Ir al contenido principal

Pravia 2008

Este fin de semana hemos celebrado en Pravia, por quinto año consecutivo, las VIII Jornadas de Literatura, organizadas por la Asociación de Escritores de Asturias. Se han celebrado, como de costumbre, en la acogedora y premiada Biblioteca Pública Municipal "Antón de la Braña", a cuyo frente está la eficaz y emprendedora bibliotecaria Cristina Jerez Prado.
Este año las Jornadas han estado dedicadas a "Los placeres (de escuchar, viajar, comer, sentir, escribir, leer)". Además, gracias al generoso Ayuntamiento de Pravia, y a su alcalde Antonio de Luis Solar, hemos podido asistir a la inauguración de una Plaza de los Escritores, con monolito, placa y baldosas de cerámica con los nombres de los once socios fundadores de la AEA, entre ellas le de un servidor. Y habrá más, más adelante.
Han sido las Jornadas ocasión para reencontrarme con los colegas y amigos que vienen de fuera: Ignacio del Valle, José Luis Piquero, Eva Vaz, José Luis Espina... y volver a encontrarme con aquellos que, residiendo en Asturias, hacía tiempo que no veía. De intercambiar opiniones con todos ellos. Y también de conocer personalmente a gente tan interesante como Luis Antonio de Villena, Javier Reverte y Luis Alberto de Cuenca (éste último al cabo de varios años de haber mantenido contacto epistolar). Se ha echado de menos, cómo no, a compañeros que no han podido asistir esta vez, en especial a Asunción Herrera y Alfredo Hernández (ojalá se recupere pronto).
Ha habido conferencias, mesas redondas, sesiones poético-musicales, comidas, copas nocturnas... Y, sobre todo, contactos y conversaciones con compañeros, editores, amigos... Creo que, en general, han sido una de las mejores Jornadas que ha celebrado la AEA en los últimos años. Y aún se puede mejorar. A los responsables, con Rubén Rodríguez a la cabeza, mi enhorabuena. A todos, gracias. Ha sido, verdaderamente, un placer.

Comentarios

Entradas populares

Mayo del 68: Una visión

"Estoy convencido de que de no haber sido bueno el tiempo reinante durante el mes de mayo, la revolución no se hubiera podido hacer. Quizás se hubiera reducido a unas cuantas escaramuzas. La lluvia y el frío suelen atenuar los ánimos revolucionarios más que ninguna otra cosa. Sé que esto podrá resultar cínico, pero yo creo que es verdad. La policía de París también compartía mi opinión.  Tengo entendido que los oficiales de la Prefectura se reunían todos los días para estar al corriente de los boletines meteorológicos." Quien así habla es el periodista Jack Hartley, narrador y uno de los protagonistas de la novela El alegre mes de mayo (1971), del escritor estadounidense James Jones.
No es el famoso autor de novelas como De aquí a la eternidad o Como un torrente un nombre que se suela asociar a los hechos de mayo de 1968. No obstante, fue uno de los pocos escritores norteamericanos que, a poco de suceder los hechos, decidió novelarlos. (Otro autor fue su compatriota Frank Y…

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).