Ir al contenido principal

Piezas fugitivas

En la novela Piezas en fuga (1996) de la escritora canadiense Anne Michaels -cuya poesía ha traducido Jaime Priede-, uno de los protagonistas es un geólogo griego, de la isla de Zakynthos, llamado Athanasius (Athos) Roussos. Athos salva a Jakob Beer, un niño judío de un pueblo de Polonia que durante la Segunda Guerra Mundial ha evitado la deportación semienterrándose en el fango. Athos le cuidará, se lo llevará primero a su isla y luego a Canadá y le enseñará a ser un hombre.
La especialidad de Athos es la paleobotánica. Tiene predilección por la turba, la caliza y la madera arqueológica. Le fascina la Antártida y siente devoción por los geólogos de la expedición de Scott: Frank Debenham y Griffith Taylor. También le gusta la poesía griega. A Jakob le instruye acerca de la historia geológica de la Tierra, y le muestra Toronto como si fuera un corte geológico.
"A menudo -nos dice Michaels de Athos- aplicaba lo geológico a lo humano, analizando el cambio social como si fuera un paisaje: persuasión lenta y catástrofe. Explosiones, inundaciones, glaciación. Él construía su propia topografía histórica". En otra ocasión le dice a Jakob: "¿Qué es un hombre que no tiene paisaje? Nada sino espejos y mareas".

Comentarios

  1. Apreciado Jorge…
    He llegado a este espacio sin saber muy bien el camino seguido. El caso es que una vez aquí, la sorpresa ha sido grata al descubrir el tema tratado y como no, esa pequeña joya dedicada a Conrad.
    La acabo de imprimir y formara parte de biblioteca. Exigua por el momento. (Viajo constantemente y el espacio de mi camarote es mínimo)
    Seguiré apareciendo por aquí. Leer reflexiones y compartirlas es un buen ejercicio para quienes pensamos que las letras sirven para algo más que articular palabras.
    Un fuerte abrazo.
    Gracias por el obsequio.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Jan, por tus palabras y bienvenido a este pequeño espacio literario.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Incierta Fritillaria

La historia de la Fritillaria en Gran Bretaña es igualmnente incierta. Es seguro que se cultivaba allí en 1597, y posiblemente hacia 1578 (en realidad los nombrs de esta planta no se fijaron tan pronto, y a veces no está claro de qué planta se habla). Por otro lado, el primer registro de la planta en el mundo natural data de 1736, y hasta eso es anómalo, nadie afirma haber vuelto a verla hasta 1776, una fecha muy tardía para una nativa británica auténtica, sobre todo para una tan llamativa, inconfundible y atractiva. En otras palabras, quien considere nativa la Fritillaria deberá reconocer que las distintas generaciones de botánicos de los siglos XVII y XVIII se pusieron de acuerdo para no mencionarla en absoluto, una confabuilación solo comparable a la de la NASA cuando simuló los aterrizajes de estadounidenses en la Luna, supuestamente en los días que les quedaban libres en la tarea de vigilar los artefactos alienígenas de Roswell.

(Ken Thompson, ¿De dónde son los camellos? Creencia…

Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Un bizarro y efímero fenómeno

La afición de Faulkner por la aviación fue muy temprana. En julio de 1918 partió hacia Toronto para alistarse como piloto cadete en la rama canadiense de la Royal Air Force. Sin embargo el armisticio llegó sin haber concluido el entrenamiento, lo que no le impidió que regresara a su casa de Oxford con uniforme y contando baladronadas acerca de su participación en combates aéreos en los cielos de Alemania. En los años treinta su afición a los aviones se reforzó. Consiguió una licencia de piloto y se compró  un aeroplano de cabina Waco, participando en varias exhibiciones aéreas.
En febrero de 1934 asistió a la ceremonia de inauguración del aeropuerto Sushan, en Nueva Orleans. La experiencioa vivida durante este viaje forma parte del material utilizado para escribir Pylon, publicada en marzo del año siguiente, poco antes de que muriera en accidente aéreo su hermano menor Dean, piloto acrobático.
Pylon es una obra menor dentro de la producción novelística de Faulkner, pero solo en términ…