Ir al contenido principal

Chamisso

Charles Louis Charles Adelaïde de Chamissot (1771-1838) nace en el castillo de Boncourt, en la Champaña francesa, en el seno de una aristocrática familia. A causa de la revolución la familia se ve obligada a huir, estableciéndose en Prusia. Allí adopta el nombre germanizado de Adelbert von Chamisso y comienza a interesarse por la literatura y las ciencias naturales. Estudia en la universidad de Berlín, y en 1815 se incorpora como botánico a la expedición científica rusogermana, a bordo del bergantín "Rurik", comandado por el capitán Otto von Kotzebue, hijo del célebre autor dramático August von Kotzebue.
Chamisso llega a Tenerife el 28 de octubre, un día después de que hubiera partido de la isla el geólogo alemán Leopold von Buch, que había estado estudiando los volcanes del archipiélago canario. La expedición rusogermana duraría tres años. Chamisso tuvo de compañero a otro naturalista, Johann Friedrich von Eschscholtz. Juntos lograron un considerable acopio de plantas, animales y minerales de los distintos lugares donde recalaron. En la deshabitada isla de Salas y Gómez, en el Pacífico, frente a las costas de Chile, Chamisso hace un ligero esbozo de su agreste naturaleza volcánica y encuentra materia suficiente para escribir un romántico poema.
Hacia el final de su vida Adelbert von Chamisso publicaría su crónica de la expedición en Viaje alrededor del mundo (1836). Sin embargo, la obra que habría darle fama, y por la que aún es recordado, es la novela Historia maravillosa de Peter Schlemihl (1814), en la que cuenta la historia de un hombre que vende su sombra al diablo a cambio de una bolsa mágica llena de dinero que no se agota nunca. Al final, arrepentido, Schlemihl se deshace de la bolsa y emprende el camino de la expiación, encontrando la serenidad de espíritu en el estudio de la Naturaleza: “La Tierra se me mostraba como un rico jardín, el estudio como norma y sostén de mi vida, y la ciencia como objeto”. Tal vez, como el propio Chamisso, Schlemihl estuviera pensando en la frase de Humboldt: La Naturaleza es el reino de la Libertad.

Comentarios

  1. Leí la Historia maravillosa de Peter Schlemih hace unos años.
    Muy recomendable.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

Luciérnagas en la noche

Eric Chapman contempló la esfera de su reloj de pulsera.
Se incorporó paseando por el amplio despacho. Se aproximó al ventanal. Desde allí se apreciaba una panorámica de la ciudad de Los Ángeles. Era como un gigante devorado por luciérnagas. Los destelleantes luminosos de neón dominaban la oscuridad de la noche.

(Adam Surray, El caso del cadáver secuestrado. Editorial Bruguera, 1982).

Políticos mejores y peores

P. ¿Queres decir que toda política es un juego sucio y que se la debería dejar en manos de los sinvergüenzas? ¿Te unes a la banda de los que dicen que el mundo sólo de salvará por un cambio del corazón? ¿Es eso?

R. No. Sólo digo que hoy los políticos dependen del apoyo de las masas, y que en consecuencia son representativos del hombre medio de su país y de su tiempo, a veces un poco mejores, a veces algo peores. Si fueran mucho mejores o mucho peores, no tendrían éxito, porque jamás serían aceptados por las masas (...) Esto significa que si estás muy por encima de la media en comprensión y sensibilidad, es probable que no seas capaz de hacer mucho políticamente, en el sentido estricto de la palabra, porque no tardarás en verte obligado a hacer cosas en las que realmente no crees, lo que significa que en la práctica fallarás, pues es imposible hacer bien algo si no se cree totalmente en lo que se está haciendo...

(W. H. Auden, El prolífico y el devorador. Traducción de Horacio Vázquez…