Ir al contenido principal

Vidal

Promoción nº 41 de la Escuela de Ingenieros de Minas (1866).
Sentado en el suelo, en la segunda fila, Luis Mariano Vidal.
En el centro, Lucas Mallada. (Foto en Gómez Alba, 1992)

Entre las aportaciones más destacadas del ingeniero de minas y geólogo Luis Mariano Vidal y Carreras (Barcelona, 1842-1922) se cuentan la reseña geológica y minera de la provincia de Gerona; estudios sobre los Pirineos, las Baleares y la cuenca carbonífera d Sant Joan de le Abadesses; la creación de nuevos taxones paleontológicos del cretácico de Cataluña, así como numerosos artículos sobre excursionismo, espeleología, arqueología y letras.
En 1903, entristecido por la muerte de su esposa Dolors de Gomis, tradujo al catalán el poemario Dolores de Federico Balart. En los últimos años de su vida Vidal se concedió una distracción entre sus ocupaciones profesionales y escribió algunos textos narrativos. En esta línea se sitúan los Cuentos que no ho són (Cuentos que no lo son), publicados en dos partes en 1916 y 1917. Más que de cuentos tradicionales son relatos de "no ficción"que hacen referencia a excursiones y salidas de campo del autor y a encuentros con gentes del campo. En estas narraciones suele destacarse el contraste entre la vida rural y la urbana.
Para Gómez Alba, biógrafo de Vidal, los Cuentos... son "deliciosos y encartan con particular acierto en esa literatura ligada a la naturaleza, costumbrista y descriptiva, en ocasiones moralista y testimonial, que Cataluña ha cultivado con especial fortuna"; aunque luego, con la llegada de los noucentistes, este tipo de literatura fuera proscrita. En la nota necrológica que sobre Vidal y Carreras escribió Maximino San Miguel de la Cámara se dice: "Pues Vidal fue nada menos que el más culto y completo entre los geólogos catalanes, uno de los más competentes y prestigiososo de España, que figuró y figura en primer lugar en las listas de eximios geólogos del mundo".

Comentarios

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro, milagro. Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía. Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Catal…

Un poema de Muntañola

La noche es un árbol turbio que se enrreda en el árbol, es antracita antigua quemando la luz, es la piel más arcana del aire. El árbol lo sabe. Él bebe la noche.

(Esther Muntañola, Árbol. Ediciones Tigre de Papel, 2018).

De Anaïs Nin a Nicolás Guillén, con un interludio musical.

En los diarios tempranos de Anaïs Nin, escritos en los años veinte, el apellido Madriguera aparece en varias ocasiones. Paquita y Enric Madriguera eran dos hermanos catalanes, músicos precoces y amigos del compositor hispanocubano Joaquín Nin Castellanos, padre de Anaïs y de Joaquín Nin-Culmell, compositor como su padre. Ambos se alojaron en varias ocasiones en casa de Anaïs. Paquita fue una reconocida pianista, que más tarde se casaría con el guitarrista Andrés Segovia. Enric era violinista y tras empezar una prometedora carrera como intérprete clásico, al llegar Estados Unidos se pasó a la música moderna con gran éxito. Al frente de su banda se hizo famoso como compositor de canciones y bailables de ritmos latinoamericanos, compitiendo en este ámbito con su compatriota Xavier Cugat. El figuerense había empezado su carrera profesional en La Habana, donde se había criado y formado también como violinista.
Una de las canciones más recordadas de Enric Madriguera es "Adiós", co…