Ir al contenido principal

Becke


Probablemente ningún escritor haya descrito mejor la vida en los mares del Sur, a finales del siglo XIX, como el australiano Louis Becke. Nacido en Port Macquarie (Nueva Gales del Sur) en 1855 su vida parece entresacada de alguno de sus relatos de aventuras. Sobrecargo en un mercante con solo dieciocho años, Becke se dedicará, a partir de entonces, a viajar por los más alejados rincones del Pacífico. Es comerciante en varios archipiélagos (incluido el de Nueva Bretaña, donde los indígenas tenían fama de caníbales); hace contrabando; naufraga con el pirata" Bully" Hayes en los arrecifes de Kusaïe (Carolinas) y conoce a los temibles blackbearders (individuos que raptaban a nativos para venderlos luego como esclavos en las plantaciones coloniales). Con el tiempo se convierte en un experto en lenguas y culturas de la Polinesia y Micronesia.
A los 38 años, casado y con problemas económicos, escribe para el periódico Sydney Bulletin historias basadas en sus experiencias. Su primer libro es By Reef and Palms (1894), al que seguirán The Ebbing of the Tide (1896) y Pacific Tales (1897). Su éxito llega a Londres, donde algunos críticos hablan del "Stevenson australiano" o el "Kipling del Pacífico". El conde de Pembroke, que prologó la edición inglesa de sus dos primeros libros, dijo de Becke que era "uno de los escasos hombres que han llevado una vida muy salvaje y tienen la cultura y el talento necesarios para dar cuenta de ella."
En sus relatos Becke describe la vida en las islas no con tonos idílicos, sino como era en realidad: dura y con pocos romanticismos. Pueblan estos falsos paraísos aventureros, factores, vagabundos, raqueros; gentes curtidas regidas por un código moral muy distinto al exquisito mundo "civilizado". Entre sus personajes destaca el sobrecargo Tom Denison, alter ego del propio Becke, que aparece en varios de sus relatos y, en cierto modo, anticipa al Marlow de Conrad.
Becke nunca llegó a ser aceptado del todo por la establishment literario. Su obra es la de un outsider. La popularidad de Becke declinó en cuanto los barcos de vela dieron paso a los de vapor y las tradicionales formas de vida isleñas empezaron a cambiar. Enfermo de cáncer, debilitado por la malaria, arruinado y asediado por los acreedores, Becke, que se había separado primero de su mujer y luego de su amante, buscó refugio en el alcohol y en la escritura. Fue encontrado muerto en la habitación de un hotelucho en Sydney, el 18 de febrero de 1913.

Comentarios

Entradas populares

Un poema de Raine

    DE MUJER A AMANTE Soy fuego encalmado en agua, una ola que se eleva del abismo. En mis venas la marea atraída por la luna se alza en un árbol de flores esparcidas en espuma de mar.  Soy aire atrapado en una red, el pájaro profético que canta en un cielo reflejado. Soy un sueño antes de la nada, soy una corona de estrellas, soy la forma de morir.   (Kathleen Raine,  Collected Poems 1935-1980 , Allen & Unwin, 1981. Traducción: J.O.)  (Nota: Este blog, como viene siendo habitual en verano, se toma un descanso de aproximadamente un mes. Que pasen un buen y saludable verano.)  

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro , milagro . Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía . Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Cat

Como un río de corriente oscura y crecida

  Era un panorama extraño. En Barcelona, la habitual multitud nocturna paseaba Rambla abajo entre controles de policía regularmente repartidos, y la habitual bomba que explotaba en algún edificio inacabado (a causa de la huelga de los obreros de la construcción) parecía arrojar desde las calles laterales perqueñas riadas de gente nerviosa a la Rambla. Los carteristas, apaches, sospechosos vendedores ambulantes y relucientes mujeres que normalmente pueden verse en las callejuelas se infiltraban entre las buenas familias burguesas, las brigadas de obreros de rostro endurecido, las tropillas de estudiantes y jóvenes que deambulaban por la ciudad. La multitud se desparramaba lentamente por la Rambla, como un río de corriente oscura y crecida. Apareció un ejército de detectives, de bolsillos abultados, apostados en cada café, vagueando por la Rambla y enganchando, de un modo vengativamente suspicaz, a algunos transeúntes elegidos por alguna singular razón, hasta el punto de que incluso esta