Ir al contenido principal

Becke


Probablemente ningún escritor haya descrito mejor la vida en los mares del Sur, a finales del siglo XIX, como el australiano Louis Becke. Nacido en Port Macquarie (Nueva Gales del Sur) en 1855 su vida parece entresacada de alguno de sus relatos de aventuras. Sobrecargo en un mercante con solo dieciocho años, Becke se dedicará, a partir de entonces, a viajar por los más alejados rincones del Pacífico. Es comerciante en varios archipiélagos (incluido el de Nueva Bretaña, donde los indígenas tenían fama de caníbales); hace contrabando; naufraga con el pirata" Bully" Hayes en los arrecifes de Kusaïe (Carolinas) y conoce a los temibles blackbearders (individuos que raptaban a nativos para venderlos luego como esclavos en las plantaciones coloniales). Con el tiempo se convierte en un experto en lenguas y culturas de la Polinesia y Micronesia.
A los 38 años, casado y con problemas económicos, escribe para el periódico Sydney Bulletin historias basadas en sus experiencias. Su primer libro es By Reef and Palms (1894), al que seguirán The Ebbing of the Tide (1896) y Pacific Tales (1897). Su éxito llega a Londres, donde algunos críticos hablan del "Stevenson australiano" o el "Kipling del Pacífico". El conde de Pembroke, que prologó la edición inglesa de sus dos primeros libros, dijo de Becke que era "uno de los escasos hombres que han llevado una vida muy salvaje y tienen la cultura y el talento necesarios para dar cuenta de ella."
En sus relatos Becke describe la vida en las islas no con tonos idílicos, sino como era en realidad: dura y con pocos romanticismos. Pueblan estos falsos paraísos aventureros, factores, vagabundos, raqueros; gentes curtidas regidas por un código moral muy distinto al exquisito mundo "civilizado". Entre sus personajes destaca el sobrecargo Tom Denison, alter ego del propio Becke, que aparece en varios de sus relatos y, en cierto modo, anticipa al Marlow de Conrad.
Becke nunca llegó a ser aceptado del todo por la establishment literario. Su obra es la de un outsider. La popularidad de Becke declinó en cuanto los barcos de vela dieron paso a los de vapor y las tradicionales formas de vida isleñas empezaron a cambiar. Enfermo de cáncer, debilitado por la malaria, arruinado y asediado por los acreedores, Becke, que se había separado primero de su mujer y luego de su amante, buscó refugio en el alcohol y en la escritura. Fue encontrado muerto en la habitación de un hotelucho en Sydney, el 18 de febrero de 1913.

Comentarios

Entradas populares

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

Luciérnagas en la noche

Eric Chapman contempló la esfera de su reloj de pulsera.
Se incorporó paseando por el amplio despacho. Se aproximó al ventanal. Desde allí se apreciaba una panorámica de la ciudad de Los Ángeles. Era como un gigante devorado por luciérnagas. Los destelleantes luminosos de neón dominaban la oscuridad de la noche.

(Adam Surray, El caso del cadáver secuestrado. Editorial Bruguera, 1982).

Políticos mejores y peores

P. ¿Queres decir que toda política es un juego sucio y que se la debería dejar en manos de los sinvergüenzas? ¿Te unes a la banda de los que dicen que el mundo sólo de salvará por un cambio del corazón? ¿Es eso?

R. No. Sólo digo que hoy los políticos dependen del apoyo de las masas, y que en consecuencia son representativos del hombre medio de su país y de su tiempo, a veces un poco mejores, a veces algo peores. Si fueran mucho mejores o mucho peores, no tendrían éxito, porque jamás serían aceptados por las masas (...) Esto significa que si estás muy por encima de la media en comprensión y sensibilidad, es probable que no seas capaz de hacer mucho políticamente, en el sentido estricto de la palabra, porque no tardarás en verte obligado a hacer cosas en las que realmente no crees, lo que significa que en la práctica fallarás, pues es imposible hacer bien algo si no se cree totalmente en lo que se está haciendo...

(W. H. Auden, El prolífico y el devorador. Traducción de Horacio Vázquez…