Ir al contenido principal

Chamisso

Charles Louis Charles Adelaïde de Chamissot (1771-1838) nace en el castillo de Boncourt, en la Champaña francesa, en el seno de una aristocrática familia. A causa de la revolución la familia se ve obligada a huir, estableciéndose en Prusia. Allí adopta el nombre germanizado de Adelbert von Chamisso y comienza a interesarse por la literatura y las ciencias naturales. Estudia en la universidad de Berlín, y en 1815 se incorpora como botánico a la expedición científica rusogermana, a bordo del bergantín "Rurik", comandado por el capitán Otto von Kotzebue, hijo del célebre autor dramático August von Kotzebue.
Chamisso llega a Tenerife el 28 de octubre, un día después de que hubiera partido de la isla el geólogo alemán Leopold von Buch, que había estado estudiando los volcanes del archipiélago canario. La expedición rusogermana duraría tres años. Chamisso tuvo de compañero a otro naturalista, Johann Friedrich von Eschscholtz. Juntos lograron un considerable acopio de plantas, animales y minerales de los distintos lugares donde recalaron. En la deshabitada isla de Salas y Gómez, en el Pacífico, frente a las costas de Chile, Chamisso hace un ligero esbozo de su agreste naturaleza volcánica y encuentra materia suficiente para escribir un romántico poema.
Hacia el final de su vida Adelbert von Chamisso publicaría su crónica de la expedición en Viaje alrededor del mundo (1836). Sin embargo, la obra que habría darle fama, y por la que aún es recordado, es la novela Historia maravillosa de Peter Schlemihl (1814), en la que cuenta la historia de un hombre que vende su sombra al diablo a cambio de una bolsa mágica llena de dinero que no se agota nunca. Al final, arrepentido, Schlemihl se deshace de la bolsa y emprende el camino de la expiación, encontrando la serenidad de espíritu en el estudio de la Naturaleza: “La Tierra se me mostraba como un rico jardín, el estudio como norma y sostén de mi vida, y la ciencia como objeto”. Tal vez, como el propio Chamisso, Schlemihl estuviera pensando en la frase de Humboldt: La Naturaleza es el reino de la Libertad.

Comentarios

  1. Leí la Historia maravillosa de Peter Schlemih hace unos años.
    Muy recomendable.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Finales felices

Brad Pitt: "¿Crees que esta historia tendrá un final feliz?"
Angelina Jolie: "Los finales felices son historias sin acabar."

(Sr. y Sra. Smith, 2005, de Doug Liman. Guion de Simon Kinberg).

Presente continuo

Para una historia de la literatura, el único criterio de valor debe ser el presente, quiero decir, lo que justifica históricamente a un escritor no es su permanencia en el aire de los tiempos sino que su realidad es una especie de presente continuo que lo hace contemporáneo en algunas épocas y lo oscurece en otras. Porque para nadie, en ningún tuempo, hay valores absolutos.

(Ricardo Piglia, Los diarios de Emilio Renzi. Años de formación, Anagrana, 2015).

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…