Ir al contenido principal

Piezas fugitivas

En la novela Piezas en fuga (1996) de la escritora canadiense Anne Michaels -cuya poesía ha traducido Jaime Priede-, uno de los protagonistas es un geólogo griego, de la isla de Zakynthos, llamado Athanasius (Athos) Roussos. Athos salva a Jakob Beer, un niño judío de un pueblo de Polonia que durante la Segunda Guerra Mundial ha evitado la deportación semienterrándose en el fango. Athos le cuidará, se lo llevará primero a su isla y luego a Canadá y le enseñará a ser un hombre.
La especialidad de Athos es la paleobotánica. Tiene predilección por la turba, la caliza y la madera arqueológica. Le fascina la Antártida y siente devoción por los geólogos de la expedición de Scott: Frank Debenham y Griffith Taylor. También le gusta la poesía griega. A Jakob le instruye acerca de la historia geológica de la Tierra, y le muestra Toronto como si fuera un corte geológico.
"A menudo -nos dice Michaels de Athos- aplicaba lo geológico a lo humano, analizando el cambio social como si fuera un paisaje: persuasión lenta y catástrofe. Explosiones, inundaciones, glaciación. Él construía su propia topografía histórica". En otra ocasión le dice a Jakob: "¿Qué es un hombre que no tiene paisaje? Nada sino espejos y mareas".

Comentarios

  1. Apreciado Jorge…
    He llegado a este espacio sin saber muy bien el camino seguido. El caso es que una vez aquí, la sorpresa ha sido grata al descubrir el tema tratado y como no, esa pequeña joya dedicada a Conrad.
    La acabo de imprimir y formara parte de biblioteca. Exigua por el momento. (Viajo constantemente y el espacio de mi camarote es mínimo)
    Seguiré apareciendo por aquí. Leer reflexiones y compartirlas es un buen ejercicio para quienes pensamos que las letras sirven para algo más que articular palabras.
    Un fuerte abrazo.
    Gracias por el obsequio.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Jan, por tus palabras y bienvenido a este pequeño espacio literario.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Finales felices

Brad Pitt: "¿Crees que esta historia tendrá un final feliz?"
Angelina Jolie: "Los finales felices son historias sin acabar."

(Sr. y Sra. Smith, 2005, de Doug Liman. Guion de Simon Kinberg).

Presente continuo

Para una historia de la literatura, el único criterio de valor debe ser el presente, quiero decir, lo que justifica históricamente a un escritor no es su permanencia en el aire de los tiempos sino que su realidad es una especie de presente continuo que lo hace contemporáneo en algunas épocas y lo oscurece en otras. Porque para nadie, en ningún tuempo, hay valores absolutos.

(Ricardo Piglia, Los diarios de Emilio Renzi. Años de formación, Anagrana, 2015).

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…