Ir al contenido principal

Pravia 2008

Este fin de semana hemos celebrado en Pravia, por quinto año consecutivo, las VIII Jornadas de Literatura, organizadas por la Asociación de Escritores de Asturias. Se han celebrado, como de costumbre, en la acogedora y premiada Biblioteca Pública Municipal "Antón de la Braña", a cuyo frente está la eficaz y emprendedora bibliotecaria Cristina Jerez Prado.
Este año las Jornadas han estado dedicadas a "Los placeres (de escuchar, viajar, comer, sentir, escribir, leer)". Además, gracias al generoso Ayuntamiento de Pravia, y a su alcalde Antonio de Luis Solar, hemos podido asistir a la inauguración de una Plaza de los Escritores, con monolito, placa y baldosas de cerámica con los nombres de los once socios fundadores de la AEA, entre ellas le de un servidor. Y habrá más, más adelante.
Han sido las Jornadas ocasión para reencontrarme con los colegas y amigos que vienen de fuera: Ignacio del Valle, José Luis Piquero, Eva Vaz, José Luis Espina... y volver a encontrarme con aquellos que, residiendo en Asturias, hacía tiempo que no veía. De intercambiar opiniones con todos ellos. Y también de conocer personalmente a gente tan interesante como Luis Antonio de Villena, Javier Reverte y Luis Alberto de Cuenca (éste último al cabo de varios años de haber mantenido contacto epistolar). Se ha echado de menos, cómo no, a compañeros que no han podido asistir esta vez, en especial a Asunción Herrera y Alfredo Hernández (ojalá se recupere pronto).
Ha habido conferencias, mesas redondas, sesiones poético-musicales, comidas, copas nocturnas... Y, sobre todo, contactos y conversaciones con compañeros, editores, amigos... Creo que, en general, han sido una de las mejores Jornadas que ha celebrado la AEA en los últimos años. Y aún se puede mejorar. A los responsables, con Rubén Rodríguez a la cabeza, mi enhorabuena. A todos, gracias. Ha sido, verdaderamente, un placer.

Comentarios

Entradas populares

Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Incierta Fritillaria

La historia de la Fritillaria en Gran Bretaña es igualmnente incierta. Es seguro que se cultivaba allí en 1597, y posiblemente hacia 1578 (en realidad los nombrs de esta planta no se fijaron tan pronto, y a veces no está claro de qué planta se habla). Por otro lado, el primer registro de la planta en el mundo natural data de 1736, y hasta eso es anómalo, nadie afirma haber vuelto a verla hasta 1776, una fecha muy tardía para una nativa británica auténtica, sobre todo para una tan llamativa, inconfundible y atractiva. En otras palabras, quien considere nativa la Fritillaria deberá reconocer que las distintas generaciones de botánicos de los siglos XVII y XVIII se pusieron de acuerdo para no mencionarla en absoluto, una confabuilación solo comparable a la de la NASA cuando simuló los aterrizajes de estadounidenses en la Luna, supuestamente en los días que les quedaban libres en la tarea de vigilar los artefactos alienígenas de Roswell.

(Ken Thompson, ¿De dónde son los camellos? Creencia…

Un bizarro y efímero fenómeno

La afición de Faulkner por la aviación fue muy temprana. En julio de 1918 partió hacia Toronto para alistarse como piloto cadete en la rama canadiense de la Royal Air Force. Sin embargo el armisticio llegó sin haber concluido el entrenamiento, lo que no le impidió que regresara a su casa de Oxford con uniforme y contando baladronadas acerca de su participación en combates aéreos en los cielos de Alemania. En los años treinta su afición a los aviones se reforzó. Consiguió una licencia de piloto y se compró  un aeroplano de cabina Waco, participando en varias exhibiciones aéreas.
En febrero de 1934 asistió a la ceremonia de inauguración del aeropuerto Sushan, en Nueva Orleans. La experiencioa vivida durante este viaje forma parte del material utilizado para escribir Pylon, publicada en marzo del año siguiente, poco antes de que muriera en accidente aéreo su hermano menor Dean, piloto acrobático.
Pylon es una obra menor dentro de la producción novelística de Faulkner, pero solo en términ…