Cuentos que no lo son), publicados en dos partes en 1916 y 1917. Más que de cuentos tradicionales son relatos de "no ficción"que hacen referencia a excursiones y salidas de campo del autor y a encuentros con gentes del campo. En estas narraciones suele destacarse el contraste entre la vida rural y la urbana.
Para Gómez Alba, biógrafo de Vidal, los Cuentos... son "deliciosos y encartan con particular acierto en esa literatura ligada a la naturaleza, costumbrista y descriptiva, en ocasiones moralista y testimonial, que Cataluña ha cultivado con especial fortuna"; aunque luego, con la llegada de los noucentistes, este tipo de literatura fuera proscrita. En la nota necrológica que sobre Vidal y Carreras escribió Maximino San Miguel de la Cámara se dice: "Pues Vidal fue nada menos que el más culto y completo entre los geólogos catalanes, uno de los más competentes y prestigiososo de España, que figuró y figura en primer lugar en las listas de eximios geólogos del mundo".

Comentarios

Entradas populares

Número diabólico (y no es el 666)

He aquí el número diabólico: 142.857. Consiste en lo siguiente: multiplicado por 2 y por 3 las mismas cifras se producen en los dos productos. Veamos:

                                                            x 2 = 285.714
                                                            x 3 = 428.571

Multiplicado por 4, 5, 6 se obtendrán siempre las mismas cifras y siempre en el mismo orden. Sólo cambia la cifra de partida. Existe una excepción multiplicado por 7. Veamos:

                                        x 7 = 999.999 (seis veces la cifra nueve).

Este número diabólico multiplicado por 8, nos da siete cifras en lugar de seis. Total: 1.142.856, es decir que, sumando la primera y la última cifra de este producto, obtendremos aún las seis cifras del número diabólico. Continuando las multiplicaciones por 9, 10, 11, 12 y 13 y sumando la primera y la última cifra del producto, viene de nuevo a nuestros ojos el número diabólico. Llegado a 14 (dos veces siete) se obtiene: 1.999.998, es de…

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…