Ir al contenido principal

Pravia 2008

Este fin de semana hemos celebrado en Pravia, por quinto año consecutivo, las VIII Jornadas de Literatura, organizadas por la Asociación de Escritores de Asturias. Se han celebrado, como de costumbre, en la acogedora y premiada Biblioteca Pública Municipal "Antón de la Braña", a cuyo frente está la eficaz y emprendedora bibliotecaria Cristina Jerez Prado.
Este año las Jornadas han estado dedicadas a "Los placeres (de escuchar, viajar, comer, sentir, escribir, leer)". Además, gracias al generoso Ayuntamiento de Pravia, y a su alcalde Antonio de Luis Solar, hemos podido asistir a la inauguración de una Plaza de los Escritores, con monolito, placa y baldosas de cerámica con los nombres de los once socios fundadores de la AEA, entre ellas le de un servidor. Y habrá más, más adelante.
Han sido las Jornadas ocasión para reencontrarme con los colegas y amigos que vienen de fuera: Ignacio del Valle, José Luis Piquero, Eva Vaz, José Luis Espina... y volver a encontrarme con aquellos que, residiendo en Asturias, hacía tiempo que no veía. De intercambiar opiniones con todos ellos. Y también de conocer personalmente a gente tan interesante como Luis Antonio de Villena, Javier Reverte y Luis Alberto de Cuenca (éste último al cabo de varios años de haber mantenido contacto epistolar). Se ha echado de menos, cómo no, a compañeros que no han podido asistir esta vez, en especial a Asunción Herrera y Alfredo Hernández (ojalá se recupere pronto).
Ha habido conferencias, mesas redondas, sesiones poético-musicales, comidas, copas nocturnas... Y, sobre todo, contactos y conversaciones con compañeros, editores, amigos... Creo que, en general, han sido una de las mejores Jornadas que ha celebrado la AEA en los últimos años. Y aún se puede mejorar. A los responsables, con Rubén Rodríguez a la cabeza, mi enhorabuena. A todos, gracias. Ha sido, verdaderamente, un placer.

Comentarios

Entradas populares

Finales felices

Brad Pitt: "¿Crees que esta historia tendrá un final feliz?"
Angelina Jolie: "Los finales felices son historias sin acabar."

(Sr. y Sra. Smith, 2005, de Doug Liman. Guion de Simon Kinberg).

Presente continuo

Para una historia de la literatura, el único criterio de valor debe ser el presente, quiero decir, lo que justifica históricamente a un escritor no es su permanencia en el aire de los tiempos sino que su realidad es una especie de presente continuo que lo hace contemporáneo en algunas épocas y lo oscurece en otras. Porque para nadie, en ningún tuempo, hay valores absolutos.

(Ricardo Piglia, Los diarios de Emilio Renzi. Años de formación, Anagrana, 2015).

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…