Ir al contenido principal

Vidal

Promoción nº 41 de la Escuela de Ingenieros de Minas (1866).
Sentado en el suelo, en la segunda fila, Luis Mariano Vidal.
En el centro, Lucas Mallada. (Foto en Gómez Alba, 1992)

Entre las aportaciones más destacadas del ingeniero de minas y geólogo Luis Mariano Vidal y Carreras (Barcelona, 1842-1922) se cuentan la reseña geológica y minera de la provincia de Gerona; estudios sobre los Pirineos, las Baleares y la cuenca carbonífera d Sant Joan de le Abadesses; la creación de nuevos taxones paleontológicos del cretácico de Cataluña, así como numerosos artículos sobre excursionismo, espeleología, arqueología y letras.
En 1903, entristecido por la muerte de su esposa Dolors de Gomis, tradujo al catalán el poemario Dolores de Federico Balart. En los últimos años de su vida Vidal se concedió una distracción entre sus ocupaciones profesionales y escribió algunos textos narrativos. En esta línea se sitúan los Cuentos que no ho són (Cuentos que no lo son), publicados en dos partes en 1916 y 1917. Más que de cuentos tradicionales son relatos de "no ficción"que hacen referencia a excursiones y salidas de campo del autor y a encuentros con gentes del campo. En estas narraciones suele destacarse el contraste entre la vida rural y la urbana.
Para Gómez Alba, biógrafo de Vidal, los Cuentos... son "deliciosos y encartan con particular acierto en esa literatura ligada a la naturaleza, costumbrista y descriptiva, en ocasiones moralista y testimonial, que Cataluña ha cultivado con especial fortuna"; aunque luego, con la llegada de los noucentistes, este tipo de literatura fuera proscrita. En la nota necrológica que sobre Vidal y Carreras escribió Maximino San Miguel de la Cámara se dice: "Pues Vidal fue nada menos que el más culto y completo entre los geólogos catalanes, uno de los más competentes y prestigiososo de España, que figuró y figura en primer lugar en las listas de eximios geólogos del mundo".

Comentarios

Entradas populares

Incierta Fritillaria

La historia de la Fritillaria en Gran Bretaña es igualmnente incierta. Es seguro que se cultivaba allí en 1597, y posiblemente hacia 1578 (en realidad los nombrs de esta planta no se fijaron tan pronto, y a veces no está claro de qué planta se habla). Por otro lado, el primer registro de la planta en el mundo natural data de 1736, y hasta eso es anómalo, nadie afirma haber vuelto a verla hasta 1776, una fecha muy tardía para una nativa británica auténtica, sobre todo para una tan llamativa, inconfundible y atractiva. En otras palabras, quien considere nativa la Fritillaria deberá reconocer que las distintas generaciones de botánicos de los siglos XVII y XVIII se pusieron de acuerdo para no mencionarla en absoluto, una confabuilación solo comparable a la de la NASA cuando simuló los aterrizajes de estadounidenses en la Luna, supuestamente en los días que les quedaban libres en la tarea de vigilar los artefactos alienígenas de Roswell.

(Ken Thompson, ¿De dónde son los camellos? Creencia…

Beber y no olvidar

Claudia Barrett: Invítame a un trago y escucharé sus problemas.
Tony Young: Si lo hago, quizás se me olviden.

(Taggart, 1964, de R. G. Springsteen. Guion de Robert Creighton Williams).

El granjero de Rowan Oak

En el verano de 1929 William Faukner se casó con Estelle Oldham Franklin, que se había divorciado de su esposo y había venido a Oxford con los dos hijos de este matrimonio, Malcolm y Victoria (conocida como Cho-Cho). Se casaron en la vieja iglesia presbiteriana de las afueras de Oxford que construyeron los esclavos sobre College Hill. Pasaron la luna de miel en Pascagoula, y fue allí donde Faulkner corrigió las galeradas de El sonido y la furia.
Al año siguiente, animado por los ingresos que le generaban sus relatos cortos en las revistas y la próxima publicación de sus libros en Inglaterra, Faulkner  compró Rowan Oak, una casa ante-bellum de Oxford, destartalada y necesitada de restauración. Por esta casa, adquirida por 6.000 $ y pagada a plazos de 75 $, lucharía Faulkner toda su vida  Como señala Michael Millgate (The Achievement of William Faulkner, 1966): "Visto hoy, el acto de adquirir tal casa se presenta como algo práctico a la vez que simbólico, que reafirma la decisión …